Despliega el menú
Ocio y Cultura

planes

Oscar Wilde enfrenta al público al espejo de su ironía en 'Un marido ideal'

Juanjo Artero interpreta, en el Teatro Principal, del 27 al 29 de septiembre, a un político al que le persigue su corrupto pasado

De izquierda a derecha, los actores Juanjo Artero y Ana Arias, y el adaptador del texto, Eduardo Galán.
De izquierda a derecha, los actores Juanjo Artero y Ana Arias, y el adaptador del texto, Eduardo Galán.
Oliver Duch

La ironía tan vigente de Oscar Wilde llega al Teatro Principal de Zaragoza (del próximo viernes al domingo) con 'Un marido ideal'. En ella, Juanjo Artero da vida a Robert Chiltern, un político inglés, en la cumbre de su carrera y recién nombrado ministro de Asuntos Exteriores, al que un pasado corrupto le sale al paso. Pero la obra va mucho más allá. Adaptada por Eduardo Galán y dirigida por Juan Carlos Pérez de la Fuente, se adenatra en cuestiones más generales y referentes a la condición humana. Planteándose qué pasa en el entorno familiar de un político corrupto, Wilde habla de la hipocresía, del machismo, del egoísmo, de la ambición de poder y riqueza, de que todos tenemos algo de buenos y malos, de si seríamos capaces de perdonar una falta oculta a alguien que consideramos intachable o de qué haría cada cual ante la tentación de corromperse. Precisamente este último aspecto es el que más le ha interesado a Juanjo Artero a la hora de componer su personaje: "Todos tenemos algo escondido", dijo en la presentación de la obra. "No siento que interprete a un corrupto, porque ni el más corrupto se siente así. Mi personaje cree en la política, pero tiene un pasado, un hecho que ocurrió 25 años atrás", explicó.

Ana Arias (muy conocida para el gran público por su personaje de Paquita en 'Cuéntame') es la encargada en la obra de poner en apuros al protagonista. "Es el personaje que siempre genera discordia", dice de él. Interpreta a Laura Cheveley, una periodista que descubre ese tachón en el hasta ese momento aparentemente impecable político. Pero Wilde no deja títere con cabeza y tampoco ella representa precisamente la virtud. Completan el reparto Daniel Muriel, en la piel de Arthur Goring, amigo de Chiltern y trasunto en escena de Oscar Wilde; Candela Serrat como la desengañada esposa de Chiltern, de una moralidad conservadora e intolerante, y Ania Hernández, que hace de Mabel Chiltern, la hermana pequeña del político.

Eduardo Galán destacó la pervivencia de los textos de Wilde, que se mantienen frescos tantos años después. "Wilde fustigaba a la sociedad de su época, pone con sus obras al público ante un espejo". En este sentido, Ana Arias contó la sorpresa que le generan algunas reacciones de los espectadores durante el desarrollo de la obra: "'Un marido ideal' no es solo comedia, tiene también momentos fuertes, serios, pero la gente se ríe. Yo creo que es porque tenemos la corrupción tan interiorizada...".

Tanto Galán como Pérez de la Fuente han decidido mantener en los actores gestualidades y un tono muy inglés, flemático. "Hemos prescindido de nuestro carácter latino", explica Artero. "Cuanto más daño les hacen a los personajes en la obra, más sonríen", apunta Ana Arias. Eso sí, hay un par de licencias: la obra se situá en los años 60, por darle más actualidad, y se ha reducido a 1 hora y 20 minutos (la original se alarga por espacio de tres horas). Las funciones son el próximo viernes, a las 20.30; el sábado, a las 19.00 y a las 21.30; y el domingo, a las 19.00.

Etiquetas
Comentarios