Despliega el menú
Ocio y Cultura

Heraldo Saludable

el buen jardinero

Plantas que mejoran el aire en el hogar

La combinación de especies como la palmera pigmea, el ficus o el poto permite filtrar el ambiente más cargado y retiran gases peligrosos para la salud. 

Plantas que mejoran el aire en el hogar
Plantas que mejoran el aire en el hogar
Kristan Lieb/Apartment Therapy

Hace unos años Greenpeace analizó el polvo de los hogares de España, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia y Eslovaquia y concluyó que en casa estamos rodeados de entre 70 y 100 partículas tóxicas. Entre ellas, ftalatos, pirorretardantes bromados, compuestos organoestánnicos y parafinas cloradas de cadena corta. En el año 1989 la Agencia de Protección Ambiental aseguró que la calidad del aire en del hogar llega a ser diez veces peor que el aire que se respira en el exterior.

Circula por internet un documento de la NASA en formato pdf que se ha convertido en el maná de los aficionados a las plantas de interior. En él, se muestran los resultados de un estudio llevado a cabo a finales de los ochenta en el que la agencia norteamericana analizaba diferentes tipos de plantas y su capacidad para filtrar el aire. La razón, los edificios se habían aislado tanto para resultar energéticamente más eficientes que los trabajadores mostraban problemas de salud. Un síndrome del edificio enfermo que interesaba mucho a la NASA, ya que sus astronautas podían sufrir el mismo problema.

Las plantas que mejor ayudan a filtrar componentes como el benzeno, que se utilizaba en tiempos para la fabricación de ciertas pinturas y existe en el humo del tabaco; el amoniaco, que aún se usa para la limpieza; el tricloroetileno, en lacas y barnices; el formaldehído, que hay en cosméticos, detergentes, suavizantes, limpiadores domésticos... En el listado, la NASA destacaba el trabajo que realizaban filtrando los diferentes compuestos plantas como el poto, el antirrinum, el ficus, la chamaedorea o el helecho.

La botánica en el espacio

Que la NASA esté en estudios relacionados con las plantas no debería sorprendernos. Si el ser humano quiere establecer bases estables más allá de nuestro planeta tendrá que filtrar el aire en la nave, vivir en espacios herméticos y, claro está llevar cultivos que le sirvan de alimento.

El jardinero encargado de sacar adelante un huerto en el espacio debería tener en cuenta un elemento que en la Tierra pasa desapercibido: la fuerza de la gravedad. Tanto en la Luna como en Marte, los cuerpos pesan menos y eso afecta a los vegetales. Por un lado, en lugar de generar nuevas células para aumentar el tamaño, alargan aquellas ya existentes, lo que resta resistencia a la corteza. Por otro, científicos de la NASA han demostrado que una verdura sin gravedad almacena menos nutrientes en sus células. Una lechuga sería menos nutritiva en el espacio.

Surgen además otras preguntas que en la tierra nos pasarían desapercibidas. ¿Hay que abonar? Si las naves no pueden cargar con toneladas de suelo fértil, será necesario cultivar el que haya allí. La ausencia de minerales adecuados puede suplirse con unas bacterias que toman alimento de la roca y la pasan a las raíces. Gracias a ellas, las plantas no pasarán necesidades.

¿Cómo regar? El agua es un ingrediente muy escaso en el espacio. La ingeniería genética puede reducir las necesidades hídricas de la planta y los invernaderos deberán contar con sistemas que recuperen cada gota que las hojas hayan evaporado. Un sistema de tubos recogerá toda el agua condensada. Y... ¿dónde plantar? La Agencia Europea del Espacio considera los polos de la Luna como el lugar perfecto para situar invernaderos, ya que allí hay sol todo el año. La luz no es para las plantas , sino para los robots encargados del huerto y que funcionarán con energía solar.

Palmera amarilla

Se la conoce también como areca. Elimina formaldehído, xileno y tolueno. Esta palmera demás aporta humedad al ambiente,

Bambú

 La NASA otorgó a la familia de los bambús (clásico o palmeras) la mayor puntuación como purificadora de aire.

Tronco de Brasil

Según los estudios de Wolverton Environmental Services (WES), también captura el formaldehído.

Peperomia

Buen filtro para compuestos que flotan en el polvo, como el formaldehído.

Helecho doméstico

 La ‘Nephrolepis exaltata’ es la que requiere menos tiempo para filtrar el aire, según la NASA.

Palmera pigmea

Captaformaldehído, según WES, y xileno y tolueno según la NASA.

Aloe vera

Es buena para comer, para aplicar en la piel a modo de pomada, y también para filtrar el aire.

Drácena y aglaonema

La variedad marginata filtra el benceno, el xileno y el tolueno. La aglaonema destaca por la oxigenación que aporta al ambiente.

Ficus

Es barato, crece muy bien (si no se elige la variegata) y además de aportar una buena oxigenación es una de las más valoradas. Filtra formaldehído.

Etiquetas
Comentarios