Ocio y Cultura

EXPOSICIONES

Todo un mundo construido con millones de piezas de Lego, en Zaragoza

Puerto Venecia acoge la mayor exposición itinerante sobre el popular juguete con hitos históricos, grandes personajes y sagas de ficción.

Una réplica del Titanic de 10 metros de largo, una representación a escala real del hombre más alto del mundo o una figura del dios Thor han hecho su aparición en el centro comercial zaragozano Intu Puerto Venecia. Pero no para venderse en una de sus tiendas, sino en forma de millones de piezas de Lego y para ser contempladas en la calle Teatro de Malibrán, 22, junto a Media Markt, hasta el 9 de junio próximo. Se trata de la mayor exposición itinerante con bloques de este juguete de Europa, según sus promotores, y esta es la primera vez que recala en España. Antes, ha visitado 55 ciudades de siete países diferentes.

"Hace seis años, mi mujer, unos amigos y yo empezamos este proyecto comprando un juego de Lego a mi hijo. Era la única manera de que se concentrara en algo", contó su creador, el polaco Rafał Szymanski. Junto a sus colaboradores, es el diseñador de todas las figuras, para las que emplean programas informáticos para prever cuántos bloques necesitarán.

Exposición de Lego en Zaragoza
La figura del baloncestista Marcin Gortat y, detrás, la zona de juegos de la exposición.
TONI GALAN

"Hemos preparado esta exposición durante semanas, con un equipo de más de 20 personas", explicó Mario Rozmiarek, otro de los responsables de la muestra. La gerente de Intu Puerto Venecia, Eva Marín, también estuvo presente en la inauguración, durante la cual agradeció a Szymanski y Rozmiarek haber elegido el centro comercial zaragozano y adelantó que la muestra "va a gustar mucho".

La muestra de piezas más grande de Europa estará en Intu Puerto Venecia desde el 11 de abril hasta el 9 de junio.

La exposición es gratuita para los niños que midan menos de 0,95 metros. A partir de ahí, acceder cuesta 5,50 euros por las mañanas, 7,50 por las tardes y 8,50 los fines de semana. Las figuras están divididas en varias secciones temáticas, empezando por la de ‘Star Wars’, con naves y personajes de las películas, y continuando por una de personalidades, como la extenista Martina Navratilova o el baloncestista Marcin Gortat.

Figuras educativas

Para Szymanski, esta muestra debe tener un valor educativo, además de lúdico. Por eso representa a deportistas, para "enseñar a los niños que hay que trabajar duro antes de triunfar", afirmó. Junto a los atletas, también hay una representación de Robert Wadlow, el hombre más alto del mundo según el Guinness, que alcanzó los 2,72 metros de altura.

En la tercera zona se acentúa aún más la intención didáctica, mostrando las diferentes partes del cuerpo humano y sus funciones. "El esqueleto es especialmente difícil de montar –contó su creador–. Además, se arma y se desarma en cada exposición". Aunque algunas figuras sí se transportan íntegramente, como el barco de la película ‘Piratas’, de Roman Polanski, otras como esta deben levantarse de nuevo en cada ciudad que visitan.

Es el caso de la maqueta del Titanic, que mide 10 metros de largo y cuenta con medio millón de piezas. "Las buscamos todo el rato. Algunas solo están en foros y mercados. La ropa de los personajes que están en esta maqueta, por ejemplo, imita la de los años 20 y esas figuras ya no se venden", explicó Rozmiarek. Montar esta figura requiere un equipo de entre cuatro y cinco personas trabajando durante siete horas, dijo Szymanski sin darle demasiada importancia. Por cierto, en la maqueta hay varias escenas escondidas de la película.

El apartado educativo continúa con la representación de momentos históricos relevantes, como la llegada del hombre a la Luna o la caída del Muro de Berlín. "En el lado del Este hemos empleado colores más oscuros y en el del Oeste, más claros. Son simbólicos", explicó su creador.

Botones y luces

Uno de los factores que se tiene en cuenta en la exposición es la interactividad. Varios de los expositores cuentan con botones que activan los movimientos de las figuras –como unos robots que representan arañas o inventos de Leonardo da Vinci– o que encienden y apagan las luces –como las del Destructor Imperial de ‘Star Wars’, para simular la oscuridad del espacio exterior–.

La única norma de estas figuras es que todo en ellas esté hecho con piezas de Lego, incluyendo estos mecanismos y los detalles más pequeños. Para terminar la visita, hay una zona con cientos de piezas con las que elaborar nuevas creaciones y un gran mural en el que dejar un mensaje personal montado, por supuesto, con los populares bloques de plástico.

Etiquetas
Comentarios