Ocio y Cultura

LITERATURA

Sherlock Holmes, de San Petersburgo a Zaragoza

El escritor Sergio Colomino presenta en la librería Milcómics 'Sherlock Holmes y el enigma de las muñecas rusas', su tercera adaptación del personaje de Conan Doyle.

Portada de 'Sherlock Holmes y el enigma de las muñecas rusas'.
Portada de 'Sherlock Holmes y el enigma de las muñecas rusas'.
Dracmaycat

Sherlock Holmes, el mejor detective de todos los tiempos, es un personaje demasiado querido por su público como para que no siga protagonizando historias. Sobre todo, cuando en su biografía cuenta con un periodo sin aventuras publicadas en el que, según escribió Sir Arthur Conan Doyle, fingió su propia muerte y se dedicó a realizar misiones por el mundo. Esa, al menos, fue la justificación que se le ocurrió a su autor para retomar el personaje 10 años después de matarlo en un duelo contra su archienemigo, y también es el lapso de tiempo en el que el escritor Sergio Colomino sitúa la acción de 'Sherlock Holmes y el enigma de las muñecas rusas'.

La novela se presenta mañana, 6 de julio, a las 19.30 en la librería Milcómics de Zaragoza (Avenida de San José, 15), donde Colomino firmará también ejemplares de sus anteriores trabajos sobre el detective, las novelas gráficas 'Sherlock Holmes y la conspiración de Barcelona' y 'Sherlock Holmes y el legado de Moriarty'. 

Después de estas dos aventuras, el personaje de Doyle, tomado prestado por Colomino, se desplaza a Rusia en una misión para el servicio secreto británico, pero resulta detenido por la policía del zar. A cambio de su libertad, Holmes deberá investigar una serie de crímenes que están sucediendo en San Petersburgo. "En las dos novelas gráficas anteriores tratamos a Holmes como agente secreto que ejercía durante la época en la que supuestamente estaba muerto, pero a mí me había quedado clavada una espina porque quería hacer una historia de detectives. Esta es una novela clásica, en la que un asesino comete crímenes y deja al lado de cada cadáver una muñeca rusa", explica su autor.

El resultado: una novela con misterios, acertijos y asesinatos protagonizada por el gran Sherlock Holmes. "Es un personaje de dominio público. Cuando era pequeño mi padre me explicaba que los bancos de la calle hay que respetarlos, porque son de todos. Con Holmes, cuyos derechos han expirado, ocurre igual: es de todos. Es un personaje como Drácula, Don Quijote o D'Artagnan y si lo adaptas, hay que tener un poco de respeto", explica Colomino.

Aunque acaba de salir al mercado, esta no será la última aventura del autor sobre el detective: ya prepara una tercera novela gráfica que se situará en el Himalaya, y que se sumará a la gran cantidad de ficciones sobre Sherlock Holmes, como series de televisión, videojuegos, películas o cómics. "Doyle creó una figura mayor que él mismo. No solo hizo un personaje sino un arquetipo que le ha acabado sobreviviendo", dice Colomino para explicar por qué el personaje no ha perdido popularidad desde que saliera publicada su primera historia, allá por 1887, hace ya 132 años.

Etiquetas
Comentarios