Despliega el menú
Ocio y Cultura

La sala capitular de la Seo reabrirá restaurada tras veinte años cerrada

Se desconoce si el cabildo volverá a reunirse en esta sala, reservándola para uso interno, o si la abrirá al público.

Sala capitular de la Seo
La sala capitular de la Seo reabrirá restaurada tras permanecer cerrada 20 años

La sala capitular de la Seo de Zaragoza, desde hace más de veinte años cerrada y sin uso, lucirá restaurada a mediados de marzo, una vez que finalicen las obras para protegerla de la humedad que afecta a la solería de cerámica, una pieza de gran valor y poco frecuente en las catedrales.

La falta de financiación había retrasado la ejecución de unas obras que finalmente se reanudaron a finales de 2013, con la aportación del Gobierno de Aragón -125.000 euros-, ha explicado el canónigo del cabildo zaragozano, Ignacio Ruiz, encargado de la conservación de patrimonio.

Está previsto que estos trabajos finalicen a mediados de marzo, con la colocación de la sillería, pero se desconoce si el cabildo volverá a reunirse en esta sala -ahora lo hace en la basílica del Pilar-, reservándola para uso interno, o si la abrirá al público.

Se trata de una de las zonas más antiguas de la catedral de San Salvador, La Seo, y reconstruida a finales del siglo XVIII y principios del XIX por el arquitecto José de Yarza y La Fuente.

Su interior alberga una sillería de caoba, una bóveda y un retablo dedicado a Juan Bautista, pero la pieza de mayor valor es el pavimento cerámico realizado por las Reales Fábricas de Azulejos de Disdier y transportadas a Zaragoza desde Valencia en el siglo XIX.

A modo de alfombra, más de 1.200 azulejos recubren los 90 metros cuadrados de su interior, donde habitualmente se reunía el cabildo zaragozano antes de su cierre.

Cubiertos por esmalte blanco de estaño los azulejos componen un recuadro repleto de medallones, flores, ruinas y escenas bucólicas, en tonos amarillos, ocres, marrones, verdes y azules, muy poco frecuentes en el resto de catedrales donde predomina la piedra, el mármol, la baldosa o la cerámica, ha indicado el arquitecto Mariano Pemán, encargado de la restauración.

Fueron colocados entre el XVIII y el XIX siguiendo una serie de precauciones para evitar que la humedad dañara el pavimento, según se recoge en el archivo de la catedral donde se conserva también otra propuesta de dibujo que finalmente fue rechazada.

Estos documentos históricos relatan también que la colocación de estos azulejos fue interrumpida en 1808 debido a Los Sitios de la Guerra de la Independencia y reanudada posteriormente.

Sin embargo, más de doscientos años después, se ha comprobado que las medidas de protección diseñadas por Yarza no fueron suficientes para proteger la solería cerámica de la humedad, que cada año ha ido en aumento poniendo en peligro su conservación, ha indicado Pemán.La restauración

Después de restaurar los muros en unas obras que se llevaron a cabo en 2010, en 2013 se comenzó a desmontar cada uno de los azulejos del pavimento, originariamente numerados, para limpiarlos y eliminar las sales que habían absorbido.

"Se ha podido levantar muy fácilmente, porque la pieza estaba colocada en diagonal, en rombos. Además, teníamos el plano porque se conservaba en el archivo de la sala capitular de aquí", ha dicho.

Tras realizar las obras de saneamiento, con una doble solera de hormigón, se ha vuelto a colocar cada una de las piezas de cerámica, algunas de ellas sin el dibujo que originariamente mostraba porque no ha resistido a la humedad.

No obstante, a pesar de la pérdida de la composición cromática de algunos de los azulejos, se ha decidido no rehacerlos, sino mantener el material como está, ya que la presentación se conserva lo suficientemente como para "valorar la belleza" de la pieza.

Además, según ha indicado Pemán, habría resultado muy difícil encontrar un estaño como el utilizado en las piezas.

De hecho, ya son diferentes los azulejos que fueron suministrados entonces, porque al parecer uno de los carros que transportaba parte de la cerámica sufrió un accidente, según se recoge en el archivo. 

Etiquetas