Ocio y Cultura

Opinión

Sobre Berlín

Por
  • Octavio Gómez Milián
En Zaragoza, los ángeles protectores se reúnen junto a la estatua de Neptuno.
En Zaragoza, los ángeles protectores se reúnen junto a la estatua de Neptuno.
Guillermo Mestre

La semana pasada, la compañía aragonesa Teatro Che y Moche estrenó su versión de ‘El cielo sobre Berlín’ de Wim Wenders sobre un guion de Peter Handke en el Teatro Principal de Zaragoza. La imaginería de los ángeles protectores con sus abrigos largos, dudando entre lo terrenal y lo divino en un agonizante Berlín lleno de cicatrices sirvió como inspiración a toda una generación de creadores a mediados de los años noventa. Siempre que pienso en Wim Wenders vuelvo a Ray Loriga y a su libro ‘Héroes’, que tomaba su título de una canción de David Bowie compuesta en los Hansa Studios, junto al Muro de Berlín. Cómo nos gustaba Loriga en aquella época. Fui a ver ‘Tan lejos, tan cerca’ al Cineclub del Cerbuna y fue la primera vez que vi a Nastassja Kinski en una pantalla grande. Cuando pienso en Peter Handke me viene a la cabeza Félix Romeo, que escribió ‘Dibujos animados’ con un pie puesto en Georges Perec y el otro en Handke. Peter Handke pasó por Zaragoza camino de Soria para escribir ‘Ensayo sobre el jukebox’, buscaba la afonía social de la frontera entre Aragón y Castilla. Años después, Félix Romeo y su amigo Ismael Grasa siguieron las huellas de Handke por la capital castellana buscando, con una foto del escritor, en los restaurantes chinos donde almorzaba alguien que lo recordase. De Soria a Berlín pasando por ‘París-Texas’. Son muchas casualidades. En Zaragoza los ángeles llevan las alas recogidas dentro del abrigo, Cassiel es de un pueblo llamado Ateca y todos se juntan en la estatua de Neptuno que hay en el Parque Grande.

Octavio Gómez Milián es profesor y escritor

Etiquetas