Despliega el menú
Ocio y Cultura

tecnología

Mobile World Congress, plegable pero intocable

Los móviles plegables atraen todas las miradas, pero aún no están listos y, cuando lo estén, serán demasiado caros.

Los fabricantes mostraron sus nuevos 'smartphones' con pantallas plegables detrás de una vitrina. Parece que no está listos para que podamos someterlos a pruebas. Lo que si pudimos tocar son los primeros móviles con 5G, el teléfono más alargado del mundo de Sony y uno con doble pantalla de LG.

Decenas de personas se arremolinan alrededor de una vitrina, están inquietas y susurran comentarios de alabanza entre empujones por sacar una foto o grabar un vídeo borroso de un dispositivo futurista e inalcanzable que solo se intuye entre espejos que reflejan fragmentos de su cuerpo de cristal y aluminio. Así es como la mayoría de asistentes al Mobile World Congress de Barcelona pudieron ver los dispositivos que generaron más expectación: los móviles plegables.

Los fabricantes no quieren que los toquemos. Esto puede deberse a una estrategia de ‘marketing’ o, más probablemente, a que todavía no están terminados. Todo parece indicar que se trata de una nueva raza de ‘smartphones’ que está todavía en fase embrionaria.

Sin embargo, tanto Samsung como Huawei –y seguramente Xiaomi– han prometido que los sacarán a la venta en solo unos meses. A un precio prohibitivo.

El Huawei Mate X se pliega convirtiendo su panel de 8'' en uno de 6''.
El Huawei Mate X se pliega convirtiendo su panel de 8'' en uno de 6''.
HA

Se trata de teléfonos que caben en el bolsillo pero se despliega para convertirse en pequeños ‘tablets’ gracias a sus pantallas flexibles. La propuesta de Samsung se pliega hacia dentro, con una pantalla externa de cuatro pulgadas –con demasiado marco para 2019– y una principal de algo más de siete. Por su parte, Huawei mostró un concepto diferente, un dispositivo con una única pantalla de ocho pulgadas que se convierte en dos de seis al plegarse por la mitad. Xiaomi, por su parte, mostró un fugaz vídeo en redes sociales en el que una tableta de grandes dimensiones se transformaba en un teléfono de bolsillo gracias a un sistema de doble plegado.

Si hace poco nos llevábamos las manos a la cabeza cuando los grandes fabricantes superaron la barrera psicológica de los mil euros con sus ‘smartphones’ de gama alta, parece que ahora a nadie parece extrañarle que estos nuevos teléfonos plegables coqueteen con los 2.000 €.

Es previsible que esta primera generación no tenga éxito entre el gran público y acabe por convertirse en una rareza, en un capricho destinado a aquellos conocidos como ‘early adopters’ a los que no les importa (y pueden) dejarse un dineral en un dispositivo que, a todas luces, no será perfecto.

Mientras esperamos la democratización de los dispositivos plegables, el común de los mortales deberá conformarse con terminales que cada día son más perfectos en todos sus aspectos. Y es que, todos los móviles que hemos visto en el Mobile se parecían mucho: misma potencia, batería similar, diseño todopantalla (cada uno a su manera) y cuantas más cámaras mejor. Eso sí, todos tenían al menos una característica que trataba de hacerlos únicos.

Samsung optó por la pantalla agujereada para huir del ‘notch’ y obtener un frontal casi 100% pantalla. Sony mostró el primer teléfono con relación de aspecto 21:9, un móvil tan alargado como una pantalla de cine pensado para disfrutar de películas y también para rodarlas. LG fue el más raro de la feria, con un sistema de control a través de gestos sin tocar la pantalla y un modo de desbloqueo basado en las venas de la palma de la mano. Hisense también sorprendió con un terminal con una pantalla de tinta electrónica en la parte trasera que, aseguran, le permite alargar su batería hasta una semana. Energizer (sí, sí, el fabricante de pilas) presentó nada más y nada menos que 26 ‘smartphones’ en Barcelona, entre los que se encontraba un terminal con un serio problema de sobrepeso pero hasta 18.000 mAh de batería. Nubia usa la flexibilidad de las pantallas para crear una pulsera/teléfono con panel curvado que parecía sacado de una serie de ciencia ficción de los 70.

"Cada loco con su tema y cada usuario con sus necesidades cubiertas", ese parece el lema de uno de los Mobile World Congress más eclécticos de todos los tiempos que revela un sector sin un rumbo definido.

Xiaomi se encarga de democratizar el 5G con su Mi Mix

Para su primera incursión en el terreno del 5G Xiaomi no ha sacado un nuevo terminal sino que ha añadido esta tecnología al Mi Mix 3 su terminal todopantalla con mecanismo deslizante para mostrar las cámaras frontales. Lo mejor será su precio: por 600 €, es, al menos de momento, el terminal 5G más.

La locura por las cámaras no parece tener fin

Nokia ha decidido ponerle cinco cámaras traseras a su nuevo Nokia 9 ¿Para qué? No es que cada lente tenga una función única y diferencial, sino que el terminal usa todas para crear una foto perfecta gracias a la combinación de todas las imágenes que cada una de las cinco capta. Saldrá a la venta el 1 de abril por 600 €.

Sony Xperia 1, el móvil más largo

Sony nos tenía acostumbrado a un diseño muy particular, con muchos marcos y esquinas marcadas. El nuevo Xperia 1 no solo redondea los bordes y elimina los bordes, estrena asimismo un formato 21:9 y resolución 4K lo que lo convierte en el terminal ideal para ver películas. Tiene un ‘modo creador’ para los amantes de la edición de vídeo.

Érase un teléfono a una ‘power bank’ pegado...

El fabricante de pilas Energizer ha irrumpido en el mercado móvil con teléfonos basados en una gran autonomía. El mayor exponente de esta filosofía es el Energizer P18K Pop, con 18.000 mAh de depósito que permite ver dos días seguidos de vídeo. Además tiene una cámara frontal doble y retractil que deja un diseño todopantalla.

LG G8, el más peculiar del MWC

A LG siempre le han ido los experimentos, aunque no siempre les han salido muy bien... El nuevo G8 es capaz de emitir sonido sin un altavoz como tal, usando toda la pantalla como difusor de sonido. Además, incorpora un sensor infrarrojo que capta e interpreta los movimientos de la mano para controlar el teléfono sin que el usuario lo toque.

Hisense A6, para ahorradores de batería y lectores

Este particular terminal que rondará los 400 euros, tiene una pantalla secundaria en la parte trasera de tinta electrónica. Esta tecnología no cansa a la vista y gasta mucha menos batería. Lo malo que tiene es que la velocidad de refresco de la pantalla es mucho menor y es difícil escribir e imposible ver vídeos.

Etiquetas
Comentarios