Despliega el menú
Ocio y Cultura

ocio y cultura

Diez libros de padres e hijos

Novelas, memorias, tebeos y viajes alrededor de uno de los más fascinantes vínculos de la familia para el Día del Padree

Pablo Serrano. Entrega del premio de las Letras Aragonesas. MANUEL VILAS / 06-05-2016 / FOTO: GUILLERMO MESTRE
Manuel Vilas el día que recibió el premio de las Letras Aragonesas. 
Guillermo Mestre 

La relaciones humanas son la materia central de la literatura, que es como decir de la vida. Se han escrito memorias, poemas, novelas, libros de recuerdos, exorcismos más o menos íntimos, cariñosos o desgarradores, auténticos ajustes de cuentas. Vamos a seleccionar algunos títulos, varios de ellas de autores aragoneses o vinculados con Aragón. La lista podría ser mucho más extensa. 

‘Ordesa’. Manuel Vilas. Alfaguara.

Ha sido el libro de 2018. Puede definirse como una novela sobre los padres y sobre la condición de padre. Es un viaje al núcleo familiar, donde destaca la figura del padre que es quien lleva a su hijo Manuel al Parque Nacional de Ordesa. Y a la vez el autor, padre de dos hijos varones, también indaga en su relación con ellos. Escribe Vilas: “Tartamudeaba, y repetía mil veces la misma oración. Tal vez había belleza en esa disfemia emocional. Le pedí cuentas a mi padre. Pensaba todo el rato en la vida de mi padre. Intentaba encontrar en su vida una explicación de la mía. Me volví un ser aterrorizado y visionario”.

Pablo Serrano. Entrega del premio de las Letras Aragonesas. MANUEL VILAS / 06-05-2016 / FOTO: GUILLERMO MESTRE
Sergio del Molino es el autor de la conmovedora novela 'La hora violeta'.
Guillermo Mestre

‘La hora violeta’. Sergio del Molino. Literatura Random House.

Una de las grandes novelas sobre el duelo de los últimos tiempos. Un libro conmovedor sobre la esperanza, la lucha por la vida, la desesperación, escrito desde el dolor y quizá con el deseo de que el niño enfermo, Pablo, viva para siempre en la memoria y en una novela emparentada, sobre todo, con ‘Mortal y rosa’ de Francisco Umbral. Aquí el procedimiento es un poco el inverso del habitual: el padre Sergio del Molino cuenta la historia del hijo, amenazado por la leucemia.

Pablo Serrano. Entrega del premio de las Letras Aragonesas. MANUEL VILAS / 06-05-2016 / FOTO: GUILLERMO MESTRE
Felix Teira analiza en 'El último sol' entre un padre y su hija.
Raquel Labodía

'El último sol'. Félix Teira Cubel. Funambulista.

Félix Teira cuenta el retorno de un hombre, Monfort, a su pueblo y aborda el vínculo con su hija. Decía Félix Teira: “Elena ama tanto como odia a su padre, y estos sentimientos contrapuestos la destrozan. Odia al padre colérico que apartó a la esposa de su lado. A la vez, vigila cariñosamente al padre enfermo, empeñado en retirarse a la aldea donde nació, y de esta vigilancia va a surgir un sentimiento que cambiará su vida”. El libro es emocionante, y ofrece una web donde pueden verse los cuadros que pintó antaño Félix Teira, que tenía buena mano de artista.

Pablo Serrano. Entrega del premio de las Letras Aragonesas. MANUEL VILAS / 06-05-2016 / FOTO: GUILLERMO MESTRE
Fernando Sanmartín busca el rastro de su padre en 'Ciudades que se posan como pájaros'.
Aránzazu Navarro

‘Ciudades que se posan como pájaros’.- Fernando Sanmartín. Xordica.

Fernando Sanmartín es el autor de la novela ‘Te veo triste’ (Xordica), donde cuenta cómo una hija rastrea las huellas de su padre, a través de una amante suya, pero es en este libro de viajes donde busca la huella de su propio padre en Tánger y Tetuán, recorre los lugares donde vivió y trabajó, y se imagina la cotidianidad de su progenitor, que desapareció cuando él era un adolescente. Esta pieza resulta conmovedora, de una belleza inusual, donde conviven la concisión, la poesía y la reinvención de una vida.

Rodolfo Notivol, escritor / 23-11-2016 / foto: José Miguel Marco
Rodolfo Notivol es el autor de 'Vaciar los armarios'.
José Miguel Marco

‘Vaciar los armarios’. Rodolfo Notivol. Xordica.

'Vaciar los armarios', la primera y única novela de Rodolfo Notivol, trece años después de su libro de relatos ‘Autos de choque’, fue toda una revelación: el autor, a través de la voz femenina de Marina, contaba 80 años de una familia zaragozana, en la que era esencial la figura del padre, un tanto lateral o esquinado y discreto. El propio narrador explicaba: “El padre es un hombre conservador, que pasó por la Legión, con unos rasgos masculinos que la época en que vive le empuja a creer como legítimos: mujeriego, jugador… Pero que también es capaz de no estar de acuerdo con las situaciones que se producen después de la guerra, de sentirse culpable por ellas o de ser cariñoso con sus hijos”.

Ignacio Martínez de Pisón.
Ignacio Martínez de Pisón ha escrito mucho sobre la figura del padre.
Efe/Heraldo

‘Derecho natural’. Ignacio Martínez de Pisón. Seix Barral.

Ignacio Martínez de Pisón es el narrador de la familia por antonomasia. Su novela ‘Carreteras secundarias’ explora como pocos libros el vínculo entre un hijo y su padre, que es un auténtico pícaro, con el que se mueve por España en un Citroën-Tiburón. Pero ese tema vuelve a reaparecer, con más humor e ironía tal vez y con un retrato más complejo si cabe del país, en esta novela vinculada también con la picaresca y con un detalle muy curioso: el padre del relato acabará siendo imitador muy exitoso de Demis Roussos. Para algunos lectores, ‘Derecho natural’ está a la altura de las mejores novelas de Pisón: la citada ‘Carreteras secundarias’, ‘El día de mañana’, ‘El tiempo de las mujeres’ y ‘La buena reputación’. La relación del padre italiano con sus hijos también es uno de los temas centrales de ‘Dientes de leche’ (Seix Barral).

Antonio Altarriba.
Altarriba es autor de un cómic impresionante: 'El arte de volar'.
Efe/Heraldo

‘El arte de volar’. Antonio Altarriba. Kim. Norma.

El escritor y guionista de cómic y fotografía Antonio Altarriba ganó el Premio Nacional de Cómic con esta novela gráfica en la que recrea la vida de su padre: sus años en la fábrica, su vida en Francia, la historia de amor y desamor con su madre, y su terrible final: cuando estaba en el hospital geriátrico, octogenario ya, un día cogió sus zapatillas de paño y su bata, se subió al alféizar de la ventana y se arrojó al vacío. En ese instante de vuelo recuerda toda su vida. Altarriba reconoce que le regaló algunos episodios más o menos sentimentales a su progenitor. Más tarde, le dedicó un cómic a su madre, ‘El ala rota’ (Norma).

Ángela Labordeta.
Ángela Labordeta es autora del libro de relatos, 'El novio de mi madre'.
Guillermo Mestre

‘El novio de mi madre’. Ángela Labordeta. Xordica.

Ángela Labordeta ha escrito mucho del núcleo familiar en libros como ‘Bombones de licor’ y ‘Tacones y muñecas’, donde explora dos mundos familiares muy complementarios: la historia de su padre José Antonio Labordeta y sus hermanos, entre elllos el poeta Miguel Labordeta, pero también aparecen Manuel Labordeta, creador de cine y profesor, o el tío Luis, enfermo, en la primera, y el mundo de una familia en los años 80, en la segunda. Pero es el cuento ‘El novio de mi madre’, que da título a un conjunto de doce piezas, donde aborda este asunto de manera más explícita.

MARCOS GIRALT TORRENTE ( ESCRITOR ) / 18/10/2018 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
Marcos Giralt Torrente narra la historia de su padre en 'Tiempo de vida'.
Oliver Duch 

‘Tiempo de vida’. Marcos Giralt Torrente. Anagrama.

Uno de los libros más sugerentes que se han publicado entre los autores españoles en los últimos tiempos sobre el padre. En esta caso, Marcos Giralt reconstruye la vida y los secretos y los silencios de su padre, el pintor Juan Giralt, del que luego realizaría una muestra antológica en el Museo Reina Sofía. El libro es, para el autor y para el lector, también, un viaje por el arte contemporáneo, el misterio y el enigma de un padre que parece fugarse todo el tiempo.

Pablo Serrano. Entrega del premio de las Letras Aragonesas. MANUEL VILAS / 06-05-2016 / FOTO: GUILLERMO MESTRE
Claudia Piñeiro fabula en torno a su padre en 'Un comunista en calzoncillos'.
Efe

‘Un comunista en calzoncillos’. Claudia Piñeiro. Alfaguara.

La escritora argentina, de novela negra, sobre todo, reconstruye con mucha libertad y con una mirada de niña, el relato de su padre Gumer, nacido en Portosín, estupendo jugador de tenis. Se proclamaba comunista y a menudo, o eso decía él, iba en calzoncillos. Claudia Piñeiro aborda dos momentos de su vida: la infancia y la adolescencia, y la primera madurez en plena dictadura. A la vez, hace un retrato de un país que tiende a estremecerse de contradicciones.

Etiquetas
Comentarios