Ocio y Cultura

entrevista

Jorge Pardo: "¿Y por qué no puede ser arte una pajarita de papel?"

Nacido en Zaragoza en 1970, acaba de ser distinguido por el Gobierno nipón por su labor al frente de la Escuela Museo de Origami de la capital aragonesa.

Jorge Pardo, este miércoles, con una pieza creada por él, en el museo zaragozano de origami.
Jorge Pardo, este miércoles, con una pieza creada por él, en el museo zaragozano de origami.
Guillermo Mestre

¿Quién es Jorge Pardo?

Un ingeniero industrial que trabajó varios años de informático para Opel y que viajó mucho: Alemania, Reino Unido, Irlanda...

Y descubrió el origami de niño...

De pequeño no hacía ni barcos ni pajaritas. Lo descubrí en la Expo de Sevilla: el primer pabellón que visité fue el de Japón, y lo que vi me deslumbró.

¿Papiroflexia u origami?

Usamos las dos palabras indistintamente. Es curioso, pero el único país del mundo donde hay una palabra distinta a origami es España.

Una pajarita de papel no es arte.

No. Pero tampoco es sencillo hacerla. Establecer fronteras entre lo que es arte y lo que no resulta complicado. En Japón la figura por excelencia es la grulla y allí se mira con otros ojos a nuestra pajarita. Así que ¿por qué no puede ser arte una pajarita de papel?

Le acaban de premiar por su labor al frente del Museo de Origami. El día del premio...

Aprovecharé para hablar con el alcalde de Málaga, distinguido también por el Gobierno japonés. Creo que en la llamada ‘Ciudad de los museos’ cabe uno dedicado al origami. Lo veo, más pequeño que el de Zaragoza o más grande, como lo quieran. En relación calidad-precio no tenemos competencia: costará menos que cualquier otro y será un éxito, seguro.

Quizá entonces se valore más el museo zaragozano. ¿Qué es hoy el EMOZ?

El sitio más importante del mundo para los amantes de la papiroflexia. Solo hay dos museos más, pequeños y locales, en Japón y Corea. Llevamos cinco años y medio abiertos y estamos a punto de alcanzar las 150.000 visitas. Contamos con unos 5.000 modelos en nuestros fondos y en estos momentos tenemos exposiciones temporales en La Coruña, Oviedo y Abizanda.

¿Les cuadran ya las cuentas? No hace mucho lanzaron un SOS.

Estamos en menos 100.000 euros, pero empezamos a equilibrar el presupuesto anual gracias a las exposiciones que hacemos fuera y a los apoyos de Gobierno de Aragón y algunas empresas.

En Tripadvisor el museo es la segunda visita más recomendada de toda la provincia de Zaragoza.

Y algunas veces llegamos a estar en el primer puesto, aunque he de reconocer que ocasionalmente también bajamos al tercero porque nos adelanta el Monasterio de Piedra. En el museo tenemos un libro de visitas con más de 2.000 comentarios, y la nota media que nos otorgan es de 9,59 sobre 10.

Son perfectos, ¿entonces?

Las principales quejas que recibimos de los visitantes son que se les hace corta la visita y que no hay suficiente publicidad del centro, que se han enterado de su existencia por casualidad.

Usted es especialista en un origami que se basa en construir piezas grandes a base de otras más pequeñas e idénticas, módulos, convenientemente ensambladas. ¿Cuál es su récord?

He hecho figuras, como un mapamundi o un pavo real, con 10.000 papeles plegados.

¿Y no se cansa de hacer miles de veces los mismos pliegues?

Uno siempre tiene paciencia para lo que le gusta. Pliego andando por la calle, en el autobús, viendo la tele... Soy ingeniero, me gusta la geometría, tengo visión espacial y paciencia. Así he llegado al origami modular.

Diez mil papeles son muchos. ¿Existe un límite?

En papiroflexia lo más complicado es lo más grande y lo más pequeño. En Japón he llegado a ver grullas minúsculas; que solo podían verse con microscopio. Y también hay piezas tan grandes que solo puedes empezar a trabajarlas en un polideportivo. En mi caso, el único límite es el tamaño de la puerta por la que hay que sacar la pieza.

Para iniciarse, lo mejor es...

Acudir un lunes a las 20.00 al Café de Levante (en verano cerrará alguna semana), presentarse a los miembros del Grupo Zaragozano de Papiroflexia y empezar a aprender.

Etiquetas
Comentarios