Ocio y Cultura

Arte urbano

Seis artistas internacionales dan de nuevo color a fachadas de Alfamén

La tercera edición del festival Asalto añade siete nuevos murales a los 22 que ya había en la localidad zaragozana.

El zaragozano Hugo Casanova, ante su mural en una antigua nave donde tenían lugar las verbenas.
El zaragozano Hugo Casanova, ante su mural en una antigua nave donde tenían lugar las verbenas.
JMACIPE

Racimos de uva, manzanas, sandías, las formas que deja el discurrir del agua, el ambiente de una verbena de verano o conjuntos abstractos. Estos son algunos de los elementos que protagonizan las siete nuevas intervenciones que se desarrollan en la actual edición del proyecto Asalto en Alfamén, que desde hace tres años dio el salto desde las calles de Zaragoza hasta las fachadas de este municipio del Campo de Cariñena. De las dos ocasiones anteriores, el pueblo guarda hasta 22 trabajos de diferentes artistas nacionales e internacionales. En cada rincón de la localidad se erige una de esas obras, desde la fachada de la escuela infantil, al exterior de la casa de cultura o una vivienda particular, entre otras.

"A mí me encantan todas y a mi nieta también, que se queda rato y rato mirándolas. Son unas auténticas obras de arte", reconoce Josefa Taravilla, vecina de la localidad.

En la confluencia de la calle Baltasar Gracián con la carretera A-1304 se encuentra la ilustradora francesa asentada en Barcelona Perrine Honoré. Ha optado por unir el mismo lienzo elementos abstractos, animales y productos que se cultivan en la zona. "Nunca había trabajado en un pueblo, pero la gente es muy simpática y está muy involucrada", explica mientras da algunas pinceladas de azul marino.

Ella fue la encargada durante el pasado fin de semana de coordinar un mural participativo que se ha ubicado en el patio de la escuela infantil y que daba la bienvenida a los votantes que se acercaron a las urnas. Además de Honoré, Joan Tarragó, Susana Blasco, Mohamed L’Ghacham y Francisco Maturana han sido los otros encargados de dar color a las arterias de Alfamén.

A ellos se añade el zaragozano asentado en Teruel Hugo Casanova, quien está trabajando sobre el lienzo que le proporciona una de las paredes de una antigua nave donde se desarrollaban las verbenas del pueblo. "Tenía pensado que mi intervención pudiera ser una escena cotidiana, una escena de las fiestas locales y cuando hice el recorrido con un responsable municipal, me explicó la historia de este lugar y lo vi perfecto", reconoce.

Para darle forma, reconoce que el trato con los vecinos ha sido "fundamental". "He pedido fotos de la época para extraer la esencia de ese momento», puntualiza. También reconoce que «he tocado la fibra" y que algunos vecinos se han acercado para contarle anécdotas.

Esta cita se prolonga hasta este sábado.

Etiquetas
Comentarios