Despliega el menú
Ocio y Cultura

Sorogoyen recupera su espíritu trasgresor en Venecia con la película 'Madre'

El filme del director, del que es guionista la aragonesa Isabel Peña, es la continuación del corto que fue nominado al Óscar.

Fotograma de 'Madre' de Rodrigo Sorogoyen
Fotograma de 'Madre' de Rodrigo Sorogoyen
HA

Tras su nominación al Óscar con el corto ‘Madre’, Rodrigo Sorogoyen llevó, junto a la zaragozana Isabel Peña, a la Mostra el largometraje homónimo, que desarrolla la historia de esa madre angustiada por la desaparición de su hijo diez años después y con la que busca incomodar y poner a prueba los prejuicios del espectador.

‘Madre’, protagonizada por Marta Nieto y Alex Brendemühl, se proyectó ayer en la sección paralela de Horizontes, en la que también compite el navarro Oskar Alegría, con el documental ‘Zumiriki’ y Theo Court, ibicenco de origen chileno, con ‘Blanco en Blanco’.

La trama se centra en la relación que la protagonista, Elena, establece con un adolescente francés que le recuerda a su hijo y que transcurre por territorios que pueden rozar los límites de lo considerado moralmente aceptable, a la vez que lidia con las consecuencias del trauma. Para poner a prueba al espectador, Sorogoyen dice hacerlo primero consigo mismo. "Me aburre cuando veo a directores que hacen siempre el mismo tipo de película, creo que para hacer nuestro trabajo bien hay que arriesgar, equivocándonos, pero tratar de encontrar otros lugares", dice el cineasta, triunfador en los últimos Goya con ‘El reino’, una radiografía sobre la corrupción política española.

En su opinión, contar una historia que parte de "tanto dolor" como es ‘Madre’ es muy arriesgado, al menos en la industria española. "No debería ser así pero cada vez hay más problemas para contar incómodas y esto antes no pasaba, si ves la historia del cine europeo", lamenta.

Lo atribuye a una "infantilización" generalizada de la sociedad actual. "Nos están infantilizando y nos encanta y eso se ve en la cartelera, no es culpa de quienes hacen las historias o de quienes las ven, es algo que se retroalimenta".

Además de las cuestiones morales, el director y guionista pone sobre la mesa el tema del machismo. La literatura y el cine están llenos de historias de amor o seducción entre hombres adultos y chicas adolescentes, pero no viceversa.

"Una de las razones de elegir esa historia es que queríamos colocar al espectador en esa situación, porque al hacerlo te das cuenta de que somos machistas y es increíble cómo podemos ver más factible o menos anormal una relación de un hombre adulto y una chica joven, que al revés", subraya.

La película, que se estrenará en noviembre en España después de inaugurar el Festival de Cine Europeo de Sevilla, es una coproducción francoespañola y ya ha sido vendida a Italia y Francia lo que da buenos augurios a sus productores.

Etiquetas
Comentarios