Despliega el menú
Ocio y Cultura

Exposición en Zaragoza

Ángel o mujer fatal, musa o creadora, el universo femenino en el arte

El Patio de la Infanta de Ibercaja, en Zaragoza, acoge la exposición 'El eterno femenino. Retratos entre dos siglos' sobre la representación de la mujer en el arte.

Exposición 'El eterno femenino. Retratos entre dos siglos' en el Patio de la Infanta de Zaragoza
Ángel o mujer fatal, musa o creadora, el universo femenino en el arte
EFE

Ángel o mujer fatal, musa o creadora, son aspectos del universo femenino que han inspirado a Picasso, Romero de Torres, Sorolla o Botero y a las 'nuevas Evas', entre ellas Maria Blanchard, cuyas obras muestran en Zaragoza el cambio social experimentado por las mujeres en los últimos cien años.

De esa manera, la exposición 'El Eterno femenino. Retratos entre dos siglos', compuesta por 56 creaciones desde principios del siglo XIX hasta la actualidad, permitirá descubrir desde este jueves en el Patio de la Infanta de Ibercaja en Zaragoza la evolución de la representación de la mujer en el arte, de manera paralela a la ruptura con las tradiciones y avances sociales.

Se trata de un conjunto de piezas que incluye diferentes soportes, desde pintura, escultura, fotografía y obra gráfica hasta instalaciones y dibujo, que son el reflejo de épocas, ideas y movimientos sociales e intelectuales y procedentes de las colecciones de Ibercaja y del ICO, así como de galerías y particulares.

La muestra, ha explicado su comisaria, Dolores Durán, parte de una especie de ironía del "eterno femenino", de mujer etérea, bella, abnegada y reducida al ambiente íntimo del hogar, representada por un retrato de Joaquín Sorolla de 1913 y otro de Francisco Pradilla, de 1917, de damas de la sociedad, y finaliza con una reivindicación social, a través del 'collage'de Françoise Vanneraud, 'Miradas desplazadas'.

Una obra "única" que Vanneraud ha concluido en la misma exposición y que reúne imágenes de archivo tomadas a mujeres antes de ser deportadas tras la segunda guerra mundial y que se convierte en la "mirada melancólica" de una muestra que ha pretendido tener un tono reivindicativo, ha dicho Magdalena Lasala, responsable del Programa de Educación y Cultura de Ibercaja.

Frente al estereotipo del "ángel" del hogar y las tradiciones burguesas, en la exposición se puede ver representada la figura de la "mujer fatal", es decir, marginadas, seductoras y atractivas, con piezas de Julio Romero de Torres, de 1920, de Isidro ll, de 1906, o 'La empolvada', que pintó Ignacio Zuloaga en 1905.

De musa a creadora

El paso de la mujer como musa a creadora se produce ya en los años veinte del siglo XX, con la llegada del derecho al voto o el acceso a la educación, cuando surgen las 'nuevas Evas', como las ha definido la comisaria de la muestra, representadas en el Patio de la Infanta por obras de María Blanchard, Maruja Mallo y Olga Sacharoff.

Y desde otra perspectiva, se pueden ver obras de artistas como Pablo Gargallo, Joan Miró, Julio González, José Gutiérrez Solana, Francis Picabia, Josep de Togores y Pablo Picasso, en concreto la escultura 'Femme debout' y cuatro grabados de Carmen de Mérimee, quienes dedicaron a la mujer parte de su producción.

El pop y los estereotipos

Pero la exposición abarca un tercer periodo, ya en los años sesenta del siglo pasado, en los que con el pop se ironiza sobre ciertos estereotipos femeninos. Miquel Barceló, Fernando Botero o el Equipo Crónica, con la 'Menina del Guernica', son algunos de los artistas que exponen, además de David Hockney.

Y finaliza con la creación más actual, de artistas emergentes de final del XX, cuando el feminismo va haciendo más visibles las desigualdades de géneros y las artistas reivindican su cuerpo, entre ellas Esther Pizarro con sus desnudos deconstruidos, Mapi Rivera o Yolanda Tabanera.

Etiquetas