Despliega el menú
Ocio y Cultura

Azorín y Aragón

El escritor se casó con una aragonesa, Julia Guinda Urzanqui, de Undués Pintano, de quien escribió que tenía de Aragón la franqueza y la perseverancia.

Azorín, García Mercadal y José María Matheu Aybar.
Azorín y Aragón

Azorín siempre se portó bien con Aragón. Y hasta se casó con una aragonesa: Julia Guinda Urzanqui, de Undués Pintano, de la que escribió en sus ‘Memorias inmemoriales’ que tenía de Aragón la franqueza y la perseverancia.  Escribió mucho sobre aragoneses (Gracián, Gil Sánchez Muñoz -aquel Cardenal de don Pedro de Luna que se creyó Papa- Mor de Fuentes, Luzán, Piquer, Cavia, Eusebio Blasco, Cejador, Luis Royo Villanova, Cajal, Costa…) y Luis Horno Liria recogió algunos de esos trabajos en un libro que publicó la Institución Fernando el Católico en 1958: ‘Aragón en Azorín’. Años más tarde volvería a escribir de Azorín en otro libro suyo de 1978: ‘Lo aragonés en algunos escritores contemporáneos’.

La labor de Azorín en defensa de otro escritor aragonés, José María Matheu, fue extraordinaria, pues no en vano pensaba que se trataba de “uno de los más grandes novelistas españoles contemporáneos”. El Ayuntamiento de Zaragoza otorgó en 1923 a Matheu, gracias a los desvelos de Azorín, la Medalla de Oro de la Ciudad; y días más tarde le concedía al propio Azorín la misma medalla a iniciativa del Ateneo de Zaragoza que presidía Ricardo Royo Villanova. ‘Heraldo de Aragón’ obsequió a Matheu y a Azorín con un banquete en febrero de aquel año. Estoy viendo la foto que se publicó de aquel convite: Matheu y Azorín están sentados juntos y a su lado Marceliano Isábal, “Mefisto”, Antonio Mompeón Motos, Ricardo del Arco, Juan José Lorente… y dos joteras que no reconozco y que debieron de amenizar la sobremesa. Azorín además publicaría en Zaragoza en los años cuarenta, en la Colección ‘Variorum’ de la Librería General, ocho libros de artículos que le seleccionó ese gran aragonés que fue José García Mercadal, a quien aquél le dedicaría su libro ‘Salvadora de Olbena’. Hacia 2010, otro aragonés, Alfredo Castellón, me trajo a casa una copia de la biografía del alicantino que rodó para T.V.E. pocas semanas antes de su muerte. Ahí están las últimas declaraciones de Azorín. Y en ellas el escritor recomendó “templanza, moderación, tolerancia”. Nos van a hacer buena falta a todos.

Puede leer aquí la serie de Notas Costumbristas de José Luis Melero publicadas en Heraldo.es

Etiquetas
Comentarios