Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

Vázquez-Figueroa: “El premio Aragón Negro es el primero que acepto en mi vida”

El Festival Aragón Negro entrega sus galardones al autor canario y la escritora Carmen Conde en el Teatro Principal.

Gala de entrega de premios del Festival Aragón Negro 2016
Gala de entrega de premios del Festival Aragón Negro 2016
Sandra Lario

El Festival Aragón Negro celebró este miércoles una entrega de premios en un acto celebrado en el Teatro Principal de Zaragoza en el que se reconoció a la escritora barcelonesa Carmen Conde con el Premio Nacional de Novela Negra La Trama por 'Para morir siempre hay tiempo', y al autor canario Alberto Vázquez-Figueroa (Santa Cruz de Tenerife, 1936), que recibió el Premio de Honor Aragón Negro.

Juan Bolea, director del certamen que durante estos días se celebra en Aragón arrancó la velada expresando que “esta es una excusa para las aventuras, para comunicarnos, ser creativos y homenajear a escritores como los que este miércoles tenemos con nosotros”. “Esto es un festival, no un salón literario, cuya intención es bajar a la calle, provocar, dinamizar y convertir Aragón en una explosión de creatividad”, añadió.

La escritora Carmen Conde declaró momentos antes de recibir el Premio Nacional de Novela Negra La Trama que “es un grandísimo honor encontrarme aquí ganando un premio como autora novel. Es mi primera novela publicada y la verdad es que es un sueño cumplido pero realmente ha sido un sueño muy trabajado. Espero que la novela guste a los lectores porque tengo muchísimas ganas de seguir escribiendo”. La autora también ha defendido su profesión de maestra de primaria: “Es algo que siempre pongo en mi biografía”, y ha confesado tener más novelas escritas de género negro “aunque en realidad 'Para morir siempre hay tiempo' es más bien una insólita novela de espías. Espero que el lector se sorprenda en todo momento de aquello que pasa, que vaya leyendo los giros inesperados y se divierta con la lectura”.

Alberto Vázquez-Figueroa ha recalcado que “Este galardón es importante porque no es un premio que sea económico ni que beneficie a ninguna editorial con la cual yo me haya presentado. Nunca me gusta presentarme a premios. Una vez me dieron uno y lo rechacé pero este, como es un premio que lo otorgan simplemente porque consideran que en los 60 años que llevo escribiendo lo merecía, aunque no sé si es verdad, será por la cantidad de novelas del África negra que he publicado”, bromeó. El autor, que ha vendido más de 25 millones de libros a lo largo de su carrera también afirmó que en los premios literarios con dotación económica “al final quien gana siempre es Hacienda”.

Su próxima novela, 'La barbarie' saldrá el 15 de marzo y en palabras del autor trata sobre “lo que significa el yihadismo y cómo poco a poco se va a apoderar del mundo, lo que significa que ahora el petróleo esté descendiendo de tal manera que esté cambiando la política internacional, y cómo no tardaremos mucho en ver una guerra o un amago de ella entre los países de Oriente Medio para conseguir que de esa manera suba el precio del petroleo”.

Vázquez-Figueroa señaló que “el negocio más sucio del mundo hoy en día es el del agua más que el del petróleo, las armas o las drogas. Nadie se ha dado cuenta de que el precio de un litro de agua en un restaurante es tres veces más caro que un litro de gasolina aunque el agua proceda de un manantial de la esquina, mientras el petróleo hay que traerlo del otro lado del mundo, refinarlo y llevarlo a las gasolineras”.

También criticó la política trasvasista de la época en la que Jaume Matas fue ministro de Medio Ambiente y recordó la detención del exdirector de la empresa Acuamed (Agua de la Cuencas Mediterráneas) con quien mantuvo una reunión hace unos meses. “Consiguió engañarme. Medí muy mal a mis enemigos y perdí la lucha por estúpido”, se lamentó el autor que desarrolló hace años una desaladora para producir agua potable.

Durante la entrega de los premios, Bolea desgranó junto a Vázquez-Figueroa varias anécdotas de la vida del autor canario, desde la publicación de su primera novela 'Arena y viento', sus aventuras como corresponsal o su relación con el cine, entre otras facetas. En el trascurso de la velada hubo una 'jamming' de poesía negra a cargo de Mónica Miguel y Edilberto González Trejos y un duelo a espada de piratas a cargo de Rueda en Aragón, bajo la coordinación de Fernando Vicente.

Ángel de la Calle, director de la Semana Negra de Gijón, también subió al escenario para defender el género: "La literatura negra refleja los lados oscuros de la sociedad y la enfrenta a sí misma"; y elogiar el festival aragonés: "He podido comprobar de primera mano que Aragón es uno de los puntos donde más talento se concentra". De la Calle matizó que el gran objetivo de la literatura negra es la promoción de la lectura porque "generar lectores es fundamental para crear pensamiento crítico"

El acto celebrado en el Teatro Principal contó con la presencia de la consejera de Educación, Cultura y Deporte, Mayte Pérez; el director general de Cultura y Patrimonio del Gobierno de Aragón, Ignacio Escuín; el consejero de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Fernando Rivarés; la directora de la Fundación Caja Rural de Aragón de Bantierra, Jana Catalán, y la editora de Ediciones B, Carmen Romero.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión