Despliega el menú
Ocio y Cultura

Nadia de Santiago: "En la vida todo es aprendizaje, tanto lo bueno como lo malo"

Su rostro se ha colado en los hogares de 190 países gracias a ‘Las chicas del cable’, la primera serie en español producida por Netflix.

Nadia de Santiago, en Tarazona, donde este viernes estrena un corto.
Nadia de Santiago, en Tarazona, donde este viernes estrena un corto.
F. Orte

¿Cómo se lleva ser una ‘chica del cable’?

Con mucha alegría. Soy muy afortunada. Acabamos de estrenar la cuarta temporada y todo el ‘feedback’ es muy bueno. Nos escribe gente de todas las partes del mundo, porque la serie se ve en 190 países. En octubre iniciamos el rodaje de la sexta temporada.

Su personaje evoluciona.

Ha crecido un montón, es la válvula de escape que tienen el resto de las tramas de la serie. Gracias a personas como Marga, las mujeres trabajamos hoy en día. A través de ‘Las chicas del cable’ he profundizado en la figura de la mujer en la historia, en este caso a partir de los años veinte. He alucinado.

La serie llegó en buen momento.

Sí, para seguir luchando por una igualdad.

¿Cómo recuerda sus inicios?

Era muy pequeña, fue hace 19 años. He tenido que cambiar la manera de percibir la profesión porque para mí siempre fue un ‘hobby’, mi válvula de escape. Cuando cumplí los 18 hubo un punto de inflexión.

¿Tuvo claro desde el principio que quería ser actriz?

La salud era algo que siempre me había llamado la atención. Empecé un módulo de Documentación Sanitaria, porque suspendí la selectividad, para después hacer un puente con Enfermería en la universidad. Pero de repente me empezaron a llamar de mogollón de trabajos y me dije: tiene que ser por aquí.

¿Es algo vocacional?

Sí, me encanta, cada día aprendo, es un aprendizaje constante. Es una profesión exigente con uno mismo, utilizas tu cuerpo, tus emociones, todo. Es una forma de conocerte. No sé si es un misticismo o no, pero siempre los personajes me han venido cuando a Nadia le ha venido bien explorar por determinados caminos.

Ha hecho más de cincuenta papeles en cine y televisión, tocando todos los géneros.

Cuando terminé ‘Amar es para siempre’, pensé: necesito un personaje más de comedia. Y vino Marga. Luego pensé que me vendría bien hacer teatro, y salió. La vida me la tomo un poco así, todo es aprendizaje, tanto lo bueno como lo malo.

¿Se siente cómoda haciendo comedia?

Sí, creo que es un arte y hacer reír es muy difícil. Como espectadora, mi género preferido es el ‘thriller’ y me cuesta mucho que me hagan reír. Una de mis pelis cómicas favoritas es ‘Un funeral de muerte’. Y me he reído mucho con ‘Paquita Salas’.

Y como actriz, ¿es más de televisión o de cine?

La forma de trabajar es muy diferente. Actoralmente, en cine tú tienes el guion de principio a fin. Y en las series, no. Ahora Marga y yo vamos de la mano, sorprendiéndonos a la vez de lo que nos va a pasar.

Pero sus orígenes están en televisión.

Fue en ‘Javier ya no vive solo’. Era la niña del rodaje. Tengo grandes recuerdos.

Este viernes estrena un cortometraje como productora.

Es el segundo, pero, como productora ya asentada, el primero. Se titula ‘Un cuento al revés’. Es mi proyecto personal. Tengo, junto a Inés Pintor y Pablo Santidrián, grandes amigos, una productora que se llama La Breve Historia. Y el corto es la presentación de los personajes de un largometraje que ya estamos moviendo. Me ilusiona mucho presentarlo en el Festival de Tarazona.

Y se estrena como cantante.

Siempre me ha encantado cantar y le pongo muchas ganas. St. Woods es un músico increíble y firma la banda sonora del corto.

¿Le pica el gusanillo de estar detrás de las cámaras?

Mucho, sí. Tengo ganas de hacer cosas más personales.

¿Es importante para el cine el mundo del corto?

Es una oportunidad que vean tu trabajo en poco tiempo, es como una carta de presentación de lo que puedes llegar a hacer.

Etiquetas
Comentarios