Despliega el menú
Ocio y Cultura

xx premios de la música aragonesa

Joaquín Pardinilla y Santiago Auserón dan la nota más alta en la fiesta de la música local

El guitarrista de Aínsa, secundado por su Sexteto, fue el único premiado con dos estatuillas.

El nombre del álbum que ha convertido al Sexteto de Joaquín Pardinilla en triunfador de los XX Premios de la Música Aragonesa es ‘Ver para creer’, el lustroso cierre de la colección de la música aragonesa editada por Prames y coordinada por Plácido Serrano. También sirve como lema para una noche emotiva, en la que muchos de los que subieron a las tablas del Teatro Principal se congratularon por la efeméride de las dos décadas cumplidas por estos galardones que concede Aragón Musical.

Pardinilla capitaneó con Alberto Artigas y el resto del Sexteto la recogida de dos premios, al Mejor Grupo y al proyecto más señalado en el renglón de Otras Músicas. Santiago Auserón, presencia majestuosa de la gala, recogió con su acostumbrada elegancia el premio al mejor solista, coronando su intervención con el grito "que vivan los negros del Ebro" . El resto de triunfadores se conformaron con una estatuilla; Pecker, vencedor en Mejor Producción, envió a su teclista Mauro Albero a recoger la estatuilla –un año más, obra del artista de Burbáguena José Azul– y mandó un vídeo de agradecimiento desde California, donde anda de gira. Kase.O se alzó con el éxito en uno de los pocos premios de la música aragonesa que faltaba en su colección, el de mejor directo, que compartió con sus aliados escénicos de los dos últimos años ‘circulares’, R de Rumba y El Momo.

Mr. Pendejo, mejor DJ, llamó a la reflexión acerca de quienes apoyan (y quienes no) a la creatividad en el mundo musical; la bisoña y aterrizada banda Lux Naturans agradeció que se reconociera el riesgo, y Óscar Sanmartín dedicó el premio de Mejor Portada a su abuelo, que le animó a dibujar de pequeño, y a Sergio Algora, amigo y compinche desde los tiempos de El Niño Gusano y miembro de Cangrejus, la banda experimental que el disco editado este año por Madmua Records ha rescatado del recuerdo entrañable de unos pocos, para deleitar entrañablemente a otros pocos más.

Luis Cebrián e Irene Alquézar relevaban este año a los Starkytch Pinchadiscos en la conducción de la gala. Irene se viene prodigando en estas funciones los últimos años, y se desenvolvió con soltura y gracia en la tarea; Cebrián, que debutaba, optó por un discurso delirante y frases de 540 grados, de humor que se retuerce varias veces sobre su raíz, sin escatimar mandobles... aunque coronó cada uno de ellos con una sonrisa.

El Premio Global, que reconoce desde hace un lustro a un artista de fuera de Aragón con una especial relación con esta tierra, recayó esta vez en León Benavente; el bajista del grupo, eso sí, es el aragonés Edu Baos, que recordó haber estado presente en la primera edición, celebrada en la extinta sala Morrissey, donde Baos trabajaba de camarero. Antiguo bajista de Tachenko, se unió luego en escena con sus compadres Sebas Puente y Sergio Vinadé para interpretar ‘Pena capital’, tema incluido en el disco del año para estos premios. ‘El don del vuelo sin el arte hermano del aterrizaje’.

Entre los galardonados también resultó emotiva la presencia de Chema Peralta, director de la Escuela Municipal de Música, que acabó subiendo varias veces a escena para recibir y entregar estatuillas. La mejor programación se la llevó Las Armas, en dura pugna con Las Esquinas, Rock & Blues y El Veintiuno, y los Pardiez recogieron el reconocimiento a Mayor Proyección con el entusiasmo desbordante que se les supone a los grupos que empiezan. También mostraron su emoción Nuei, ganadores en Lengua Autóctona, y Los Modos se impusieron en uno de los renglones más codiciados, el de mejor canción, por su temazo ‘Sin mirar atrás’. Al final de la gala, un vídeo enviado por la banda zaragozana Ultravioleta desde México (noche de audiovisuales transoceánicos) puso el broche entrañable a la gala.

Los premiados

Mayor Proyección: Pardiez.

Mejor Videoclip: ‘Niños para siempre’, de Niños del Brasil, por Javier Pérez Salinas.

Mejor Programación: Centro Musical Las Armas.

Mejor DJ: Mr. Pendejo.

Mejor Directo: Kase.O.

Mejor Canción: ‘Sin mirar atrás’, de Los Modos.

Mejor Canción en Lengua Autóctona: ‘Mil parolas’, de Nuei.

Otras Músicas: Joaquín Pardinilla Sexteto.

Mejor EP: ‘A Monster Sleeping’, de Lux Naturans.

Mejor Álbum: ‘El don del vuelo sin el arte hermano del aterrizaje’, de Tachenko.

Mejor Portada: ‘Cangrejus’, de Cangrejus, por Óscar Sanmartín.

Mejor Producción: ‘El incendio perfecto’, de Pecker, por Rams & Martí (Martí Perarnau y Ramiro Nieto) y Pecker.

Mejor Solista: Santiago Auserón.

Mejor Grupo: Joaquín Pardinilla Sexteto.

Etiquetas
Comentarios