Ocio y Cultura

ocio y cultura

Buñuel, el feminismo y el ecologismo, ejes en torno a los que girará el festival de Ascaso

La que se define como la Muestra de Cine más Pequeña del Mundo se celebra desde el pasado martes al día 31 de agosto.

Cartel festival de cine de Ascaso
Cartel festival de cine de Ascaso
Festival de cine de Ascaso

El universo del cineasta calandino Luis Buñuel, la ecología y el feminismo son tres de los ejes temáticos en torno a los que girará en su octava edición el festival de Ascaso, la Muestra de Cine Más Pequeña del Mundo. Y todo, como siempre, con el telón de fondo de la despoblación. Porque Ascaso, además de buen cine, quiere poner sobre la mesa los problemas de la España despoblada.

Consulta aquí toda la programación del festival de Ascaso.

Al inicio del 2000, una asociación de vecinos y amigos del lugar se constituyó para tratar con las administraciones y, sobre todo, para buscar fórmulas de hacer más llevadera la vida en la aldea. Su idea estrella fue montar este festival de cine al aire libre. Ascaso, a más de mil metros de altitud sobre el valle del río Ara, es una aldea aislada, aunque solo está a seis kilómetros de Boltaña. Su caso, no es en absoluto el único. Durante la segunda etapa del franquismo, se produjo un vaciamiento del medio rural y otros 380 lugares similares de Huesca son testigos silenciosos de esta situación.

El festival, con un presupuesto algo superior a los 15.000 euros, ha alcanzado, desde su primera edición en 2012, una enorme repercusión en la comarca. El año pasado se valoró entre 90.000 y 100.000 euros los ingresos que puede generar en todo el Sobrarbe. Poco a poco, además, se han ido recuperando algunos espacios del pueblo, como la borda y la era donde se celebran las proyecciones.

Escala humana

Miguel Cordero, subdirector de la muestra junto a Néstor Prades, recuerda que el día que decidieron emprender este proyecto estaban viendo ‘La chica más feliz del mundo’, de Radu Jude, en una reunión vecinal. Fue entonces cuando acordaron ampliar el aforo hasta un máximo de 250 personas y crear una muestra cinematográfica que "fuera al aire libre y a una escala más humana".

Alrededor de 30 voluntarios de diferentes nacionalidades (españoles, holandeses, belgas y alemanes) y expertos en la materia que organizan el festival visualizan las casi 800 piezas recibidas, seleccionan aquellas que se van a presentar y reciben "a los que buscan un cine más independiente lejos de los efectos especiales, los que suben a la zona de acampada y a los turistas que encuentran la muestra de casualidad", explica su codirector.

"Queremos ver el cine que las grandes industrias y multinacionales no quieren que veamos, apostando por el futuro del cine como una experiencia colectiva lejos de la televisión, el teléfono o las plataformas como Netflix", asegura Miguel Cordero al desear un festival donde "250 locos" apuesten por el cine ‘indie’ y por pasar "unas vacaciones de película".

Todo empezó como "una chapuza" por un reiterado "lo hacemos y ya está", pero Cordero reconoce que, cuando empezó a llover el primer año y se encontraron bajo la borda destruida de Ascaso, se dieron cuenta del peligro que tenía hacer las cosas de esta manera, de la posibilidad que tenían "de salir en las noticias porque a alguien se le había caído una viga en la cabeza" y de que, si volvían a emprender esta muestra, tenían que restaurar el pueblo.

Proyector entre el público

Los sueños se hicieron realidad gracias a un ‘crowdfunding’ que permitió comprar materiales de obra para rehabilitar el pueblo e incluir espacios para los coloquios con los directores de las películas, así como aumentar la calidad de la producción, que, en sus primeros días, se basaba en "una lona donde las letras se traspasaban y un proyector que se colocaba en medio del público".

Ahora, además de disfrutar del cine con "una mayor calidad", la muestra cuenta con la exposición ‘Nazarín’ de Álvarez Bravo –cedida por la Fundación Televisa–, que llega a Ascaso en mitad de un viaje Madrid-México para hablar sobre el surrealismo de Luis Buñuel y acompañar a la cata de vinos de Enate (‘aliado’ de la muestra), las comidas populares, los conciertos y la entrega del Premio Ascaso que reconoce la labor de "acercar el cine de autor al medio rural".

Entre los atractivos de esta edición se encuentra también la proyección de ‘Buñuel y el laberinto de las tortugas’, el filme animado de Salvador Simó que la Academia de Cine de España ha preseleccionado para competir en los premios Óscar.

Relacionado con el director calandino se proyectarán también ‘Simón en el desierto’ y ‘Los olvidados’, en un día, el 29 de agosto, dedicado especialmente a este cineasta.

En el programa figuran también ‘Zaniki’, el filme sobre un chamán del español Gabriel Velázquez, así como varios títulos que abordan diversos aspectos del papel de la mujer en el mundo como ‘Ashmina’ (Dekel Berenson), ‘Comandante Arian’ (Alba Sotorra), ‘La madre buena (Sarah Clift) o ‘Woman at war’.

También habrá degustaciones gastronómicas y conciertos, como el que la Orquestina del Fabirol ofrecerá el último día del festival, a las 18.30.

Etiquetas
Comentarios