Ocio y Cultura

Pisos de superlujo en el antiguo palacete de Ramón y Cajal en Madrid

Del inmueble, que habitó el científico entre 1911 y 1934, solo se conservará la fachada

Aspecto que presenta en la actualidad el palacete en el que vivió Ramón y Cajal en Madrid
Aspecto que presenta en la actualidad el palacete en el que vivió Ramón y Cajal en Madrid
Enrique Cidoncha

El Palacete Ramón y Cajal fue la penúltima oportunidad perdida de dedicar en Madrid un gran museo a la figura del científico aragonés.

La casa, en la calle de Alfonso XII, 64, avanza con paso firme en su transformación en un bloque de viviendas de superlujo, según proyecto de la promotora Nuevo Concepto. En plano se ofrecían a la venta un dúplex y cuatro viviendas, de las que aún quedan dos a la venta: ambas, de casi 400 metros cuadrados, se pueden adquirir por 3,2 millones de euros.

El inmueble figura en el Catálogo de Edificios Protegidos del Plan General de Ordenación de Madrid de 1997 con el nivel 1 de protección, ‘grado integral’. Además, goza de protección especial la lápida conmemorativa ubicada cerca de la puerta.

Según la promotora, «debido al grado de protección, el Palacete de Ramón y Cajal, al igual que la fachada, conserva la estructura original del portal y las escaleras por los cuales se accederá al resto de las viviendas». Es decir, que prácticamente es la fachada lo único que se conserva del edificio que Cajal encargó al arquitecto Julio Martínez-Zapata.

Hasta 1911 Cajal tuvo dos domicilios en la capital de España. Primero, una casa de campo con huerta, prácticamente en un despoblado; y, posteriormente, habitó un piso en el Barrio de las Letras. Con el dinero del premio Nobel de 1906 quiso construirse un palacete, para el que impuso dos requisitos: que estuviera en un lugar aislado, porque quería observar el cielo con su telescopio; y que se ubicara cerca del Real Observatorio de Madrid.

Ahora, el palacete donde vivió Cajal hasta su muerte en 1934, con el laboratorio del sótano incluido, se está convirtiendo en un edificio de viviendas de superlujo, con 17 plazas de aparcamiento totalmente robotizadas, ascensor panorámico interior, calefacción de suelo radiante, acabados de primera calidad, cocinas totalmente equipadas con electrodomésticos de última generación y sistemas capaces de automatizar una vivienda.

Etiquetas
Comentarios