Ocio y Cultura

MODA

Nieves Álvarez: "Nunca he vivido mi profesión con divismo"

Ha desfilado para Saint Laurent y es fija en la Alta Costura de París. Es la ‘top’ entre las ‘top models’ españolas y, desde hace diez años, también, diseña ropa para niños

La modelo Nieves Álvarez, en Zaragoza, donde presentó su marca de ropa infantil.
La modelo Nieves Álvarez, en Zaragoza, donde presentó su marca de ropa infantil.
Toni Galán

Tiene una belleza capaz de desconcentrar en las distancias cortas. A sus 44 años, la modelo española Nieves Álvarez sigue estando en lo alto del escalafón internacional. Fija en las pasarelas de la Alta Costura de París, en su carrera ha sido reclamada por los grandes: de Yves Saint Laurent a Hervé Lèger. No se cansa de la profesión, a la que desde hace diez años se asoma, también, a la otra cara de la moneda, la del diseño, a través de la firma de ropa infantil Villalobos, que el jueves presentó en Zaragoza.

¿Por qué ropa de niños? Lo más esperable hubiera sido el diseño para mujer.

Sí. Sabía mucho más que de ropa de niño. Pero al ser madre comencé a interesarme por un mundo que hasta ese momento no me había llamado la atención. Me hacían regalos y muchos no me gustaban, les quitaba lazos y pensaba cómo cambiarlos. Una amiga me puso en contacto con la familia Villalobos. Empezamos un proyecto que se inició como un juego, como una suma, por eso lo llamamos N + V.

Tiene 3 hijos. ¿Cómo es la relación de ellos con la ropa? ¿Es de esas madres que les compran la ropa en su ausencia?

"De pequeña me ponía lo que me decía mi madre. Ahora tienen tanto acceso a información, que saben perfectamente desde muy pequeños aquello que les gusta"

Esa relación ha cambiado, seas diseñadora o no. Yo de pequeña me ponía lo que me decía mi madre. Pero ahora los niños saben tanto de moda, tienen tanto acceso a información, que saben perfectamente desde muy pequeños aquello que les gusta. Y luego depende de la personalidad de cada uno. A mis hijos Bianca y Brando les interesa mucho la moda. El plan preferido de Bianca es ir de compras. Brando elige muy bien lo que le gusta. Y el mayor iría de deportista todo el santo día. Es una enseñanza y es un juego, para mí es otra parte de la educación: enseñarles cómo tienen que ir vestidos en cada ocasión. Pero me gusta escucharles. Tienen una visión de la moda que yo, a su edad, puedo asegurar que no tenía.

¿Ha llegado a una conclusión de qué es lo que la mantiene como una modelo de referencia?

La profesionalidad. Soy superprofesional. Es una cosa que destaca todo el mundo que trabaja conmigo. Me comprometo mucho con aquello que hago. Hay modelos que son mucho más guapas, más estupendas que yo, pero siempre me he sentido muy orgullosa de mantener relación con personas con las que llevo trabajando 15 años. Al final, se establece un vinculo personal. Nunca he vivido mi profesión con un divismo, sino como un trabajo en equipo. Se trata de crear buen ambiente y soy muy buena creando buenos ambientes en el trabajo. Y aunque pensemos que en este mundillo hay mucha gente difícil, excéntrica y egocéntrica, yo sé que es fácil para mí crear buen ambiente y llevar la risa allí donde trabajas. Y al final, los profesionales prefieren trabajar con alguien que es fácil y que vas a tener un buen resultado, que con alguien que te pone la cabeza como un bombo.

Dicen que los 40 son los nuevos 30. Y son las mujeres mayores quienes tienen más capacidad adquisitiva. Y, sin embargo, las marcas apenas apuestan por la madurez.

"Muchas marcas son conscientes de que las mujeres tenemos un peso dentro de este mercado. Por eso muchas de nosotras seguimos trabajando y teniendo un rol importante dentro de esta industria"

Es lo que marca la sociedad en la que vivimos. Pero creo que el consumidor no es tonto y que muchas marcas son conscientes de que las mujeres tenemos un peso dentro de este mercado. Por eso muchas de nosotras seguimos trabajando y teniendo un rol importante dentro de esta industria.

¿Cuál es su criterio para cribar trabajos? Porque supongo que a estas alturas podrá elegir.

Sí. Hay muchos proyectos que hago porque son interesantes por muchas facetas, hay otros con los que, sencillamente, me une una relación personal. Es el caso de Stéphane Rolland. Ir a desfilar con él a París en la Alta Costura ni lo dudo. Cuando me llama y me dice «Mon amour, ¿quieres volver a desfilar?». Yo pienso: «Pero Stéphane, tú sabes que siempre tendrás mi sí». Y hay muchas veces que, como afortunadamente mi trabajo me sigue apasionando enormemente, me gusta que gente joven y nueva me fotografíe o hacer proyectos con ellos porque me ven de una manera que no habían visto antes, que no me han encasillado, de pronto descubres cosas nuevas tuyas. Me gusta escucharles y descubrir cómo me ven ellos porque yo también aprendo. No me gusta lo de «ponme con la raya aquí porque solo así estoy guapa». No hago esta profesión para estar guapa, sino porque es un arte, creo en él y me apasiona. Me gusta transformarme. De eso se trata.

"No hago esta profesión para estar guapa, sino porque es un arte, creo en él y me apasiona. Me gusta transformarme. De eso se trata".

¿Qué ropa, cuelga del armario de Nieves Álvarez? ¿Le preocupa el qué ponerse cada día?

Por la madurez me siento mucho mejor ahora que hace 15 años y me gusta divertirme con la moda. Me gusta arriesgar más. No soy de las mujeres que se limitan y creo que ninguna deberíamos ser así. Ponte aquello que te haga sentirte bien. Tampoco se trata de ir disfrazada a los sitios, pero no me limito. Tengo más seguridad que antes. Eso sí, nunca he sido una compradora compulsiva aunque me apasione la moda. Lo que hago es comprar bien. El otro día saqué del armario un Rick Owens que tiene 15 años y es de suma actualidad. Lo compré cuando nadie lo conocía. Pero no soy de caprichos. Mi armario tiene buenas piezas.

Se han ido muchos de los grandes diseñadores. El más reciente, Karl Lagerfeld.

Hay que darle tiempo a los nuevos. Es verdad que se acaba una era;todavía nos seguimos inspirando en Saint Laurent, en Lacroix, en Óscar de la Renta.

¿Y hay relevo?

Hay gente con mucho talento. También hay fenómenos que reflejan la sociedad en la que vivimos:gente con talento desbordante que está hecha a través de las redes sociales. Como Jacquemus, que se ha hecho por Instagram y es un talento fuera de serie.

Etiquetas
Comentarios