Despliega el menú
Ocio y Cultura

literatura

David Francisco: "Alguna vez todos nos hemos sentido diferentes y marginados"

Nacido en Madrid en 1987 y afincado en Zaragoza desde hace años, traduce en Pregunta el libro ‘El Hombre Elefante’ del doctor Frederick Treves.

CONTRAPORTADA. David Franciisco. Traductor y editor..Acaba de traducir el 'hombre elefante. de Fraderic Traves. / 25-07-2019 / FOTO: GUILLERMO MESTRE [[[FOTOGRAFOS]]]
David Francisco también es traductor de William Blake.
Guillermo Mestre

¿Qué le llamó la atención de las memorias del escritor y médico Frederick Treves (1853-1923)?

Treves escribió un gran número de libros de medicina, así como ensayos y diarios de viaje. Sus memorias, publicadas meses antes de su muerte, sobresalen por una pulsión más literaria, lírica incluso, y tienen el aliciente de ser el testimonio directo de la persona que trató más de cerca al Hombre Elefante.

¿Qué halló en sus textos?

Me di cuenta de que Treves, en su relato, dio por supuestas muchas cosas de los orígenes de Merrick que, en realidad, ocurrieron de manera diferente. Por eso nuestra edición se complementa con otros textos, cartas, citas y documentos que ofrecen una visión más completa.

¿Por qué se fijó David Francisco en Joseph Carey Merrick?

La suya es una historia de rechazo y compasión, de cómo alguien supera las diferencias que le separan de los demás y encuentra su lugar en el mundo. Me llevó a reflexionar sobre empatía, igualdad, dignidad, aceptación social, temas muy actuales.

Es curioso el eco que Merrick ha tenido en Aragón. ¿Cree que hay alguna razón particular?

Teatro del Alba representó (en Zaragoza y por primera vez en España) la obra de Bernard Pomerance que rescató del olvido al Hombre Elefante. A raíz de su estreno original, en Londres en 1977, se volvieron a editar libros sobre el caso, se rodó la película de David Lynch en 1980... Raúl Herrero, en cambio, escribe otra historia, muy peculiar, ambientada en el mismo circo donde se encuentra el Hombre Elefante. Su obra se llegó a estrenar en Buenos Aires. Y Alfonso Pablo también dirigió otra versión, en 2012, en el Teatro del Mercado. Supongo que, en ocasiones, aspectos sociales o culturales hacen que confluyan determinadas sensibilidades y se renueve el interés.

¿Le ha encontrado alguna semejanza con Fermín Arrudi, ‘El Gigante de Sallent’?

Fue otro ejemplo de los fenómenos de feria tan habituales en la época, pero sin duda Arrudi tuvo mucha más fortuna que Merrick: consiguió viajar por todo el mundo, exhibiéndose y sacando buen partido a su físico, sin sufrir rechazos ni malos tratos. Aunque los dos tuvieron un final feliz.

Vayamos con el personaje. Nació sano en una familia normal, pero pronto se torció todo.

Efectivamente nació sin problemas, pero pronto (a los meses o a los pocos años, según las fuentes) surgieron los primeros síntomas de su deformidad, que siguió desarrollándose el resto de su vida. Se sabe que pasó su infancia en un hogar cálido y familiar y que, a pesar de su aspecto, fue querido y aceptado.

Huérfano de madre, fue hostigado por su madrastra...

Las desgracias llegaron cuando, a los diez años, murió su madre y su padre se casó con otra mujer. Le obligaban a buscar trabajos y le recriminaban que no los conservara, por su físico. Expulsado de casa, ingresó en un hospicio hasta que, al final, vio una salida en el mundo del espectáculo. Pero todo el rechazo y los malos tratos le habían convertido en un ser retraído, al que le costaba hablar y que no se relacionaba de tú a tú con los demás.

Y ahí aparece el doctor Frederick Treves. ¿Cómo le marcó la vida?

Treves, al conocerlo, pensó que era deficiente mental. Fue la primera persona en mucho tiempo que lo trató con respeto y dignidad. Luchó por mejorar sus condiciones y consiguió que se quedara a vivir en el London Hospital, en una habitación privada y con baño. También fomentó sus aficiones (lectura, manualidades) y le puso en contacto con la alta sociedad de la época. Creo que llegó a ser una relación muy cercana a la verdadera amistad. Treves fue apoyo y confidente, generoso y solidario.

¿Cuál es la lección de Merrick? Murió a los 27 años en 1890...

Todos nos hemos sentido, en alguna ocasión y por los motivos que sean, diferentes, aislados, marginados... En momentos así, estas historias de dignidad o superación supongo que nos dan fuerzas para avanzar y nos hacen sentir menos solos.

Etiquetas
Comentarios