Ocio y Cultura

Cultura

El misterio del libro de los Sitios que no encuentra autor

Durante décadas se ha especulado sobre la identidad del escritor de un ‘Memorial’ sobre el primer Sitio de Zaragoza. Una edición reciente no despeja las dudas.

Portada de la obra.
Portada de la obra.
Mariano García

“El día 3 de agosto de 1808 el infierno abrió sus puertas y dio libertad a todas las furias para que abrasaran Zaragoza".

Lo dice, al iniciar el relato pormenorizado de lo que ocurrió aquel día en la capital aragonesa, el autor de un enigmático informe, ahora recuperado. Se trata de la ‘Memoria de lo más interesante que ha ocurrido en la ciudad de Zaragoza con motivo de haberla atacado el ejército francés’, de cuyo raro impreso se guarda un ejemplar en la biblioteca del Senado. El ‘Memorial’ acaba de ser publicado ahora por la Institución Fernando el Católico, en edición de uno de los mayores especialistas en la época, el historiador Herminio Lafoz, que se ha ocupado además de la introducción y las notas.

"Es un libro muy interesante, no porque nos descubra a los historiadores acontecimientos o hechos que desconociéramos, sino porque es un testimonio de primera mano –señala Lafoz–, está bien escrito y, sobre todo, es el primero que se escribió sobre lo que ocurrió en el primer sitio de la ciudad. Seguramente se redactó entre septiembre y octubre de 1808".

El libro se cierra con soflamas encendidas, propias del momento ("Preparaos, pues, ínclitos defensores, preparaos a nuevos triunfos, en tanto que la fama con cien alas publica por todo el globo las inauditas hazañas y victorias que ha conseguido Zaragoza", se despide el autor, antes de incluir varias poesías patrióticas) pero incluye también relatos coloristas, propios de quien ha estado en primera línea de batalla.

Curiosamente, el autor guarda su identidad y, aunque de cuando en cuando deja caer algún dato para seguirle la pista, los historiadores no han logrado ponerle cara y ojos.

No lo hace ahora tampoco Lafoz, para el que los dos candidatos que se han barajado no cuadran con los pocos datos que se traslucen en las páginas del ‘Memorial’. "Durante muchos años se ha hablado de unos escritos que se habían realizado al acabar el primer Sitio para dejar testimonio de lo ocurrido, que se quedaron en Zaragoza y, al iniciarse el segundo cerco, se lograron sacar de la ciudad y luego se perdieron –relata el historiador–. Cuando apareció un ejemplar del ‘Memorial’ se pensó que era ese libro perdido". La opinión mayoritaria ha sido en tiempos recientes que lo escribió Agustín Alcaide Ibieca, autor a su vez de una famosa ‘Historia de los dos sitios que pusieron a Zaragoza en los años de 1808 y 1809 las tropas de Napoleón’. "Creo que, por el estilo y lo que cuenta, no puede ser, hay cosas que no cuadran", subraya Lafoz. Antes de esa autoría, se pensó que podía corresponder a Ignacio de Asso, erudito y cronista del Reino, al que la Junta Superior de Aragón y parte de Castilla encargó dejar testimonio de lo ocurrido. Pero hay datos que lo hacen imposible. "La cosa queda en un empate a cero –concluye Herminio Lafoz–. La verdad es que no puede decirse a ciencia cierta quién lo escribió".

Etiquetas
Comentarios