Ocio y Cultura

ocio y cultura

El drama que marcó a José Luis Pellicena inspira una muestra de Photoespaña

El padre del actor zaragozano marchó al frente, ingresó como alférez en el bando nacional y fue fusilado en Quinto en 1937. El francés Luis Areñas, sobrino del intérprete, ha retratado a abuelos que vivieron la Guerra Civil y expone su trabajo en el Centro de Historias de Zaragoza

Luis Areñas. 'Los últimos. Retratos y testimonios de la Guerra Civil'.
Una de las salas donde se exhibe el retrato de Luis Pellicena Bolsa, padre del actor, fusilado en Quinto de Ebro.
Guillermo Mestre.

«Todos tenemos abuelos. Y yo no conocí al mío. Durante dos años, entre 2015 y 2017, tuve 60 abuelos. Fue como cerrar un círculo, como vivir en ese tiempo la infancia que no tuve, todo lo que me perdí por el fusilamiento de mi abuelo, Luis Pellicena Bolsa, en Quinto de Ebro», dice Luis Areñas (Toulouse, 1967), que inauguraba hace unos días en el Centro de Historias de Zaragoza la exposición ‘Los últimos. Retratos y testimonios de la Guerra Civil’, un proyecto que lo ha llevado a viajar por 17 provincias españolas y a retratar y a grabar a 60 hombres y mujeres de ambos bandos que combatieron en la contienda del 36. Lo que hasta ahora no había dicho es que ese abuelo que no conoció, el padre de su madre María Dolores, era también el padre del actor aragonés José Luis Pellicena, que falleció el 23 de noviembre de 2018.

«Él conocía este proyecto y tenía que haber asistido a la inauguración, pero se le complicó una operación y murió. Creo que he heredado de mi madre y de mi tío ese carácter libre y volátil, mi espíritu de fotógrafo aventurero y vagabundo, capaz de hablar con las piedras», dice Luis, que lleva cuatro años viviendo en Zaragoza. 

Hace algún tiempo, cuando había iniciado el proyecto de retratos ahora expuestos, le presentó una selección de diez a Joaquín Merchán, director del Centro de Historias, y este le dijo que si terminaba la muestra tendría una buena sala. Y ahí está ahora, dentro del menú de Photoespaña.

Luis Areñas. 'Los últimos. Retratos y testimonios de la Guerra Civil'.
El fotógrafo Luis Areñas, de origen aragonés, ha retratado a 60 personas de 19 provincias españolas.
Guillermo Mestre.

Luis Areñas dice que el origen de este trabajo extenuante fue el silencio que rodeaba a su propia familia. «No he reconstruido toda la historia, el día a día de mi abuelo, quizá lo haga algún día. Mi madre se fue de Zaragoza muy joven y se casó en París, y vivió allí con mi padre, el aparejador Luis Areñas. Me contó muchas veces que estalló una bomba en un edificio que estaba al lado de nuestra casa, en el Coso, enfrente de la Audiencia. Tenía el recuerdo muy nítido. No sabía si había alguna relación entre una cosa y otra, pero su padre ingresó en el ejército nacional como alférez provisional, y se marchó al frente», explica. Dice que eso lo ha sabido por una carta conmovedora, pero que no sabe dónde está enterrado Luis Pellicena.

«Mi tío José Luis Pellicena, actor de teatro, de televisión y de cine y un estupendo rapsoda, nunca le perdonó a su padre aquella decisión. Se preguntaba cómo un padre puede dejar solos a sus hijos pequeños de 3 y 7 años, José Luis y María Dolores. Pese a todo, está claro que mi abuelo jamás los olvidó. Fue muy emocionante su último gesto antes de morir: sacó de un bolsillo la foto de ambos, la miró con atención y la besó. Por eso está en la muestra esa foto».

Muchos años después, justo cuando le concedieron el Premio Honorífico del teatro aragonés, en 2015, el hombre que encarnó a Goya, Drácula y Séneca, entre muchos otros, confesaba: «Vivía enfrente de la Audiencia, y allí estaban las calles Cerdán y Escuelas Pías. Todo eso ha desaparecido y me pone muy triste», decía… Y también recordó que el Teatro Principal fue uno de los escenarios de su infancia y juventud: «Allí mi familia tenía contratado un palco de proscenio», diría.

Luis Areñas. 'Los últimos. Retratos y testimonios de la Guerra Civil'.
El actor José Luis Pellicena (Zaragoza, 1933-Madrid, 2018, en un retrato en Madrid de 2015. Siempre lamentó la decisión de su padre de incorporarse al ejército.
Alberto Morales

Luis Areñas recuerda algo curioso: tanto su madre como Pellicena, que soñó con ser médico, se marcharon a París. Ella se quedó y él regresó e hizo una gran carrera como actor en Madrid.

«Esta, como se ve –dice sobre su exposición actual–, no es solo mi historia. Es la historia de una gran ausencia y a la vez nuestro duelo. El primer retrato lo hice en Lanzarote, y fui moviéndome por España. Ha sido clave el azar; muchas veces dormía en mi furgoneta. Yo soy fotógrafo profesional y me gusta mucho la fotografía analógica. Toda la exposición está en foto digital, registrada en vídeo con mi cámara Canon 5D, Mark 2, y también en negativo clásico, realizado con una Pentax 6x7, y me gustaría que algún día le interesase a un museo. Ha sido una experiencia impresionante», resume Luis Areñas.

Etiquetas
Comentarios