Ocio y Cultura

Siete razones para viajar en un crucero estas vacaciones

Los viajes a bordo de un barco con todos los servicios de un hotel a tus disponibilidad han dejado de ser una exclusiva fórmula de ocio para convertirse en una alternativa más para disfrutar de las vacaciones

Los cruceros ganan cada vez más adeptos entre los viajeros
Pixabay

Visitar varios países en un solo viaje, durmiendo cada noche en la misma cama y disfrutando de todos los servicios de un hotel. Las vacaciones a bordo de un crucero se han convertido una opción que cada vez cuenta con más adeptos. Sin embargo, todavía hay viajeros que piensan que este tipo de viaje es demasiado caro o que no da tiempo a disfrutar del destino, cuando la realidad es diferente y disfrutar de un crucero en vacaciones puede ser una gran opción. Si todavía no has subido a bordo de ninguno, te damos siete razones para que te animes a probar este verano:

1

Rápido y sencillo

Si no tienes tiempo de planificar tus vacaciones, un crucero es tu mejor opción para visitar cualquier destino exótico sin preocuparte de la preparación del viaje. Cada noche aparecerá sobre tu cama el diario de a bordo del día siguiente, en el que se incluye información del nuevo destino a visitar. Además, dentro del barco puedes contratar excursiones en cada una de las localidades donde se atraca. Olvídate de los problemas para cuadrar vuelos, traslados y reservas de hoteles.

2

Economía

En contra de la creencia generalizada de que un crucero es una forma cara de viajar, lo que sí permite este tipo de vacaciones es controlar los gastos desde el inicio del viaje, ya que casi todo lo que tenemos que pagar está incluido: comida, alojamiento, desplazamientos, entretenimientos... Si se calcula el coste por persona y día entre unas vacaciones en la costa y un crucero, el resultado sorprenderá a más de uno. Incluso existen trucos para ahorrar al comprar tu pasaje

3

Maletas

Hasta que no lo has vivido, no eres consciente de la gran comodidad que supone hacer y deshacer la maleta una sola vez durante todo el viaje, independientemente de los destinos que se visiten durante las vacaciones. Nada de facturar, pesar, plegar y jugar al Tetris cada vez que cambias de localización. La maleta aparece el primer día de viaje en la puerta de tu camarote y ya te puedes olvidar de ella hasta que no debes dejarla en el mismo lugar el último día. 

4

Comodidad

Da igual las fronteras que cruces y los países que visites durante todas las vacaciones. Cada noche regresas a tu cuarto, con tu armario, tu equipaje y tu cama. Con el emocionante añadido de que al día siguiente despertarás sin saber muy bien cuáles serán las vistas que te ofrecerá la ventana.

5

Internacional

Aunque estés recorriendo la costa de España, dentro de un barco te encontrarás con un submundo muy internacional. Entre la tripulación y los pasajeros podrás encontrar gente de muy diversas nacionalidades, con la que coincidirás en diferentes actividades y podrás entablar conversación.

6

Ocio

En un crucero no hay tiempo para aburrirse. En primer lugar hay que agotar todas las opciones que nos ofrece la ciudad de destino, pero una vez a bordo, la diversión continúa. La comida es abundante y las opciones de ocio variadas. Gimnasios, spas, restaurantes, piscinas, clubs de ocio e, incluso, teatros, cines y todo tipo de fiestas te esperan a bordo.

Amar a los hijos incondicionalmente es su necesidad más profunda
7

Familiar

Para todos aquellos que viajen con niños pequeños durante sus vacaciones, los cruceros suponen una forma de reducir el estrés de los desplazamientos porque permite ver muchos destinos de forma cómoda y, si los pequeños se cansan mucho, siempre se puede volver al barco, donde a cualquier hora habrá una actividad pensada especialmente para ellos que les impedirá aburrirse. Además, si miramos el bolsillo, en muchos cruceros, los niños pueden embarcar gratis.

Etiquetas
Comentarios