Despliega el menú
Ocio y Cultura

televisión

La BBC se baja del tren en Zaragoza

El popular presentador de programas de viajes Michael Portillo visitó ayer el Pilar y Fantoba; hoy acude a la CAF y a Huesca y mañana llega a Canfranc.

Michael Portillo, periodista y presentador, hace una parada en Zaragoza con motivo de la grabación de un nuevo documental.

Bajo una débil pero persistente lluvia llegó a primera hora de la tarde del lunes Michael Portillo a la puerta del Ayuntamiento de Zaragoza. Es el presentador de ‘Great Continental Railway Journeys’, un popular programa de viajes de la BBC que durante años emitió en las sobremesas La 2 de TVE y ahora ofrece Movistar. En él, Portillo, hijo de un español exiliado por la Guerra Civil en el 39, y que fue Ministro de Defensa con el gobierno conservador de John Major (ahora está retirado de la política), viaja por el mundo en tren, siguiendo unas particulares guías, las Bradshaw, editadas desde 1913. Pero en esta ocasión, Portillo y la BBC dan un salto en el tiempo. Siguen estos mismos libros, pero se centran en publicaciones del año 36. Con esta dramática fecha de la historia española como hilo conductor, el presentador viajará por Europa, empezando por España.

En concreto, en Aragón, el programa, que presumiblemente se emitirá en la primavera del año que viene, hará hincapié en las bombas no explotadas de la Basílica del Pilar, en Zaragoza. En Huesca, hoy charlará sobre George Orwell en las trincheras de la ruta que la provincia le dedica a este escritor. Y mañana, en Canfranc, la frontera con Francia le servirá como perfecto escenario para hablar del exilio. «Me hace mucha ilusión ir a Canfranc», dijo ayer Portillo, reacio a valorar el simbolismo del Canfranero para los aragoneses. «No hablo de política», dijo este euroescéptico durante sus años en la política. Prefirió quedarse, por ejemplo, con los recuerdos infantiles que le trajo su paseo por la Basílica del Pilar: «La primera vez que la visité –la de hoy (por ayer) es la tercera– fue cuando tenía 13 años, porque una tía mía, que era madre superiora de un convento de Málaga, me invitó. Las bombas me impresionaron», recordó el presentador, quien, en plena plaza, fue saludado por una fan australiana, de turismo por Zaragoza, que no podía creer encontrarse allí con el popular rostro televisivo. Portillo admite disfrutar de su trabajo: «Tengo muchos privilegios, llego a espacios donde otros no pueden y siempre tengo en mente a la hora de hacer los documentales a la gente que no puede viajar».

En la capital aragonesa, además de saludar a atónitos seguidores de las antípodas, Portillo tuvo tiempo de darse una vuelta por la pastelería Fantoba y de escuchar, ver bailar y saber algo más de la jota aragonesa. Aunque la lluvia frustró inicialmente la idea del equipo de grabar esta parte musical en la plaza del Pilar (y hubo de refugiarse en un salón del Ayuntamiento, donde aprovecharon para ensayar con los músicos y realizar alguna entrevista), finalmente pudo hacerse al aire libre.

Michael Portillo y su equipo en el rodaje de las jotas en el Ayuntamiento de Zaragoza.
Michael Portillo, de brazos cruzados, y su equipo en el rodaje de las jotas en el Ayuntamiento de Zaragoza.
Toni Galán

Acompañados de una rondalla y ante decenas de curiosos, Nacho del Río y Begoña García cantaron dos jotas, la de ‘El carretero’, que dio a conocer Imperio Argentina y cuya letra dice, por cierto, «qué jaleo lleva el tren», y la de Calanda, en la que intervinieron también cuatro bailadores. La Escuela Municipal de Música fue la encargada de organizar y asesorar en esta parte del documental, junto con Miguel Ángel Berna.

Hoy, Michael Portillo se dejará caer por la sede zaragozana de la CAF, que fabrica convoyes para el Reino Unido. Después, al mediodía, tomará el tren hacia Huesca, donde visitará las trincheras de la Guerra Civil de la ruta orwelliana. Ya el miércoles, se bajará del Canfranero frente a la majestuosa estación internacional. 

Etiquetas
Comentarios