Despliega el menú
Ocio y Cultura

ocio y cultura

Carlos Buró expone su obra flamenca
y mágica en A del Arte

El pintor cántabro, vinculado con Aragón, presenta una selección de su obra, rotunda de color, realizada entre 2018 y 2019

Carlos Buró.
Una de las obras, repletas de color y línea, del pintor Carlos Buró.
Archivo A del Arte.

Carlos Buró (Santander, 1929) es un histórico del arte español con antepasados en Aragón y Andalucía. Despliega un arte propio con anclajes en la pintura flamenca y renacentista, con leves todos surrealismos o de realismo mágico. Expone una selección de sus obras de 2018 y 2019 en la galería A del Arte

“Me hace mucha ilusión. Hay un poco de todo: bodegones, maternidades, elementos erotizantes. Por supuesto que hay surrealismo en mi pintura, pero con levedad. Lo que me interesa es la vida real. Hay atisbos de esteticismo, pero también de denuncia social, y todo depende de los estados de ánimo ”.

Concede el pintor que la suya es una obra muy narrativa y color. El color es muy importante. Para mí la pintura es la capacidad de crear algo y de mejorar la obra día a día”, confiesa, y asume con claridad sus influencias, sus huellas. Si se le citan pintores, en este caso pintoras, surrealistas como Leonor Fini, Remedios Varo, Ángeles Santos o Leonora Carrington, no se siente cómodo.

Carlos Buró.
Otra de las piezas del cántabro de origen aragonés Carlos Buró.
Archivo A del Arte.

“No me han influido en absoluto. No veo su obra ni su técnica en mis cuadros”, matiza. Carlos Buró usa una proceso especial, una ‘finezza’ estilística, con una impresión muy particular. “Insisto. El color es muy importante, aunque en otras épocas hice casi solo blanco y negro. Mi color es una especie de ayuda frente al dibujo. Siempre me ha interesado muchos los flamencos: ellos eran inmensos dibujantes que pintaban, y otros maestros clásicos como Rafael, Velázquez, etc., eran inmensos pintores que dibujaban”. 

Carlos Buró dice que su obra no está fuera de contexto o de época. “Todo lo contrario. Hay ironía, asuntos cotidianos, erotismo, narraciones, denuncia, ecos medievales, paisajes... A veces, en vez de traje y pantalón, en mi obra hay sayones, pero eso también sirve para acentuar un personaje o una visión crítica del mundo”.

Sergio Abraín, en la hoja de sala de este pintor de casi 90 años, dice: “Podríamos decir que Carlos Buró no existe, ha invertido tanta vida y dolor en su obra que es ya un holograma de sí mismo. El mago mira ahora solo lo que ama”.

Parece claro que, más o menos surrealista, más o menos flamenco, Carlos Buró también se extravía en un realismo mágico muy perfilado, de línea neta, y que aspira a una inequívoca belleza. La muestra, que se acaba de inaugurar en la galería A del Arte, permanecerá abierta hasta el 11 de octubre.

Carlos Buró.
Carlos Buró, todo un personaje en el arte español, en su exposición en la galería A del Arte.
Juan Moro.
Etiquetas
Comentarios