Despliega el menú
Ocio y Cultura

Cine

Marta Lallana: "Ganar la Biznaga de Plata fue inesperado. Un regalo para la película"

La cineasta zaragozana estrena el 19 de julio su ópera prima, ‘Ojos negros’, ambientada en la localidad turolense y que se hizo con el premio a la mejor película española en el festival de Málaga

Marta Lallana, el viernes en Zaragoza
Marta Lallana, el viernes en Zaragoza
Francisco Jiménez

‘Ojos Negros’ nació en la Universidad y tras ganar la Biznaga de Plata se prevé su estreno el 19 de julio. ¿Cómo se convierte un sueño en realidad?

Poder culminar un largometraje es un privilegio. Es un proyecto que ha llevado tres años, que nació en el ámbito universitario con cuatro personas y que culminamos Ivet Castelo y yo. Tres años en los que nos hemos dedicado en cuerpo y alma para escribir la película, iniciar las primeras fases de producción, buscar financiación...

¿Tenían claro desde el principio qué querían?

Sí. Ivet y yo teníamos en mente qué queríamos contar, cómo lo íbamos a filmar... Pero al ser un proyecto universitario no podíamos acceder a financiación. Así que tuvimos que acceder a diversas ayudas de Turismo de Aragón, de la Diputación de Teruel..., aunque no era suficiente.

Iniciaron entonces un proyecto de ‘crowdfunding’ o microfinanciación.

Conseguimos así lograr las dos fases que nos propusimos e iniciar la producción del filme. Un golpe de suerte fue también que la productora Nanouk Films, de Barcelona, en la que yo trabajaba, se interesara por nuestra historia. Vieron que se trataba de un proyecto que podía ser sólido y decidieron participar. Solo así pudimos ya empezar a rodar.

¿Por qué eligió la localidad de Ojos Negros (Teruel) para ubicar su historia?

Es el pueblo donde viven mis abuelos y nació mi madre. Con el pueblo yo tenía una especie de desconexión que siempre me desconcertaba. Cuando iba, no conocía a los habitantes, pero ellos siempre sabían quién era yo. Yo era «la nieta de» o «la hija de». Era una desconexión que me atraía y que quería explorar.

Destacan en la película los paisajes de la comarca.

Son llanuras enormes, extremas. Y tierras rojizas de las minas. El rodaje fue intenso y, a la vez, muy arriesgado.

¿A qué se refiere?

A que éramos un equipo muy joven y novel. Afortunadamente, todos teníamos unas enormes ganas de llevar el proyecto a cabo. Rodamos durante un mes, en agosto de 2017. Y el pueblo se volcó totalmente.

En él muestra temas como la España vaciada, la soledad y la despoblación.

Ojos Negros tiene 400 habitantes censados, que son muchos menos en invierno. Cuando presentemos allí la película, que será el próximo mes de agosto, durante las fiestas, es curioso pensar que toda la población podrá reunirse para verla.

Estarán deseando ver su pueblo en el cine. Ha de ser una sensación.

Hemos presentado ya la película en varios festivales y en todos me he encontrado con alguien que me ha dicho que es de Ojos Negros. Para el estreno en el pueblo haremos una fiesta.

Ha participado en la película su hermana, la prima de su abuela, un amigo de su padre...

Se trata de la primera película de mi hermana Julia, al igual que de la otra protagonista, Alba Alcaine. Contar con ellos ha sido muy positivo porque me interesa contar historias de experiencias y esas personas habían vivido esas historias.

Recuerdo leer una entrevista suya en la que confesaba que no podía creer poder presentar la película en Málaga. Y, al final, se llevó el premio.

Fue algo totalmente inesperado. Levantar una película, sacarla adelante, llevarla a cabo hasta el final es un trabajo tan intenso que ese impulso del festival es un auténtico regalo. El solo hecho de poder presentar allí ‘Ojos negros’ ya habría sido suficiente, porque mostrar la película en el cine era nuestro objetivo. Ganar el premio la ha llevado ya todavía más lejos.

¿La Biznaga de Plata significará más fuerza para la película?

Creo que sí. Ya ha ayudado a que tenga más recorrido por distintos festivales y ahora tiene más fuerza para su estreno en los cines el 19 de julio.

El filme cuenta además con la banda sonora de Raül Refree, que puso música a la premiada ‘Entre dos aguas’ de Isaki Lacuesta.

Durante el montaje de ‘Ojos negros’ escuchaba constantemente su álbum ‘Jai Alai’. No teníamos en mente ninguna banda sonora y, de alguna manera, Refree estaba presente. Así que Ivet y yo le escribimos un email larguísimo en el que le proponíamos colaborar con nosotras. Pensábamos que ni nos contestaría.

Pero sí lo hizo.

Sí, y entre risas nos dijo que era el email más largo que había recibido en su vida. Le habíamos adjuntado la película y nos aseguró que, tras ver los primeros diez minutos, tenía claro que quería formar parte de ella.

Tiene 25 años y nos ha sorprendido ya en dos ocasiones. Con este filme y con su participación en el ‘Master of Photography’, donde fue seleccionada en 2016 entre 5.000 aspirantes.

Fue una experiencia que me ayudó mucho. Aunque estoy haciendo ahora cine no dejo de lado la fotografía y estoy abierta a cualquier proyecto que me pueda llegar.

Etiquetas
Comentarios