Ocio y Cultura

Heraldo Joven

Cine

Y el Óscar fue para Pixar, con este corto de animación sobre crecer y dejar marchar

‘Bao’ aborda una problemática que afecta más a mayores que a pequeños, el llamado ‘síndrome del nido vacío’.

Fotograma del cortometraje 'Bao' de Pixar
Disney•Pixar

En la 91ª edición de los Premios Óscar fue Pixar quien se alzó con la estatuilla dorada al mejor Cortometraje Animado con los tres minutos que dura ‘Bao’, de Domme Shi y Becky Neiman-Cobb. En la categoría se enfrentaba a ‘Animal Behaviour’, de Alison Snowden y David Fine; ‘Late Afternoon’, de Louise Bagnall y Nuria González Blanco; a ‘One Small Step’, de Andrew Chesworth y Bobby Pontillas; y a ‘Weekends’, de Trevor Jiménez.

‘Bao’, ambientado en China, aborda un tema que, contra todo pronóstico, afecta a adultos y no a niños, aunque estos últimos puedan sentir los efectos colaterales: el síndrome del nido vacío.

Este cuadro patológico presenta distintos síntomas relacionados con la soledad que sienten algunos padres y madres cuando uno o varios de sus hijos abandonan el hogar para seguir el camino que dicta su propia vida. La sensación de abandono puede invertir los roles de afecto y terminar por empeorar la relación paternofilial, los unos, por sentirse descuidados, los otros, por sentirse retenidos.

Y Pixar necesita apenas 3 minutos para ablandar el corazón de los espectadores con esta historia.

Pixar, de corto en corto

El primer largometraje de Pixar fue ‘Toy Story’, estrenado el 22 de noviembre de 1995. Veinticuatro años más tarde, la compañía ha anunciado la cuarta entrega de lo que ya se ha convertido en una saga y, como sucedió con otras películas como ‘Buscando a Nemo’, ‘Wall-e’ ‘Los Increíbles’, ‘Up’, ‘Inside Out’ y recientemente ‘Coco’, todas ellas ganadoras del Óscar a la Mejor Película Animada, promete cosechar de un gran éxito.

Sin embargo, Pixar no solo ha jugado con los largometrajes. ‘Día y noche’, ‘Presto’, ‘El hombre orquesta’, ‘Piper’, ‘El juego de Geri’ y ‘Lou’ son solo algunos de los títulos que han conseguido encandilar -y muchas veces sacar una lagrimita- a su público.

De hecho, uno de sus últimos retos está directamente relacionado con su producción de cortometrajes: el programa SparkShorts. Esta iniciativa, que arrancó el pasado mes de febrero y ya ha hecho públicos tres de sus trabajos, promete lanzar de forma gratuita en el canal de YouTube de Pixar cortos de animación firmados por cineastas principiantes. Por el momento se puede disfrutar de ‘Purl’, de Kristen Lester, que trata sobre la adaptación laboral; ‘Smash and Grab’, de Brian Larsen, “dos robots anticuados que arriesgan todo por la libertad”; y ‘Kitbull’, de Rosana Sullivan, un corto sobre la amistad y el maltrato animal.

Etiquetas
Comentarios