Despliega el menú
Ocio y Cultura
Fiestas del Pilar 2019

La jota se pone de los nervios

Ochenta y seis cantadores y treinta y cinco parejas de baile inician la carrera para disputar el Certamen Oficial

Lucía Bespín y Pablo Calavia,momentos antes de participar en las pruebas de selección.
Lucía Bespín y Pablo Calavia,momentos antes de participar en las pruebas de selección.
José Miguel Marco

Desazón, inquietud y nervios. Sobre todo muchos nervios. Ochenta y seis cantadores y treinta y cinco parejas de baile iniciaron ayer en el Centro Cívico de las Esquinas el proceso de selección que llevará a algunos de ellos, solo a los elegidos, a disputar el Certamen Oficial de Jota de las Fiestas del Pilar. Las pruebas de este fin de semana son a puerta cerrada, aunque Aragón Televisión dispondrá de imágenes para un programa que estrena dentro de unos días. A las puertas del centro cívico, los aspirantes, ayer, calentaban, ensayaban, medían su voz... Junto a ellos, sus maestros, que les han preparado para la competición a lo largo de todo el año. Aunque...

«Nosotros no preparamos a los alumnos para el certamen –aseguraba a la entrada Mónica Laínez, que junto a Ismael Allueva lleva la escuela de baile del Grupo Folklórico El Pilar–. Ensayamos duro a lo largo de todo el año, solo descansamos un par de semanas y, cuando llega el certamen, elegimos a los que vemos mejor».

«¿Cuál es el secreto del triunfo? –se preguntaba–. Pues no lo sé. El certamen ni se prepara en un par de meses ni se gana en un par de años. La pareja de baile que lo gana es porque lleva mucho tiempo bailando junta. Luego, también, deben alinearse los astros. El ganador tiene que poner la carne de gallina a todo el jurado».

El Grupo El Pilar presenta este año la pareja de más corta edad, Pablo Artigas y Cristina Armenteros, de seis y siete años, respectivamente. Pero entre los candidatos hay de todo, incluidos algunos casos excepcionales, como del de Diego Urmeneta, que intervenía por la tarde y es toda una figura en Navarra. En su jota, como cantador, ha conseguido los premios más importantes, desde el Campeón de Campeones al Comunidad Foral. Urmeneta vive en Castejón y una aragonesa que estuvo un tiempo en el mismo grupo folclórico que él, le hizo amar la jota de Zaragoza, Huesca y Teruel. 

«Empecé en Borja con José Luis Urbén, hace unos diez años, y desde hace cuatro estoy con Beatriz Bernad –relataba–. Para mí la jota aragonesa supone un gran esfuerzo, porque entre el trabajo, las clases de jota navarra, las actuaciones y la familia, todas las semanas tengo que dedicarle casi una tarde completa. Tengo una hora de ida hasta el estudio de Beatriz Bernad, otra de vuelta, y luego el ensayo. Pero compensa. La navarra es completamente distinta a la aragonesa a la hora de cantar. Llegar a la final del Certamen Oficial lo veo de momento como un sueño».

Un sueño que comparte con otros 150 artistas que están buscando hueco para la mañana del 6 de octubre. Como la pareja de baile (y también en la vida real) formada por María José Estarán y Víctor Valdivielso.

Estarán tiene la particularidad de que es doctora en Historia, ha recibido este año el premio Aragón Investiga y es una de las principales especialistas españolas en epigrafía latina. Junto a su marido, lleva siete años en Nobleza Baturra, aprendiendo de Teresa Betoré y Ramón Artigas. En julio incrementaron los ensayos y empezaron a trabajar muy duro para el certamen. «Para ganar, hace falta mucha constancia, mucho trabajo y que exista química entre la pareja», aseguraba María José Estarán. Y Víctor Valdivielso añadía: «Y que ambos sepan transmitir su arte al jurado, y al público, por igual, sin que sobresalga ninguno».

Etiquetas
Comentarios