Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

Gastronomía

Entrevista

"'Por qué escribo' es una elegía y un acto de amor a Félix Romeo"

Jorge Usón, psiquiatra y apasionado del psicoanálisis y actor, acaba de recibir el premio al Mejor Actor en la SCIFE por su aproximación al escritor aragonés.

Jorge Usón
Jorge Usón

Jorge Usón (Zaragoza, 1980) es psiquiatra y apasionado del psicoanálisis y actor. También escribe textos teatrales. Vendrá próximamente al Teatro Principal con la comedia 'FeelGood', bajo la dirección de Alberto Castillo-Ferrer, con quien ha colaborado en montajes como 'Cabaré de caricia y puntapié' (Premio Max 2010) y 'Al dente' (2011). En cine ha trabajado con Iciar Bollaín y Javier Macipe, entre otros. Acaba de recibir el premio al Mejor Actor en la SCIFE por su aproximación al escritor Félix Romeo (Zaragoza, 1968-Madrid, 2011) en el cortometraje 'Por qué escribo', inspirado en un texto autobiográfico del escritor que da título también a la compilación de sus artículos que ha publicado Xordica, con selección y prólogo de Ismael Grasa y Eva Puyó.

-¿Qué sabía de Félix Romeo antes de darle vida en el corto 'Por qué escribo'?

Sabía que era un hombre bueno y muy culto. Agitador cultural y escritor. Alguien que había muerto inesperadamente y que todo el mundo de la cultura respetaba dentro y fuera de Aragón. También sabía que Había sido director de 'La Mandrágora'y que escribía en HERALDO.

-¿Cómo preparó el trabajo, qué quería hacer?

Me puse a leer sus novelas y algún artículo. Visualicé entrevistas y hablé y comí con gente que le conocía. Las lecturas fueron reveladoras para mí sobre todo 'Amarillo' y 'Dibujos Animados'. Quería representar una parte de ese escritor, quizá la más inocente y aventurera. No sé por qué pensé que es así como él se hubiera colocado si hubiera sabido que se iba a morir.

-¿Cómo define usted el documental?

Es una elegía. La representación de una despedida que fue imposible. Un acto de amor y una oportunidad de proclamar un alma necesaria.

-¿Cómo ha sido y cómo ha vivido este trabajo?

Me ha impresionado. Sobre todo como lector. No se lee igual si sabes de antemano que hay que hacer una interpretación y yo me he conmovido mucho leyendo con él. No fue difícil pensar cómo hacer imaginar el mundo Félix Romeo. Él hizo todo el trabajo en su día. Debo confesar que el hecho que él fuera "gordico" como yo y se muriera de esa manera tan súbita, en octubre de 2011, me tenía totalmente atravesado todo el tiempo. Incluso asustado.

-Es un trabajo en el que no sabía que imágenes iba a tener detrás. ¿Eso lo hacía más complicado o no? ¿Cuál es la importancia de la infografía y del montaje?

Lo más complicado era hablarle a alguien que no está. No podía interaccionar con nadie porque el chroma lo impedía. Yo puedo imaginar sin problema que camino por un barco pirata pero hacer que alguien te interpela es complejo. El trabajo del también premiado en la XVIII Scife Sergio Duce, como editor de efectos visuales, ha sido impresionante. Ha hecho que todo cobrara un sentido poético y brille.

-Háblenos del texto. No está al completo, pero se sigue muy bien...

El texto es muy bonito y sincero. No había que hacer nada más que leerlo con honestidad. Confieso que hasta que no me tocó encarnarlo y doblarlo no me di cuenta de lo difícil que es hacer dramático algo que no fue escrito para ese fin. Decir el texto fue sin duda lo más complicado del corto.

-Usted es más bien un actor de teatro, aunque también ha hecho cine, cortos y largometrajes, y televisión. ¿Entrañaba una dificultad especial el papel o se ha dejado atrapar por el clima de la pieza, por la belleza del texto?

El teatro me ha enseñado que menos es más. Que esto es un juego y hay que confiar en el cuerpo y la voz. Eso hice. Además me puse en las manos de los dos directores. Confianza, esmero y relajamiento. La misma combinación que para todos los trabajos.

-¿Cómo ha visto el resultado final? ¿Es un corto sobre el acto de escribir o sobre el universo de Félix Romeo?

Es un corto sobre la amistad y el ser humano. Amor y muerte, que es lo que nos conmueve. Está, eso sí, la excusa de las letras y la celebración de Félix Romeo. Así lo entiendo yo.

-¿Cómo ha sido la relación con los directores Gaizka Urresti y Vicky Calavia y con los amigos del escritor?

Con los directores amistad, buena sintonía y esmero profesional. Cuando llegué a rodar a la librería Antígona pude sentir la envergadura del proyecto. Estaba muy reciente su muerte y aunque todo el mundo fue afectuoso conmigo viví con nitidez que yo era depositario de algo muy importante para ellos y se me estaba pidiendo responsabilidad y respeto. Eso hizo que todo creciera más porque enseguida lo aprehendí con toda la humildad que pude.

-¿Qué es lo más bonito y emocionante que le está ocurriendo con este trabajo?

Creo que la respuesta es un resumen de lo dicho hasta ahora. Lo mejor sin duda es entrar en vidas y mundos nuevos reales o ficticios y compartirlos con alguien. Ocurre como en los viajes que al final es más importante con quien vas o con quien no vas que donde vayas.

-¿Qué supone para usted el premio de la SCIFE al mejor actor?

Desde que fuimos con 'Cúidala bien' de Javier Macipe en 2007 es para mí el festival de cine aragonés más importante. Al único que voy asiduamente. En SCIFE puedes saber qué se cuece cada año, compartir con tranquilidad momentos y charlas y hacer intercambios profesionales. Ahora cumplen 18 años y con la que está cayendo pueden decir que son héroes y referencia. Desde aquí mi agradecimiento y mi felicitación.

Etiquetas