Ocio y Cultura

Emilio del Río: "El latín ayuda a entender la sociedad en la que vivimos"

Del Río (Logroño, 1963), colaborador de ‘No es un día cualquiera’ de RNE 1, presenta ‘Latín lovers’ el lunes a las 19.30 en el Patio de la Infanta.

Emilio del Río, en la redacción de HERALDO.
Oliver Duch

Ha escrito un libro de latín, adrede. ¿Es usted un ‘latín lover’?

‘Latín lovers’ es un libro para los que no tienen ni idea de latín y poca de cultura clásica. Pretende explicarle a ese gran público cómo te permiten interpretar las claves del mundo en que vivimos.

Muchas palabras que usamos son latín en estado puro.

Y si en algún sitio hay que saber algo de latín es en Zaragoza, Caesaraugusta, una de las grandes ciudades del Imperio Romano. Y en Aragón, patria de uno de los mejores escritores de literatura en latín, Marcial. Hablamos latín sin darnos cuenta. La mayor parte de nuestro vocabulario viene de ahí.

Y de nuestra cultura.

Cuando vamos al fútbol escuchamos que el cancerbero ha evitado que le metan dos goles al Zaragoza; esa palabra viene de la literatura clásica. O cuando dicen: ‘Qué gran ariete es Messi’. Si él supiera que ariete viene de aries, que lleva cuernos, no le haría gracia...

Yo recuerdo la asignatura como un espanto de declinaciones.

Para quien haya tenido esa experiencia, este libro le reconciliará con el latín. No todo el mundo tiene que estudiar Humanidades, pero son fundamentales para formarnos como ciudadanos críticos y libres, transmiten conocimiento y nos hacen mejores como sociedad. El latín ayuda a entender la sociedad en la que vivimos. Aunque hay que enseñarlo bien.

¿El latín es una lengua muerta, matada o inmortal?

Inmortal, ha dado origen a todas las lenguas romances que se hablan en todo el mundo. Colón fue a América porque tenía muy presentes unos versos de Séneca en los que anuncia que hay una tierra más allá del océano. El río Amazonas se llama así por las amazonas de la mitología clásica. Y Argentina y su río de la Plata... Es que ‘argentum’ significa plata, y de esa palabra viene argumento.

Menudo viaje de una palabra para significar una cosa y la otra.

Argumento es cuando se ha pulido mucho el pensamiento, y este brilla como la plata.

Las palabras son como las cerezas, que coges una y salen varias.

Las palabras pasan de un significado real a otro metafórico. Un argumento es algo que se ha pensado mucho. Pensar es el verbo ‘putare’, podar, quitar lo que sobra. Pensar viene de sopesar, de poner en una balanza las cosas.

El latín lo vemos en política, cultura, cine, deportes, gastronomía, sexo, música, economía...

Intento hacer ver hasta qué punto el latín y la cultura clásica están en el día a día, y nosotros sin saberlo.

¿Tanto los desconocemos?

Los podemos conocer mejor. Saber, por ejemplo, que Alejandro Magno no desató el  nudo gordiano, lo cortó. El nudo, cortado, aparece en el escudo de los Reyes Católicos. En su testamento, Fernando de Aragón dice que ha reconstruido la Hispania romana y que quería parecerse a él. De ahí viene el lema ‘Tanto monta monta tanto, cortar como desatar’. Hay que conocer nuestra historia y nuestra lengua. Si ahora decidimos que todos hablamos inglés, vale, pero yo defiendo mi cultura.

Por cierto que ‘brexit’ es latín. Como se entere Theresa May...

Hasta para salirse de la UE los ingleses usan el latín. Son ‘Great Britain’ en inglés. Britain es como llamaban los romanos a la isla, y ‘exit’ viene de ‘éxitum’, que es el participio del verbo ‘exeo’, salir.

Usted es portavoz de la Comisión de Cultura y Deporte del Congreso y diputado del PP. ¿Sus señorías ‘saben latín’?

La expresión indica que alguien es muy astuto, muy listo. Hay señorías que saben mucho latín. Pero lo que hace falta es que apoyen una declaración, ya presentada, para que el latín sea declarado patrimonio de la humanidad.

Siempre he pensado que los que hablaban latín solo decían cosas elevadas, con enjundia.

En el puerto de Ostia se conserva un ‘grafiti’ en unas letrinas que dice: ‘Come mucho, caga fuerte y que le den por el culo al médico’. Literalmente. Los romanos hablaban como nosotros. ‘Nihil novum sub sole’. Nada nuevo bajo el sol.

Etiquetas
Comentarios