Despliega el menú
Ocio y Cultura

reacciones

“Una gran pérdida para Aragón”

Muere a los 78 años Gonzalo Borrás, historiador del arte que revitalizó el mudéjar aragonés.

Gonzalo Borrás ante la Aljafería
Gonzalo Borrás
Oliver Duch

Para el catedrático de Historia Antigua Guillermo Fatás, el fallecimiento “es una gran pérdida para Aragón y para la Historia del arte español. Como historiador del arte, Gonzalo Borrás tuvo una dedicación intensa y variada a todos los estilos y épocas. Estudió desde el arte romano al contemporáneo, pasando por el gótico y plateresco, el mudéjar, el islámico español y extranjero... Su principal legado es doble: por un lado, su magisterio universitario, con el que ha producido maestros más jóvenes; por otro, la profunda renovación de estudios mudéjares, sin la cual no se hubiera conseguido que el mudéjar fuera Patrimonio de la Humanidad.

La historiadora del arte Elena Barlés, por su parte, destaca que “ha sido un gran maestro”. Especializada en arte oriental, asegura que “era lo que en la cultura nipona llaman sensei, un maestro que no solo lo es por la cantidad de sus conocimientos, sino por su modo de vivir la vida y ayudar a los demás. Ha apoyado a todo el mundo y muchas de las líneas de trabajo que desarrollamos en la facultad han nacido de su iniciativa. Nos ha enseñado una manera muy especial de ver la investigación, siempre ha entendido la historia del arte como un camino muy útil para entender al ser humano. Era un hombre muy generoso y atento, un docente extraordinario”.

Para Eloy Fernández Clemente, economista, historiador y profesor emérito de la Universidad de Zaragoza, “además de amigo de toda la vida, Gonzalo Borrás, ha sido una figura importante de la historia del Arte, un gran profesor y orientador de tesis que mostró siempre una ambición enorme por la cultura aragonesa”. “Borrás deja una estela extraordinaria de discípulos, amigos y colegas de todos los ámbitos”, ha señalado Fernández Clemente. Pero, por encima de todo, “mi gran amigo y hermano Borrás nos ha dejado un legado ingente y extraordinario del mudéjar al conseguir su reconocimiento por la UNESCO para presentarlo de una forma novedosa”.

Para otra compañera en el Departamento de Historia del Arte, Isabel Álvaro, “la Universidad española tiene grandes deudas con Gonzalo Borrás, porque ha ayudado a muchísimos especialistas. Gonzalo tenía cualidades que no todo el mundo tiene”. Álvaro fue alumna suya cuando Borrás sustituyó a Francisco Abbad, y luego ha compartido esfuerzos durante décadas en la Universidad de Zaragoza. “Era una persona muy cercana y receptivo con los investigadores, con todos los investigadores, también los que estaban empezando, porque él no hacía ese tipo de distinciones. Ayudaba a todo el mundo y lo hacía con todo el entusiasmo que tenía, y era mucho. Como compañero de trabajo era extraordinario, y también lo era como docente, porque poseía una insólita capacidad de comunicación. Sin él, el Departamento no sería lo que hoy es”.

Otra especialista que lo conocía bien es Concha Lomba. “Yo estaba estudiando el cuarto curso de la carrera y entonces volvió Borrás de Barcelona para dar clases en Zaragoza. –señala-. Hasta el primer artículo de investigación que yo publiqué me lo dirigió él, y luego también me dirigió la tesina y la tesis sobre arquitectura civil. Era un hombre de gran curiosidad intelectual, tanta, que cuando llegaban sus vacaciones solía elegir un autor, lo mismo podía ser Proust que Azaña, y se leía toda su obra publicada”. Lomba aún habla en presente de él: “Es el historiador del arte más importante de España. Y, como persona, amable y leal”. Y avanza que “se ha ido sin ver cumplido uno de sus sueños, la inauguración del Instituto de Investigación en Patrimonio y Humanidades, que va a crear la universidad en las próximas semanas. El era consciente de que las Humanidades son una parte importante de la ciencia y la investigación”.

El profesor emérito de la Universidad de Zaragoza José Antonio Armillas, “Gonzalo Borrás ha sido un estudioso e investigador con el mudéjar como la obsesión de su vida. Sus estudios sobre este arte, definitivos, han alcanzado una proyección internacional”. “Su muerte supone una pérdida enorme, abismal, para el mundo de la cultura y de la ciencia”, afirma Armillas. Amigo y compañero en la Universidad de Zaragoza, “Gonzalo Borrás quedará para la historia como el punto de partida de los estudios renovados del mudéjar”.

El profesor emérito de la Universidad de Zaragoza José Antonio Armillas, “Gonzalo Borrás ha sido un estudioso e investigador con el mudéjar como la obsesión de su vida. Sus estudios sobre este arte, definitivos, han alcanzado una proyección internacional”. “Su muerte supone una pérdida enorme, abismal, para el mundo de la cultura y de la ciencia”, afirma Armillas. Amigo y compañero en la Universidad de Zaragoza, “Gonzalo Borrás quedará para la historia como el punto de partida de los estudios renovados del mudéjar”.

Etiquetas
Comentarios