Despliega el menú
Ocio y Cultura

Etopia abre el quinto año de su Laboratorio de Sonido con nuevas residencias y becas

El estudio de grabación zaragozano pone en contacto desde 2015 a artistas internacionales con creadores aragoneses y está abierto a artistas locales

Santiago Latorre (izda.) y Colin Self trabajan en el estudio de Etopia, en su nuevo proyecto de voz y movimiento.
Santiago Latorre (izda.) y Colin Self trabajan en el estudio de Etopia, en su nuevo proyecto de voz y movimiento.
RAQUEL LABODÍA

La historia del Laboratorio de Sonido de Etopia, en Zaragoza, es un ejemplo de cómo la necesidad puede convertirse en la mejor de las virtudes. Se proyectó como un estudio de grabación pero ha acabado como espacio de experimentación sonora, en parte porque la crisis impidió llevar a cabo aquel proyecto. «El laboratorio se quedó a medio camino y pasaron años sin que se pudiera concluir. ¿Qué sucedió? Que una de las salas quedó vacía y en ella se crea una reverberación tan particular que atrae a muchos artistas», explica Santiago Latorre, ingeniero de sonido y coordinador del espacio, junto a Nieves Arilla.

Etopia abre el quinto año de su Laboratorio de Sonido con nuevas residencias y becas

Jorge Landrija, junto a Felipe Martins (tuba), Alberto Martínez y Guillermo Marín (trombones). RAQUEL LABODÍA

De haberse completado el estudio en su momento «sería como uno más, de cualquier ciudad europea. Al ir poco a poco, lo hemos equipado basado en las necesidades reales», señala. Ese espacio flexible, que favorece la exploración, es lugar de encuentro de artistas que acceden a las residencias del programa Fuga; también, de creadores seleccionados a través de la convocatoria César para llevar a cabo proyectos experimentales, y de artistas locales que reservan por horas el estudio los miércoles y jueves, «para grabar maquetas, versos de rap, investigar instrumentos clásicos...», enumera Arilla.

Artistas internacionales

Fuga es el proyecto estrella del laboratorio, un programa de residencias artística, que es también plataforma de exhibición «y punto de encuentro entre artistas, un espacio donde unir a al gente», resume Colin Self, artista norteamericano residente en Berlín, que disfrutó el pasado año de una de las residencias. «En Etopia el tiempo es tan importante como la tecnología. En Berlín hay estudios similares, pero no tienes ni la tranquilidad, ni las horas para investigar sonidos», destaca. Tras su residencia y la publicación de su álbum ‘Siblings’ –uno de cuyos vídeos musicales grabó en Ayerbe y Riglos (Huesca), fascinado por el paisaje aragonés–, Self viaja regularmente Zaragoza para trabajar, junto a Santiago Latorre, en un proyecto de investigación de voz y movimiento.

Vídeo del artista Colin Self para el tema 'Survival', grabado en Ayerbe y Riglos.

Desde el año pasado, el apoyo a los artistas se traduce también en las convocatorias César de sonido, que ofrecen un apoyo económico, tecnológico y humano a artistas nacidos o residentes en Aragón. En febrero terminó la primera convocatoria, que incluyó dos proyectos: una ficción sonora de la asociación Resonar –que se estrenó el pasado 31 de enero– y la producción de una pieza musical experimental a cargo del artista Jorge Landrija. «Para el tema ‘Vacaciones’ he podido contar con instrumentos de viento y contratar a músicos del Conservatorio. Sin pedir favores, pagando por su participación, lo que supone un alivio para el proceso». Dividida en tres partes, ‘Vacaciones’ será presentada el 28 de febrero, cuando culmine la beca de Landrija.

Abierto a los ciudadanos

«También es clave la participación ciudadana. El laboratorio está abierto a todo el que necesite crear, con horas libres los miércoles y jueves», recuerda Santiago Latorre. Esa sala reverberante, la que surgió de la necesidad, es una de las más solicitadas por grupos vocales como el Coro de Jóvenes Audaces, proyecto del intérprete Gustavo Giménez, quien grabó hace dos semanas las voces por distintos canales para contar con material para un taller de voz que impartirá en la Harinera. Acuden intérpretes de rap, para grabar su ‘mixtape’ o alumnos de Conservatorio para estudiar el sonido.

Etopia abre el quinto año de su Laboratorio de Sonido con nuevas residencias y becas

Gustavo Giménez y el proyecto vocal Coro de Jóvenes Audaces, en la sala reverberante del Laboratorio de Sonido. YAGO DE MATEO

«Zaragoza no es grande, pero sus mundos artísticos no están conectados –considera Latorre–. El laboratorio es lugar de encuentro. El año pasado, el norteamericano Steven Warwick y el colombiano Carlos María Romero se conocieron en Fuga y han creado con tres bailarines de Zaragoza un espectáculo que ya han interpretado en Berlín, Londres y, próximamente, Zurich. Ese es el poso de este proyecto en la ciudad, un acercamiento cultural».

Un 'teaser' de la colaboración entre Steven Warwick y Carlos María Romero dentro del programa Fuga.

Un lugar de encuentro creativo

1. El programa Fuga

Con el fin de crear proyectos innovadores, se estableció en otoño de 2015 el programa Fuga, que incluye una residencia de varios meses en las instalaciones de Etopia. Desde entonces, Fuga ha tenido 13 artistas en residencia, entre ellosKara-Lis Coverdale (Canadá), Steven Warwick (Reino Unido), Kyoka (Japón), Colin Self (Estados Unidos) o Carlos María Romero (Colombia). El programa busca la colaboración entre artistas, con notables éxitos como el proyecto conjunto realizado por Warwick y Romero en 2018, con tres bailarines zaragozanos, en el espectáculo ‘I Feel so Mezzaniney’, que ya se ha representado en Berlín y Londres y que próximamente estará en Zurich. En la imagen, Colin Self lleva a cabo, con Santiago Latorre, un proyecto de investigación sonora.

2. Convocatorias César de sonido

Desde 2018 se conceden becas César de sonido para dos proyectos. Gracias a un convenio con el Ayuntamiento de Zaragoza, se aportan 1.000 euros de producción, 75 horas de trabajo en el Laboratorio de Sonido y acompañamiento. En la foto, Jorge Landrija, cuya beca concluye el próximo 28, ensaya con una orquesta de viento su tema experimental ‘Vacaciones’.

3. Un espacio abierto al ciudadano

El laboratorio puede ser reservado por particulares los martes y los miércoles, con el fin de realizar pruebas de grabación y hacer uso de las instalaciones. Según Etopia, son muchos los artistas de rap y música alternativa los que graban sus maquetas en el centro. En la imagen, el proyecto vocal Coro de Jóvenes Audaces, que experimentó en la sala reverberante hace dos semanas.

Etiquetas
Comentarios