Despliega el menú
Ocio y Cultura

"Lo más" de la alfombra roja de los Óscar

Los hombres casi eclipsan a Charlize Theron en una alfombra roja en la que por primera vez la vestimenta masculina ha superado a la femenina.

Alfombra roja de los Premios Óscar
Alfombra roja de los Premios Óscar

Durante las tres horas de desfile sobre la alfombra roja de la 91 edición de los Óscar se vieron estilismos para todos los gustos, unos mejores que otros, pero sin entrar en vencedores y vencidos. La noche en la que 'Green Book' se hizo con el puesto más codiciado, los diez que más epataron, sin lugar a dudas, estuvieron en la escala de Billy Porter a Elsie Fisher.

Video:El color vuelve a la alfombra roja
Billy Porter, uno de los primeros en llegar al teatro Dolby de Los Ángeles y también en sorprender, apareció con un esmoquin de terciopelo negro y falda de gran volumen, camisa blanca con puños plisados y aderezado con una vistosa pajarita, que dejó a muchos y a muchas con la boca abierta. Un modelazo romántico firmado por Christian Siriano. Charlize Theron, que cautivó tanto por su cabello radicalmente oscuro como por su modelo, un impresionante vestido armado, en azul celeste, de Dior, de manga larga y espalda descubierta que le sentaba como un guante, y que coronó con joyas que cortaban la respiración. Ni le faltaba ni le sobraba nada. Glenn Close, nominada por 'La buena esposa', fue la realeza hecha "mujer" de la alfombra roja, con un vestido capa dorado de Carolina Herrera, un modelo de doce kilos de peso. Emma Stone, elegante hasta lo escultórico con un vestido tallado con miles de lentejuelas en tonos bronce y ámbar, una creación que lleva la firma Louis Vuitton. Regina King derrochó poder con un vestido palabra de honor, con cola y abertura lateral en blanco inmaculado a juego con sus 'stilettos' de Oscar de la Renta. Rachel Weisz, con larga melena negra planchada y adornada con una diadema de brillantes, llegó a la pasarela con más repercusión mediática del año con un modelo rojo pasión de Givenchy que combinaba lúrex y seda con abalorios, un modelo que a muchos desconcertó. La actriz Marta Nieto interpretó la pureza de la moda con un diseño de la firma española Delpozo, un vestido de organza con cuello bebé, salpicado con flores del mismo tejido blanco, de la colección primavera-verano 2013. Chadwick Boseman, siempre fiel a Givenchy lució un esmoquin estallado de lentejuelas y camisa negra con larga lazada, un dandy. El director de cine Spike Lee decidió romper moldes con un traje de chaqueta morado, camisa azul añil, deportivas doradas y gorra con visera de charol negro y gafas en tono lavanda, una estética que llevaba a la confusión: ¿vestido o disfrazado?. Elsie Fisher, con un diseño masculino de Thom Browne NY,fue el reverso de la vestimenta elegida por Billy Porter. Mientras él vistió su masculinidad con un esmoquin convertido en vestido, ella arropó su feminidad con un tres piezas y botines. La camisa blanca fue su nexo.Los hombres casi eclipsan a Charlize Theron

El atrevimiento, colorido y originalidad de hombres como Chadwick Boseman o Jason Momoa casi eclipsaron este domingo a una elegantísima Charlize Theron con un modelazo azul celeste en la alfombra roja de la 91 edición de los Óscar en la que por primera vez la vestimenta masculina ha superado a la femenina.

Aunque el protocolo deja poca imaginación al hombre para ser creativo, ellos se enfundaron sus mejores galas para una noche que comenzó con la actuación de Adam Lambert quien recordó a Freddie Mercury con 'We Will Rock You'.

La mayoría de los hombres eligieron su vestuario con tino, querían despuntar y brillar. Uno de los estilismos más comentados y arriesgados de la noche fue el de Billy Porter, que apareció con un esmoquin de terciopelo negro y falda de gran volumen, camisa blanca con puños plisados y aderezado con una vistosa pajarita.

El más elegante de la noche fue Chadwick Boseman, siempre fiel a Givenchy lució un esmoquin estallado de lentejuelas y camisa negro con larga lazada, un dandy.

Mark Ronson, remarcó la elegancia británica con un esmoquin negro, ribeteado en blanco, de tendencia pijama, uno de los mejor vestido de la noche junto a Richard E. Grant, elegancia en estado puro con un esmoquin de terciopelo granate, pantalón negro y pajarita.

Del terciopelo al satén o modelos de inspiración 'vintage' coloreados en tonos negros o azules o verdes han sido algunas de las opciones masculinas más llamativas de esta edición, en la que Jason Momoa, con un esmoquin rosa empolvado, y su mujer Lisa Bonet fueron una de las parejas más 'cool'.

Stephan James apareció con un esmoquin de terciopelo rojo y botines blancos. Otro de los estilismos más comentados fue el del estilista de celebrities Brad Goreski que acudió a la cita con un esmoquin bicolor en blanco y negro, camisa blanca y zapatos con lazada de Louboutin.

Javier Barden y Ryan Seacrest prefirieron añadir notas más vanguardistas a un esmoquin más tradicional. El español apostó todo al negro con un modelo tornasolado y el americano se decantó por un diseño con flores brocadas en granate y negro.

Otros actores como Diego Luna, Williem Dafoe, Viggo Mortensen o Bradley Cooper prefirieron no arriesgar y apostaron por el clásico esmoquin, aunque esta prenda no a todos sienta igual.

Impecables resultaron Henry Golding, que domina esta prenda como nadie y Rami Malek, que dejó a una lado la estética gay de Bohemian Phapsody y brilló con uno clásico.

Entre los peores vestidos, Spike Lee, nominado al mejor director por 'Do the Right Thing' que decidió romper moldes con un traje de chaqueta morado, camisa azul añil, deportivas doradas y gorra con visera de charol negro.

Siguiendo esa estela, Pharrell Williams que llegó al teatro Dolby con un traje de chaqueta con pantalón corto de estampado de camuflaje, calcetines blancos, zapato negro, una estética de uniforme a medio camino entre las fuerzas armadas y el colegio.

Un desfile masculino que ha eclipsado a una bellísima y morena Charlize Theron con un impresionante vestido azul celeste de Dior, de manga larga y espalda descubierta que le sentaba como un guante.

A juego con la estatuilla, Glenn Close resultó muy elegante con un vestido capa dorada de Carolina Herrera, un modelo tan impresionante como pesado, más de doce kilos.

Lady Gaga, nominada a mejor actriz, llamó la atención con un vestido palabra de honor, con caderas arquitectónicas, tipo menina de Velázquez, guantes de piel, un diseño firmado por Alexander McQueen que aderezó en el cuello con un importante diamante de Tiffany.

Irina Shayk, Tessa Thompso y Serena Williams se sumaron al negro, un tono que las dos primeras iluminaron con notas doradas y la tenista con lentejuelas rojas.

Pero el rosa fue el color triunfador de la noche. Desde el Schiaparelli de Helen Mirren al Giambattista Valli de Kacey Musgraves, pasado por los modelos de Angela Bassett, Gemma Chan o el floreado de Maya Rudolph.

Si Rachel Weisz se decantó por un modelo rojo con capa de látex de Givewnchy, Jennifer López prefirió un modelo plateado con un estampado que recordaba a las bolas de las discoteca de los setenta.

El verde en distintos tonos fue el color elegido por Olivia Colman y Yalitza Aparicio. La protagonista de 'La favorita' lució un vestido largo de cuello alto verde botella de Prada, mientras que la actriz de 'Roma' optó por un modelo asimétrico en verde agua de Rodarte.

Regina King arriesgó con un increíble vestido blanco de Oscar de la Renta y Amy Adams se decantó por el mismo color con un modelo de Versace de inspiración art decó, que marcaba sus curvas, al igual que el de Marta Nieto, que apostó por un DelPozo y que llegó junto a Sorogoyen, único español nominado a los Óscars 2019 al mejor corto por 'Madre', que ella protagoniza.

Y en esta alfombra domina por la estética de los hombres, hubo mujeres que prefirieron modelos con guiños masculinos como el Amy Poehler, una de las mas originales de la noche con un traje y camisa con chorreras a juego de Alberta Ferreti.

Etiquetas
Comentarios