Despliega el menú
Ocio y Cultura

Rosas, girasoles y margaritas para despedir a Gabriel García Márquez

La residencia del Premio Nobel de Literatura que falleció este jueves se llena de flores.

García Márquez, en su 87 cumpleaños
García Márquez continúa "en un estado delicado"

Rosas, girasoles y hasta un arreglo enviado por la cantante colombiana Shakira están llegando a la casa mexicana en la que vivió Gabriel García Márquez, un día después de que su muerte enlutara las letras españolas.

Pero también llegan banderas colombianas de connacionales del escritor, famosos o no, que en las últimas horas han querido acercarse a la vivienda, en el barrio residencial de Jardines de Pedregal, para rendir un último homenaje al autor.

Carlos Eduardo Quiroga, de 36 años, un colombiano que vive hace 13 años en México, es uno de los que se presentó ante la casa de Gabo para depositar en una esquina del portón un pequeño ramo de rosas amarillas.

Esa flor era la favorita de García Márquez. En los últimos cumpleaños, cuando aparecía para saludar a los periodistas el 6 de marzo, solía llevar una rosa amarilla en la solapa, y durante ese saludo recibía más de sus admiradores.

"Para nosotros, como colombianos, es un gran emblema (...). Inmortalizó el nombre de Colombia junto con él y su literatura", dijo Quiroga, que iba acompañado de su hermana, su esposa, su madre y sus dos hijos.

Flores también ha enviado la intérprete de "Ojos así", por medio de un mensajero. Eran margaritas y rosas blancas, con una tarjeta que, sencillamente, decía: "Mi más sentido pésame, Shakira".

El arreglo fue recibido por un asistente que abrió la puerta de la residencia, en cuyo interior se encuentran familiares del autor y algunas amistades que en las últimas horas se han presentado para dar el pésame a la familia.

La viuda del premio nobel, Mercedes Barcha, está "llena de tristeza", contó el periodista mexicano y amigo de la familia Jacobo Zabludovsky, poco después de llegar a la residencia para dar el pésame a los parientes del escritor.

"Está bien, contesta constantemente al teléfono, llena de tristeza, pero tranquila", agregó.

Flores también trajo el mexicano Felipe González, que se acercó a la casa de García Márquez para entregar un arreglo de rosas blancas que fue recibido por el personal de la residencia.

González se confesó admirador del autor de "Cien años de soledad", pero también dijo que venía en nombre de su novia, que vive en la norteña ciudad de Monterrey, para traerle esas flores.

Tres colombianos, que se presentaron con su perro, llevaron seis girasoles que dejaron en la puerta de la casa y banderas de su país en honor de Gabo, que a pesar de vivir cinco décadas en México, nunca perdió su nacionalidad.

Pero no sólo había flores. El director del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), Jorge Sánchez, se presentó con dos bolsas negras en las que llevaba plátanos machos y tortillas de maíz hechas a mano, dos de las comidas favoritas del autor.

Sánchez dijo que mantenía una amistad de cuarenta años con el escritor, y en las últimas semanas estaba viendo que su salud se estaba deteriorando, en un proceso que no era "nada extraordinario".

"Se estaba apagando y ya, así, tal cual, sonriendo siempre, con el ánimo arriba", añadió.

Etiquetas