Ocio y Cultura

aragón fashion week

Margarita Nuez: "Vivimos en una sociedad de usar y tirar, y eso tendrá que cambiar"

Es una de las diseñadoras favoritas de la reina Sofía, a la que lleva vistiendo mas de 20 años.

Margarita Nuez, el miércoles, en Zaragoza, donde fue homenajeada dentro de la Aragón Fashion Week.
Margarita Nuez, el miércoles, en Zaragoza, donde fue homenajeada dentro de la Aragón Fashion Week.
Toni Galán

Dicen quienes han glosado la figura de la modista aragonesa Margarita Nuez que crea prendas para una “mujer sólida”, que sus mujeres “van desvestidas de miedo”. Quizá esa idea de solidez es la que buscaba la reina Sofía cuando la eligió como una de sus diseñadoras de cabecera. “Bueno, yo no la he vestido siempre...”, decía este miércoles Margarita Nuez, discreta, durante su visita a Zaragoza dentro del marco de la segunda edición de la Aragón Fashion Week, que le rindió un homenaje en el Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporáneos Pablo Serrano.

Siempre, no. Pero lo cierto es que la monarca ha recurrido a las creaciones de la diseñadora para ocasiones tan especiales como la boda de su hijo, el príncipe Felipe, en 2004 (su paisano Pertegaz vistió a la novia, la ahora ya reina Letizia). O para el posado del retrato que Antonio López pintó de la Familia Real al completo, por citar solo dos ocasiones. Es una larga relación, ya más allá de lo profesional, que dura casi 30 años.

En presencia de Nuez, nacida en Foz-Calanda en 1940, aunque marchó a Barcelona con solo 2 años, se inauguró un córner expositivo en el vestíbulo que muestra uno de sus vestidos: un diseño espectacular, de volantes, en organza de seda roja, que ha cedido para la ocasión la Fundación Antonio de Montpalau. La prenda va acompañada de una glasilla, una tela inicial en algodón blanco donde se crea un prototipo de costura. El diseño es un gran ejemplo del dominio de Margarita Nuez de los volúmenes.

‘Lobby’ aragonés

La cita de este miércoles sirvió también para recordar el papel de los aragoneses en los albores de la moda en Barcelona. Margarita, junto a otro conocidísimo turolense, Manuel Pertegaz, o la periodista especializada María Pilar Comín, entre otros, fueron motor de los comienzos de los salones y la pasarela Gaudí. Un suerte de ‘lobby’ aragonés muy influyente. “María Pilar fue una de las primeras que me hizo una crítica de una colección, y fue una crítica muy buena”, recordó Nuez. Precisamente, este grupo de aragoneses fue objeto, también ayer, de una nueva entrega del ciclo ‘Anhelantes’, en la que el diseñador Enrique Lafuente habló con Susana Frouchtmann, primera directora de los salones y pasarela Gaudí de Barcelona, cargo en el que estuvo durante casi siete años.

Margarita Nuez, a sus 79 años, está en una posición de sacar conclusiones de toda una vida en su taller, donde ha atendido a centenares de clientas. Pero tampoco pierde de vista cuestiones de plena actualidad. O, incluso, de futuro. Lo tiene claro. La moda tendrá que ser sostenible. “Ahora vivimos en una sociedad de usar y tirar”, dijo. Augura que son actitudes que tendrán que cambiar, que se tenderá a un mundo de la moda y del consumo menos compulsivo.

En ese sentido, sus creaciones tienen la virtud de no pasar de moda: “Yo tengo clientas cuyas nietas se mueren por mis diseños”, contó Nuez, cuyo taller de Barcelona sigue abierto, ya bajo la batuta de su hija, Patricia Mensa, quien le acompañó en los actos de Zaragoza.

Margarita defiende “el estilo antes que la moda”. Para ella, ese intangible no es otra cosa que “la coherencia, acabar teniendo una personalidad propia, dentro, claro, de la moda de cada momento”. Pero sin dejarse arrastrar por las tendencias. Lo piensa en cuanto a personajes con dimensión pública, como es el caso de los miembros de las casas reales, “pero esto es un consejo para todo el mundo...”, advirtió.

Ahora mismo, le gusta por ejemplo Meghan Markle, la actual duquesa de Essex, esposa del príncipe Enrique de Inglaterra. “Creo que tiene un estilo muy coherente, tiene rigor, parece que ha dado un paso atrás con el tipo de ropa que lleva, pero en realidad lo ha dado hacia delante”, afirmó.

Como le sucediera a Manuel Pertegaz, pese a haber pasado toda su vida en la Ciudad Condal, el corazoncito se le quedó en Teruel. En Foz Calanda, “donde paso parte de los veranos, aún me encuentro con gente que conozco”. Y cree que algo de sus paisajes le han inspirado en su trabajo como diseñadora de moda “porque los orígenes siempre quedan”.

Etiquetas
Comentarios