Ocio y Cultura
Suscríbete

XIII CONCURSO RELATO BREVE DE HERALDO

Etérea melodía

Una taza de té
Una taza de té

La taza se rompió en mil pedazos. En el suelo, triste y desconsolada, imploraba un entierro digno. Manuel se limitó a recoger los fragmentos. Había pertenecido a la familia durante generaciones. En un segundo, ni rastro de ella.

—Metáfora de la historia de este pueblo-pensóLlegó la tarde anterior. Enfiló la cuesta de  Los Parrales en dirección a casa de los abuelos. Sólo quería dormir.

El día amaneció claro y soleado. La primavera se adivinaba. Hacía fresco. Los prados verdes despedían un olor húmedo.

—Recuerdo hace años, el trajín de las mañanas: los hombres camino del campo con el ganado, los niños jugando en la calle, las mujeres barriendo en las puertas. Ahora no se ve a nadie. Apenas cuatro casas en pie.

El arroyo con su etérea melodía, generaba una complejidad cromática de matices ocres, plata y dorados. La pequeña ermita aparecía en el claro. A lo lejos, los picos nevados. Una estampa idílica. Sólo faltaba vida.

Lea todos los relatos que participan en el XIII Concurso de relato breve de Heraldo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión