Despliega el menú
Ocio y Cultura

cultura

"El aragonés es un guerrero que ha de lucharlo todo y lucharlo más"

La guionista y directora de cine Paula Ortiz (Zaragoza, 1979) recibe en el palacio de la Aljafería la Medalla de las Cortes de Aragón.

Paula Ortiz, premio Medalla de las Cortes de Aragón.
Paula Ortiz, premio Medalla de las Cortes de Aragón.
Guillermo Mestre

La cineasta Paula Ortiz (Zaragoza, 1979) recibe la Medalla de las Cortes de Aragón en la Aljafería, un galardón que desde su creación en 1986 ha distinguido a personajes como Felipe VI o instituciones como la Universidad de Zaragoza.

¿Cómo lo valora?

Supone una gran distinción porque representa todo un símbolo en nuestra comunidad. Es un honor, una gran responsabilidad y una alegría porque reconoce el necesario cuidado de la cultura y la identidad aragonesas a través de las historias que nos contamos con el cine, la música, las artes…

¿En qué momento de su vida le llega la Medalla?

Tengo la sensación de que aún me quedan pendientes por hacer muchas películas para merecer este premio.

Y le llega, también, en un buen momento profesional, con producciones como la película ‘Barba Azul’, entre otras.

Tengo varios proyectos dentro y fuera de España. Profesionalmente, está resultando duro trabajar por la dificultad de encontrar financiación. El cine vive un momento arduo y salvaje, pero este premio demuestra que esta profesión cuenta, afecta, mueve y es reconocida.

¿Para cuándo se pondrá al frente de una gran producción?

Historias no faltan nunca. El mundo y la experiencia vital te regalan diariamente grandes y maravillosas historias que contar, pero no sé muy bien cuándo, ya que las superproducciones son costosas y difíciles.

La Medalla de las Cortes reconoce valores de Aragón. ¿Contienen sus películas las mismas referencias?

Irremediablemente. Es imposible abstraerme de los valores de Aragón porque pertenezco a esta tierra. Estoy construida de la identidad aragonesa, de sus raíces, de lo que he vivido aquí. Somos una comunidad superviviente que sale a flote siempre, en condiciones siempre duras. Somos guerreros y tenemos que lucharlo todo y lucharlo más. Somos resistentes, gente que no desfallece. Yo me siento así e intento que las heroínas de mis películas defiendan estos valores.

Por ejemplo.

Mis trabajos reivindican los paisajes de Aragón.

Dicen que Aragón es tierra de cine. ¿Hay facilidades para rodar aquí?

Hacer cine es muy complicado en España y, en Aragón, aún más. Hay pocas estructuras y una falta tremenda de recursos. A veces, es un camino lleno de obstáculos intentar rodar en Aragón a causa de requerimientos financieros, técnicos o de producción. No se facilita todo lo que sería necesario y, sin embargo, animo a que se haga porque la industria del cine trae trabajo, es riqueza.

¿En quién piensa?

Pienso en la administración pública. No tanto en la necesidad de conceder más recursos, sino en una coordinación mayor.

¿Hay mimbres suficientes para hacer cine en Aragón?

Hay una generación de gente que se ha formado fuera de España muchísimo y en todos los ámbitos. Tenemos todo lo necesario para hacer cine, con profesionales muy preparados y con el talento suficiente. El cine es un arte que requiere de unos esfuerzos financieros que luego, es verdad, retornan. No reivindico una ayuda social para el sector, sino una industria.

Como mujer, ¿ha tenido dificultades especiales para trabajar?

Siempre he sentido que por ser mujer es más difícil, que te lo tienes que trabajar más, que parece que nos hacen demostrar más nuestra capacidad en contextos muy masculinizados. Ser cineasta y mujer exige sobresfuerzos físicos, familiares y tener que alzar la voz para que te escuchen, cuando por recorrido, preparación y derecho no deberías. Existe una desconfianza cultural y social muy fuerte a que las mujeres lleven el timón de grandes proyectos audiovisuales. Hay miedo y reticencia a que nosotras estemos ahí. Solo el 7% de producciones las dirige una mujer.

Etiquetas
Comentarios