Despliega el menú
Ocio y Cultura

música

Francho Sarrablo: "En Aragón los cantautores y poetas hemos idealizado el mar"

Nacido en Boltaña en 1985, se inició en La Ronda y ha construido su carrera con versatilidad y pasión. Publica su tercer álbum: ‘Las cenizas del tiempo’.

El cantante Francho Sarrablo publica un nuevo álbum.
El cantante Francho Sarrablo publica un nuevo álbum.
Héctor Sarrio

¿Cuál es el espíritu del álbum ‘Las cenizas del tiempo’?

El concepto del disco, reflejado en la portada, está unido al paso del tiempo y a cómo construimos los recuerdos del pasado y los anhelos del futuro. ‘Rasmia’, ‘Salto sin red’ y ‘Las cenizas del tiempo’ son las canciones que más consolidan el concepto del disco. Vivir es ver morir otras vidas que pudieron haber sido, el camino nos cambia... pero siempre queda un anhelo del mar que nos invita a comenzar nuevos horizontes. 

¿No se ha colado un poso de melancolía, no sé si de elegía?

En mí habitan de forma natural diferentes tradiciones. Tengo una vertiente rockera más enérgica y emocional que invita a canciones más vitalistas y a no rendirse. Pero también una tradición más de cantautor, que piensa más las letras y busca a través de ellas trasmitir mensajes más complejos. 

Da la sensación de que apuesta por el rock, claramente, y también hay otros registros.

Por mi formación y mi trayectoria como músico me sale de forma natural. Soy muy ecléctico. Cuando tocas diferentes instrumentos como la guitarra eléctrica y el clarinete, o la gaita y el saxo..., todo eso te lleva a desarrollar diferentes músicas y a que navegues por diferentes estilos.

¿Por qué el mar está tan vivo en el álbum? Una de las canciones más bonitas es ‘El eco del mar’?

Creo que hay una tradición poética en Aragón presente en muchos de sus cantores y poetas donde, precisamente por no tener mar, lo hemos idealizado como metáfora de nuestros anhelos. Desde Labordeta, Carbonell y La Ronda de Boltaña a Ixo Rai.  ‘El eco del mar’ representa un lugar imaginado por alguien que recuerda un tiempo lejano, donde se mezclan deseo y realidad.

Hay una vertiente social en varios temas. ¿Por qué?

En todos mis discos hay canciones con temas sociales. En este tercero, ‘Triste noche’ y ‘El negocio de la guerra’ son los más representativos. El primero nos habla de la violencia machista y el segundo del uso de la guerra con intereses económicos. 

Uno de los mejores temas, narrativo y épico, es ‘El bar de los vencidos’. ¿En quiénes piensa?

‘El bar de los vencidos’ es un lugar imaginado, o quizás no tanto, donde beben los que lucharon por causas perdidas. Y, sin embargo, el tiempo les dio la razón y sus luchas que un día perdieron han servido a otros que llegaron después. ¿Qué sería la historia del arte si Vincent van Gogh hubiera dejado de pintar porque no vendía cuadros?

¿Cómo definiría la presencia del amor? Al menos se ve en ‘Sé bien’, ‘Triste noche’ y ‘Glarimas de vin’? ¿Cómo lo siente?

Son tres temas bien diferentes. El primero es ante todo un rocanrol gamberro cuyo único objetivo es divertirnos. ‘Triste noche’ es una historia inventada, donde el protagonista descubre que un viejo amor suyo ha sido víctima de un crimen machista y sospecha que él también pudo tener una relación machista con ella. ‘Glarimas de vin’ habla de una historia de amor que pudo haber sido y por culpa de unos tragos de más nunca fue. Es una historia ya contada en canciones como ‘Ojos de Gata’, pero aquí lo hago en aragonés en un pueblo del Pirineo.

Tiene muchos colaboradores. ¿Cómo han sido los arreglos?

A parte de los amigos invitados, como La Ronda de Boltaña, María Lorenzo, Jorge Asín, J. R. Marcuello..., hemos trabajado las canciones los mismos músicos que las interpretamos en directo, haciendo de este no solo un disco de cantautor, también de una banda con un sonido propio y reconocible, gracias al trabajo de Jaime Lapeña, Josemi Pasamar y Jonás Gimeno. 

¿Cómo es la carrera que sueña?

El reto es poder seguir haciendo las canciones y los discos que quiero y poder llevar mi música a otros lugares. Y seguir formándome como músico. Necesito que mis raíces estén presentes.

¿Cómo son sus letras?

Mis letras intentan buscar un equilibrio. Busco que sean poéticas sin llegar a ser poesía, ya que las canciones tienen otra arquitectura, pues deben ser cantables y eso siempre condiciona.

Etiquetas
Comentarios