Ocio y Cultura

«Nuestros directos tienen mucha energía... y mucha calma»

El dúo zaragozano Rosin de Palo, ganador del Ambar Z Music.

El dúo zaragozano ha ganado el Ambar ZMusic
El dúo zaragozano ha ganado el Ambar ZMusic
Heraldo

«Fue un concierto tremendo. Tuvimos muy buenas sensaciones desde el principio y lo disfrutamos un montón». Así resumía ayer Samuel Azorín la actuación de Rosin de Palo que le valió para ganar el Ámbar ZMusic, imponiéndose en la final a Casi Reptil y L’absence. La final del certamen se celebró la noche del viernes en el parque del Tío Jorge, ante un numeroso público que combatió el calor como pudo.

Nada en Rosin de Palo es convencional o sabido. Porque no se puede ver nada trillado en un dúo que salta a escena confiado en la desnudez de su propuesta musical: batería y bajo sin aporte vocal. De convencional no tienen ni el nombre. «Rosin de Palo es un juego de palabras. En realidad, cada vez que nos lo preguntan damos una respuesta diferente. No sé. Al contrabajo eléctrico se le suele llamar ‘palo’, existe un color que es el rosa palo...»

Rosin de Palo son Mario Vidal, percusionista, y Samuel Azorín, contrabajo. Ambos son estudiantes de sus respectivos instrumentos en el Conservatorio Superior de Aragón. La dureza de las aulas les llevó a buscar una válvula de escape.

Y primero llegó The Band, un proyecto musical que emprendieron junto a Beatriz Gutiérrez ’Begut’ y que fue breve. «Yo conocía a Beatriz del instituto y a Mario del Conservatorio –relata–, y empezamos a hacer cosas juntos. Fue una experiencia apasionante, un año superintenso que se acabó cuando Beatriz se fue a Londres a estudiar. Quisimos seguir adelante. En los conciertos con Beatriz, entre canción y canción, ya hacíamos solos instrumentales».

Y así llegaron a Rosin de Palo, cuyo primer directo fue hace aproximadamente un año en Madrid, en la galería Espacio Cómplice, que se presentó en Aragón durante las pasadas fiestas del Pilar, y que ahora el haber ganado el Ámbar ZMusic puede ayudarle a que su trabajo se conozca mucho más.

«Este proyecto musical se ha ido haciendo cada vez más grande y en los primeros tiempos estaba marcado un poco por la improvisación. Ha sido el productor Sergio Lacasia el que nos ha ayudado a serenarnos y madurar más nuestra propuesta. ¿Como definimos nuestra música? Hacemos un poco de todo. Es difícil clasificar lo inclasificable. Nuestro sonido era al principio muy ‘grunge’ y poco a poco se ha ido matizando». Sus directos poseen «mucha energía... y mucha calma». Y el dúo, que ya tiene un disco con 9 temas en el mercado, se aventura ya en un verano intenso, con actuaciones en Valencia, Huesca y Barcelona. «Seguiremos invirtiendo en nuestra música», concluye Azorín.

Etiquetas
Comentarios