Ocio y Cultura

entrevista

Oihán Palacín: "En magia, ningún truco es perfecto"

Nacido en Zaragoza en el año 2000, es el ilusionista más joven que ha conseguido ganar el Premio Nacional en la modalidad de Manipulación.

El mago zaragozano Oihán Palacín, durante un ensayo.
El mago zaragozano Oihán Palacín, durante un ensayo.
José Miguel Marco

Campeón de España a los 18 años, casi nada.

La verdad es que han pasado cuatro días y aún no me lo creo. Sabía que el número que llevaba era muy bueno, pero ni en el mejor de mis sueños pensaba en ganar un premio, menos aún el primero.

¿Qué tiene de especial, pues, su número?

Que le he puesto mucho cariño.

¿Pero lo importante no es el truco, el engaño?

Claro, pero si te limitas a hacer un truco, por muy bueno que sea, se va a quedar en eso, en un simple truco. Lo que lo va a convertir en algo especial es el cariño que tú pongas en él. Le digo una cosa: a los ilusionistas nos gusta hablar de juegos, no de trucos. Aunque la magia sea un engaño.

Usted iba para deportista.

He hecho muchas cosas: motocross, boxeo, fútbol... incluso coctelería. Los deportes me han dado conocidos pero la magia me ha dado amigos. En cualquier lugar de España a donde vaya tengo un techo para dormir. Y eso... eso no tiene precio.

¿Puede hacer desaparecer este calor que padecemos?

No, no. Eso solo está al alcance de los centros comerciales. Como dice Sergio Cisneros, los magos no existen; la magia sí.

¿Todo es posible en la magia?

Todo no... Si yo fuera mago de verdad, mi abuelo nunca hubiera tenido cáncer.

Como mago especialista en Manipulación, trabaja con cartas y bolas. ¿La habilidad es lo más importante?

No siempre. El espectador de este tipo de números tiene una tendencia natural a pensar que todo lo que ve es cuestión de habilidad. Yo la entreno, claro, hago ejercicios de manos propios de los pianistas para ganar elasticidad, y ejercicios de fuerza y de reflejos. Pero mi trabajo consiste en hacerle pensar al espectador que la base de lo que ve no es habilidad, sino magia de verdad. Ahí está el secreto del éxito. Por eso me gusta tanto esta especialidad, porque el foco lo cargo en mí y todo lo que siento sobre el escenario es lo que trasmito al público.

Las nuevas tecnologías ¿son una ayuda para el mago actual, o una amenaza porque resulta más fácil coger los trucos?

Son una ayuda infinita, porque nosotros lo aprovechamos todo. También, es cierto, te sientes más vigilado. En todos los ‘shows’ hay alguien que busca pillarte el truco y ponerte en evidencia. Pero son cosas del mundo del espectáculo.

¿Alguna vez le ha salido todo mal y ha quedado el engaño al descubierto?

Me ha pasado y me seguirá pasando. Pero no queda otra que seguir adelante. Salir airoso de esas situaciones tiene mucho que ver con la forma de ser que tengas sobre el escenario. Si eres prepotente, y fallas, lo que vas a encontrar en el público es indiferencia; si eres humilde, pero de forma natural, sin imposturas, el público te va a acabar ayudando. Y te aplaudirá.

Pero el público no tiene piedad con los fallos, ¿no?

No le gustan, no. Pero, en realidad, lo que exige el público es, por encima de todas las cosas, divertirse. Es importante que el truco esté bien hecho, claro, pero si no tienes la mejor técnica del mundo, tu manera de ser puede ayudarte mucho en escena, puede incluso dejar el truco, el engaño, en un segundo plano. Cada público, en realidad, es una atmósfera.

El estado de ánimo del mago ¿influye?

En cada función, el público es distinto, pero también lo es el artista. El jueves pasado, en el Campeonato de España, yo mismo me quedé impresionado por lo bien que lo hice. Esa noche salimos a celebrarlo, apenas dormí un par de horas, y en la gala de entrega de premios tenía que repetir el mismo número. Lo hice correcto, sí, pero la actuación no tuvo nada que ver.

Usted es de los pocos magos que trabaja con cartas y bolas y sale a escena con camiseta de manga corta. ¿No es demasiada dificultad?

Es mi estilo. personal.

Pero se limita mucho. ¿Puede hacer trucos con 10 o 15 bolas?

Sí.

¿Con 20?

Lo he hecho ya.

¿Con 25?

No lo he hecho aún, pero puede hacerse. Seguro.

¿No está casi todo publicado en los libros?

Un aficionado a la magia encontrará muchas respuestas en ellos, pero no todo, ni mucho menos. Donde más información valiosa encuentra un mago es en su propio ojo, en observar a los demás y averiguar por qué algo en concreto funciona o no.

¿Cuándo se le va a poder ver actuar en Zaragoza?

En un festival que se celebra los días 12, 13 y 14 de julio en La Casa del Circo y en el que participamos 15 magos de toda España.

Etiquetas
Comentarios