Despliega el menú
Ocio y Cultura

Moda

El aragonés Antonio Burillo da la vuelta a las prendas en la Madrid Fashion Week

Con su firma The 2nd Skin Co., el diseñador deconstruyó en la colección ‘Atelier’ el proceso creativo de un taller, acompañado de chotis y zarzuelas

El diseñador zaragozano Antonio Burillo avanzaba en este periódico hace unos días que su desfile en la Mercedes-Benz Fashion Week de Madrid tendría "alguna sorpresa". Sin duda, se refería a la presencia de la soprano Mayca Teba, que puso el acompañamiento musical interpretando chotis y zarzuelas y añadiendo un toque de originalidad a la ya de por sí interesante pasarela.

La firma The 2nd Skin Co, de la que Burillo es parte creativa junto con el cordobés Juan Carlos Fernández, dio la vuelta a las prendas con creaciones que, a simple vista, se veían inacabadas. Un guiñó al concepto de taller o ‘Atelier’, como han bautizado esta nueva colección. "Lo que hacemos es sacar a la pasarela el proceso creativo, lo que normalmente no se ve", destacó el diseñador. Y en ‘Atelier’, las prendas que se mostraron fueron las distintas opciones que se le dan a la clienta en el taller de The 2nd Skin Co. Partes invisibles que el martes cobraron protagonismo en un desfile en el que el interior de la prenda se convertía en su exterior.

Para la primavera-verano de 2020, The 2nd Skin Co propone cortes mini, faldas acampanadas y cuerpos encorsetados. Pero fueron sus vestidos cóctel los que más llamaron la atención en la colección. Hubo tejidos mikados, rasos, gazar estampado, satenes, organzas de seda natural, pallets y micropallets, tafetanes..., en una colección que mezcló la artesanía de la alta costura con el prêt-à-porter.

Desfile de The 2nd Skin Co. en la Madrid Fashion Week
Desfile de The 2nd Skin Co. en la Madrid Fashion Week
Ballesteros/EFE

Renovación de códigos

Tras los primeros diseños, de cortes encorsetados, se intercalaron diferentes creaciones, como vestidos dignos de alfombra roja con larga cola, el icónico vestido de aire lencero y finos tirantes de los 90 conocido como ‘slip dress’ o incluso los monos o ‘jumpsuits’. Toda una renovación de los códigos de vestimenta que puede lucir una invitada.

Con temas como ‘Maniquí’, el inolvidable cuplé que popularizó Sara Montiel, se desarrolló un desfile en el que la paleta de colores fue muy específica, con el fucsia, azul (petróleo, cielo y marino) y rojo, colores muy presentes en la alta costura. Y el hilo conductor en el prêt-à-porter fueron los motivos florales.

Y, por verse, en el ‘Atelier’ de Burillo y Fernández se vieron hasta las etiquetas de las prendas, reconvertidas en elemento decorativo. Así como el corsé, otro gran protagonista de la colección. "A nuestras clientas siempre les ha llamado la atención los corsés que colocamos en el interior de los vestidos palabra de honor y ahora son protagonistas".

Etiquetas
Comentarios