Despliega el menú
Ocio y Cultura

LITERATURA

Películas, libros y precuelas convierten en eterno el fenómeno de Harry Potter

La continuación, con ‘Animales fantásticos’, ha atrapado a una nueva generación de seguidores. La emisión de filmes por la televisión ha llevado a jóvenes adultos a revisitar la saga literaria

La saga de 'Animales fantásticos' a tomado el relevo
La saga de 'Animales fantásticos' a tomado el relevo
Warner Bros

Han pasado más de 20 años desde la publicación del primer libro de Harry Potter y una década desde que concluyese la saga literaria. Hace ya otros siete años que se proyectó la última de las ocho películas, que se han emitido un sinfín de veces en televisión. Y, aún así, la magia continúa. El fenómeno de Harry Potter es incombustible, con precuelas, secuelas, libros que amplían el universo mágico, todo tipo de mercadotecnia (desde un felpudo a unos guantes de lana) "y desde hace un año o así ha vuelto a crecer. El estreno de las nuevas películas, relacionadas con el libro de ‘Animales fantásticos’ han revivido la fiebre", destaca Juncal Pibernat, desde Fnac Plaza de España, en Zaragoza.

Solo en esta librería los productos de Harry Potter están en tres plantas diferentes. A la entrada, se pueden comprar los siete libros de la saga, los tres que completan la colección ‘Biblioteca Hogwarts’ (‘Cuentos de Beedle el Bardo’, ‘Quidditch a través de los tiempos’ y ‘Animales fantásticos y dónde encontrarlos’), el guión de la obra de teatro ‘El legado maldito’, volúmenes sobre cómo se hicieron las películas, historias de las varitas... «Es tal la cantidad de volúmenes que hemos llegado a tener 12 versiones diferentes del primer libro, ‘Harry Potter y la piedra filosofal’:ocho de una nueva versión según las casas del colegio (Gryffindor, Slytherin, Hufflepuff y Ravenclaw), tres convencionales y una ilustrada».

En la planta de libros, curiosamente, hay menos oferta. Allí están los volúmenes más especializados (y caros), como ‘El arte de Harry Potter’ (75 euros), ‘De la página a la pantalla’ (85 euros) o la ‘Guía pop up Hogwarts’ (65 euros). Y en la zona dedicada a la mercadotecnia, muñecos de más de 70 euros, varitas de 40 euros...

Más películas

"Es curioso que ahora los nuevos seguidores de Harry Potter, esos que tienen entre 10 y 12 años, empiezan con las películas y pasan después a los libros", destaca Andrea Izquierdo, ‘booktuber’ zaragozana, muy aficionada al universo Hogwarts. "En nuestro caso fue al contrario:con ocho o diez años descubrimos el primer libro, crecimos poco a poco con la saga y después llegaron los filmes".

Pero son, curiosamente, las películas las que están alimentando el fenómeno mágico. La pasada Navidad, Cuatro emitió las ocho entregas, una a la semana, y se convirtió cada tarde de los sabados en tendencia en las redes sociales. Los tuiteros comentaban las escenas, compartían recuerdos... «Se trata de una saga que ha influido en toda una generación, niños que entonces tenían 10 años y que ahora llegan a los 30. En mi caso, releer alguno de los libros o disfrutar de las nuevas películas me lleva otra vez a la niñez. Quizá por ello el fenómeno dura y dura, porque nos llevan a un tiempo lleno de magia».

Una saga para adultos

Quizá otra de las razones para la longevidad de la historia de Harry Potter sea la consexión que la autora, J. K. Rowling, hizo con eventos históricos y fenómenos sociales. El ascenso al poder de Lord Voldemort, su política de limpieza de sangre, el clasismo del mundo de los magos... hacen referencia directa al nazismo. Potter, a su pesar, sería el líder de una resistencia cada vez más debilitada. La obra de Rowling es una defensa a la diversidad de criaturas y en sus libros (las películas pasan por alto muchas intrahistorias) se tratan temas como la abolición de la esclavitud (representada en la lucha de Hermione Granger por ayudar a los elfos domésticos), la defensa de los débiles (contra la exterminación de los ‘muggles’ o ‘personas no mágicas’) o el racismo. En la secuela de la saga, bajo el título ‘Criaturas fantásticas’, la última película incluye incluso una relación homosexual entre Albus Dumbledore, el profesor y mentor de Harry Potter, y Gellert Grindelwald, otro personaje autoritario que apuesta por la limpieza de sangre y el exterminio de los débiles.

La autora tampoco anda de puntillas con otro tema considerado tabú en la literatura infantil y juvenil:la muerte. De hecho, la historia comienza con el asesinato de los padres de Harry a manos de Lord Voldemort "y esa fue la razón por la que tantas editoriales rechazaron mi manuscrito", ha recordado alguna vez J. K. Rowling. De hecho, tuvo que mandar a más de una docena de editoriales su libro, hasta que una aceptó darle una oportunidad. Eso sí, eliminando ese primer capítulo en el que se describía la muerte. La muerte y el sentimiento de ausiencia acompañará a Potter hasta el capítulo final. Y si la saga puede revisitarse a los 20, 30 o 40 años es porque estos mensajes no calan en la infancia, sino durante las revisiones que hacen los adultos.

Los nuevos seguidores

Para otros, sin embargo, este fenómeno les está pillando de sorpresa. Es el caso de los que ya eran mayores cuando se publicaron las primeras aventuras y nunca leyeron los libros ni vieron las películas. Ahora, son sus hijos los que han traído el universo Hogwarts a casa. Es el caso de Sandra de Felipe, zaragozana que ahora parece vivir rodeada de ‘potterheads’, como se autodenominan los fans de Harry Potter. "Mi hija Angélica va a cumplir 12 años, se ha visto toda las películas, una detrás de otra, y ahora ha empezado con los libros. En su grupo de amigas, no hablan de otra cosa. Hasta se van a hacer camisetas de club de fans". Ahora, con las películas de ‘Animales fantásticos’ pueden vivir su propio fenómeno cultural.

Y los otros, los que fueron seguidores desde el principio, ¿cómo viven la expansión del universo mágico a través de las nuevas aventuras que protagoniza Newt Scamander? Andrea Izquierdo advierte de que se están creando dos grupos:los que se hicieron fans con los primeros libros y los que llegan ahora. "Los que hemos seguido la saga original vemos inexactitudes en las nuevas películas que no terminamos de comprender. Se comentan mucho en redes sociales. Rowling es la autora de los guiones y sorprende que alguien que cuidó tantos los detalles se deje llevar ahora por la mercadotecnia".

Visitantes de una exposición dedicada a Harry Potter
Visitantes de una exposición dedicada a Harry Potter
Harry Potter The Exhibition

 La autora J. K. Rowling no solo analizó la actualidad política y social a través de sus libros. También incluyó todo tipo de referencias mitológicas y de la cultura clásica. El zaragozano Lucas Hernández Romero acaba de publicar ‘Más allá de la magia’, un volumen en el que recopila algunas de esas curiosidades. En él explica el origen de las maldiciones imperdonables (Avada Kedavra, Crucio e Imperio), si existieron Lord Voldemort y Gellert Grindelwald o cómo pudo ser el hermano de Sirius Black.

Hernández, que publica el libro con el pseudónimo de Pablo Romero, explica que "siempre tuve un gran interés en la cultura clásica y me gustaba subrayar y anotar esas reflexiones cuando leía a Harry Potter. Fue la pasada Navidad, cuando emitieron de nuevo las películas en televisión, cuando decidí recopilar las referencias".

Su libro recoge un centenar de entradas. Por ejemplo, analiza el nombre Hermione, la amiga de Harry Potter, y cuyo nombre deriva de Hermes, que en la mitología griega es el dios olímpico mensajero. De Sirius Black, el padrino de Potter, señala que la estrella Sirius está en la constelación Canis Maior (el perro). Curiosamente, Black se transforma en un can.

El libro de Hernández, que se vende a través de Amazon, cuenta también que Gellert Grindelwald, derrotado en 1945, sería "la versión mágica de Adolf Hitler", cuyo símbolo de las reliquias de la muerte representa a la esvástica. El autor relaciona su apresamiento con el de Rudolf Hess, quien hasta su muerte en 1987 fue el único prisionero de la prisión de Spandau.

Los aficionados descubrirán también que el nombre de Nagini, la serpiente que acompaña a Lord Voldemort, es el equivalente femenino de un naga, un ser o entidad de la mitología hinduista que toma la forma de una gran serpiente. O que en francés Vol de Mort evoca a la «huida de la muerte», lo que refleja su obsesión por la inmortalidad.

Etiquetas
Comentarios