Ocio y Cultura

arte

El Museo de Zaragoza reabre sus salas renacentistas con 14 obras inéditas

Desmontadas por las obras del parquin de la calle Moret, en su nueva andadura muestran piezas nunca vistas, como la recién restaurada silla del Abad de Rueda

El Museo de Zaragoza ha comenzado a reabrir, "paso a paso", las salas que hubo de cerrar por precaución debido a las vecinas obras del parquin de la calle Moret. Entre ellas, este miércoles le tocó el turno a la del arte del Renacimiento, que, en esta nueva andadura mostrará 14 obras inéditas del total de 40 que se distribuyen en dos estancias: una dedicada al primer Renacimiento y otra, a sus postrimerías lindantes con el Barroco. En la primera, la escultura y otras técnicas artesanales superan en número a la obra pictórica, que domina en el otro espacio. Entre las piezas inéditas que se muestran a partir de ahora al público se encuentra, por ejemplo, la espectacular silla del Abad de Rueda, recientemente restaurada. Isidro Aguilera, director del museo, explicó que estos espacios reabiertos no "son cualquiera, ya que exhiben un movimiento artístico esplendoroso en Aragón". Muestra de ello, los visitantes podrán disfrutar a partir de ahora, por ejemplo, de dos columnas esculpidas por Gil de Morlanes o de varias esculturas de Damián Forment. En cuanto a las pinturas, Aguilera destacó un retablo de Jerónimo Cosida o un retrato de Alfonso V a cargo de Juan de Juanes. Entre las obras sigulares, una de Laviana Fontana, una de las escasísimas mujeres pintoras no anónimas de la época (siglo XVI). Se trata de un doble retrato (de ella y de su marido), por ambas caras sobre un pequeña plancha de cobre, que la artista regaló a su esposo. Se expone en uno de los muebles construidos ex profeso para estas nuevas salas.

La idea general de esta reapertura, y de las salas que están por abrir (como la dedicada al Gótico, que, previsiblemente, se hará el mes que viene) es, según Isidro Aguilera, "mostrar que la estética del Renacimiento no reside solo en los grandes edificios, sino también en expresiones más modestas". Por ello, en los criterios de selección expositivos ha primado "en primer lugar, la calidad artística y su representatividad y, en segundo lugar, la variedad, de manera que se muestran pinturas sobre cobre, mobiliario, cerámica...".

Entre las novedades, destaca también el color de las paredes. En esta caso, un azul intenso que, como explicó Aguilera, "es un toque diferente, transgresor, que combina en este caso muy bien con los tonos verdes y los trajes que caracterizan el arte del Renacimiento". La del Gótico, que ya se ultima, estará pintada en verde, de manera que cada tono se corresponda con un momento de la historia del arte.

Nacho Escuín, director general de Cultura y Patrimonio del Gobierno de Aragón, acompañó a Isidro Aguilera en la reapertura. Destacó "la elección de las obras, los nuevos muebles expositores y las nuevas técnicas que estos han traído al museo, precisamente, a uno de sus corazones, su colección renacentista". Destacó que el Museo de Zaragoza, un lugar que describió como "un espacio singular para el arte" es "más abierto y accesible... y gratuito".

Etiquetas