Ocio y Cultura

Los terremotos se ponen a los pies de la bailarina cíborg Moon Ribas

La artista conceptual danzó el viernes en Etopia al ritmo de los impulsos sísmicos que percibía a través de implantes

Moon Ribas responde con la danza a un terremoto ayer, en Etopia.
TONI GALÁN

Los asistentes que acudieron ayer al espectáculo ‘El latido de la Tierra’, de la bailarina conceptual Moon Ribas ofreció en Etopia, en Zaragoza, venían ya sorprendidos de casa. "Lleva los implantes en los pies. Siente así los terremotos y baila a la par", se comentaba a las puertas. "¿Y si no hay ninguno?", preguntaba otro. "Pues nos tendremos que esperar".

Tampoco fue muy larga esa espera. Una vez Moon Ribas estuvo en el escenario, dispuesta a interpretar su pieza ‘Waiting for Earthquakes’, solo fueron cuatro minutos. Era fascinante observarla, descalza, con sus pies convertidos en raíces conectadas a la tierra, aguardando a que sus sensores recibieran la señal de sismógrafos. Entonces, Moon Ribas se movió, sinuosa, mostrando que el temblor no era violento, sino que formaba parte de un tremor íntimo del planeta. Dos minutos y medio más tarde, volvió a parar, para reanudar después su danza a los seis minutos.

El espectáculo de Moon Ribas incluía una charla sobre el devenir de la cultura cíborg. En ella, la artista catalana explicaba por qué se puso esos implantes en 2013. "Quería percibir el movimiento del universo, que la tecnología formara parte de mi arte". Ha creado en Barcelona la asociación Transpecies Society, a la que pueden acudir aquellos que no se sienten 100% humanos. A ella pertenece el también artista Neil Harbisson, con quien Ribas creó una comunicación ‘transdental’: se implantaron unos dientes que se comunicaban por impulsos, "de manera que podíamos hablar por código morse". Ahora, Ribas quiere ampliar sus sensores para llegar a sentir los ‘lunamotos’, temblores de la luna. "Ya no hace falta ir hasta ella, podemos traer la luna aquí", dijo.

Además de la charla, Moon Ribas ofreció una composición para tambor inspirada en los terremotos ocurridos en el Mediterráneo en los últimos 50 años. "En realidad, la Tierra es la compositora, yo solo soy la intérprete".

Etiquetas
Comentarios