Ocio y Cultura

El Principal acogió el estreno mundial de 'Aute Retrato' de Gaizka Urresti

La película sobre el cantante, poeta, cineasta y pintor llega el viernes 13 las salas de cine de toda España

Gaizka Urresti en el escenario del Principal, "el lugar de las historias".
Gaizka Urresti en el escenario del Principal, "el lugar de las historias".
Toni Galán

ZARAGOZA. «Este es un estreno mundial. Me hacía mucha ilusión que fuese aquí, en este espacio que data del siglo XVIII, el lugar donde se han contado las historias, y donde hemos visto teatro y danza, y hemos oído música. Zaragoza me ha acogido muy bien y quería devolvérselo con una película que hemos hecho con cariño, amor y respeto», dijo el director y productor Gaizka Urresti anoche en el Teatro Pirincipal, antes de la proyección, «infrecuente aquí, lo sé», de su documental ‘Aute Retrato’.

Gaizka, con su habitual simpatía, saludó a las autoridades, dio las gracias al Gobierno de Aragón, al Ayuntamiento de Zaragoza y a Aragón Televisión, les pidió que no bajasen los presupuestos y que siguiesen apoyando al cine. Mencionó a los patrocinadores, entre ellos HERALDO, y subrayó que le gustaría que el público descubriese «a un Aute inédito. Espero que la película les emocione y les haga reír, o ojalá salgan bailando de aquí». Y recordó que el documental llega a las salas el viernes 13, justo el día en que Luis Eduardo Aute cumple 76 años. De repente, se abrió el telón, y tras los títulos de créditos, un joven y seductor Luis Eduardo Aute corre por la playa, cruza distintas puertas granates sobre la arena y alude a «un viaje por las luces y las sombras».

En el Prncipal se respiraba cariño, entusiasmo y pasión por Aute. Cantaron María José Hernández, Joaquín Carbonell y Pedro Guerra. María José dijo que Aute había sido decisivo en su vida, y contó que, durante un concierto en La Romareda, consiguió su dirección personal y le mandó una casete con sus primeras canciones. «Al cabo de un mes, recibí una carta suya, me pedía disculpas por haber tardado tanto. Me hacía una crítica constructiva de las canciones y me daba buenos consejos». María José bordó ‘Invisible’. Carbonell dijo que «Aute era raro, afrancesado» y que le gustaba mucho que lo invitasen a romper la hora en Calanda, «a él, precisamente, que es tan admirador de Luis Buñuel». Cantó con buen gusto ‘Al alba’.

Pedro Guerra dijo que una vez quiso grabar un disco de sonetos. Le pidió uno a Silvio Rodríguez, a Joaquín Sabina y a él. «Me dijo que no se veía haciendo sonetos». En realidad lo hizo a su manera, y ayer Pedro cantó ese tema y otra de sus famosas canciones: ‘Pasaba por aquí’.

Para Chema Turmo, director del Patronato de Artes Escénicas, Aute posee “fecundidad y profundidad, no ha incurrido en frivolidad y siempre cuenta algo. Transmite un mensaje. Es un poeta”. Para Miguel Mena, su canción favorita es ‘Rosas en el mar’, «el Aute más ye-yé»; a María López, productora de El Temple, le emociona especialmente ‘Al alba’.

Los cinéfilos José Antonio Aguilar y José María Pemán, director de la Scife de Fuentes y exdirector de Fescila de La Almunia, coincidían en varias cosas: su canción favorita es ‘Las cuatro y diez’ y consideran que Aute es un referente de la música española. Todo un personaje. “Personal, incomparable, único, clave en el medio siglo de la cultura española”, tal como lo presenta Gaizka Urresti.

Etiquetas
Comentarios