Ocio y Cultura

La 'Amante del Vaticano' de Velázquez sale a subasta en Sotheby’s

El 3 de julio se subastará el retrato perdido desde hace mucho tiempo de Olimpia Maidalchini Pamphilj, ardiente feminista precoz que ejerció el poder a la sombra del Papa Inocencio X.

Olimpia Maidalchini Pamphilj controló todos los aspectos de la vida en el Vaticano.
Olimpia Maidalchini Pamphilj controló todos los aspectos de la vida en el Vaticano.
HA

Fue la mujer más poderosa del siglo XVII en Roma. Ambiciosa, dominante y profundamente corrupta, Olimpia Maidalchini Pamphilj, cuñada, reputada amante y titiritera del Papa Inocencio X, controló todos los aspectos de la vida en el Vaticano. Probablemente una de las primeras feministas, era adorada por mujeres de todo el mundo católico que se congregaban alrededor de su palacio y aclamaban su llegada, pero despreciada por los hombres de la corte papal que condenaban la enorme influencia y control que ejercía sobre el pontífice. Dominando todo salvo denominarse de facto Papa, esta formidable mujer, siglos adelantada a su tiempo, tomó control de una de las instituciones más poderosas y en manos masculinas de la historia europea.

El 3 de julio, Sotheby’s sacará a subasta una recientemente descubierta pintura de Olimpia Pamphilj del maestro español Diego Velázquez. Perdido durante casi tres siglos, este retrato formó parte en su día de la ilustre colección de Don Gaspar Méndez de Haro y Guzmán, VII Marqués del Carpio, uno de los más importantes mecenas y coleccionistas de las artes del siglo XVII en Italia. Su último registro es de 1724, cuando desapareció sin rastro. El paradero de la pintura permaneció absolutamente desconocido hasta que un día, una obra sin atribución vendida en la década de 1980 como 'anónimo Escuela holandesa', se llevó a la oficina de Sotheby’s Ámsterdam. Una intrigante numeración escondida en el reverso de la obra incitó a los especialistas de Sotheby’s a iniciar un proceso de investigación y descubrimiento, lo que llevó a comprender que este impresionante retrato era el original perdido desde hace mucho tiempo de Velázquez; una pintura muy reverenciada en su momento y realizada durante el “período de oro” del artista.

Pintado en 1649-50 durante el segundo viaje de Velázquez a Roma, el retrato de Olimpia Maidalchini Pamphilj, cuyo valor se estima en unos tres millones, pertenece a un extraordinario momento de genialidad en el que artista produjo algunas de sus obras maestras más célebres, incluyendo el retrato de Inocencio X. Es uno de los pocos retratos, y el único femenino, seleccionado para ser pintado por Velázquez durante su visita; representa a una mujer robusta y de marcada papada e irradia la habilidad única del artista para capturar y transmitir las personalidades de los representados.

Encargada por o para la propia Olimpia, está documentado que la pintura ha estado en las colecciones de numerosas figuras notables del siglo XVII y XVIII, incluyendo en la del nieto del Cardenal Camillo Massimi, un famoso experto y mecenas del arte, y de Don Gaspar Méndez de Haro y Guzmán, VII Marqués del Carpio, quien a su muerte había reunido más de 1.800 pinturas, incluyendo al menos seis pinturas de Velázquez. Bien documentado en distintas colecciones a partir de entonces, el último registro de la obra es en la colección del Cardenal Pompeo Aldrovandi de Bolonia y Roma en 1724, cuando se pierde su rastro.

Etiquetas
Comentarios