Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Música

Wim Mertens: "Los músicos deben jugar como niños a la hora de interpretar"

El pianista y compositor belga, de 65 años, actúa este martes a las 20.30 en el Teatro Principal de Zaragoza para presentar su último disco, ‘That Which Is Not’.

Wim Mertens, concentrado antes de una actuación.Heraldo.es

‘That Which Is Not’ llega después de una trilogía conceptual, ‘Cran Aux Oeufs’. Viene un giro... ¿hacia dónde?

La idea tras este disco es centrarme en crear sonidos orquestales, no he querido darle la relevancia de otros planteamientos en esta ocasión. También se usa la voz como un instrumento más; me apetece jugar con los vientos, con los sonidos tradicionales. En cuanto a la espiritualidad de las piezas, creo que se conectan con el momento que nos ha tocado vivir, nuestra realidad actual.   

El ‘no’ es un término muy asociado a su figura.

Es verdad. Muchas veces me refiero a la negación como herramienta del análisis musical, pero no busco respuestas en la música, porque creo que la música no tiene que ser explicada, la música acompaña y ayuda a comprender. Cuando empecé en los ochenta, el ‘no’ estaba en todas partes; no planes, no proyectos, no legados. Dice el cliché que el ‘no’ alude a la ausencia, pero yo creo que también es una presencia desde la cual parten muchas posibilidades. De hecho, con este nuevo disco, que tiene otra vez el ‘no’ en el título, me abro a una perspectiva prometedora, a un impulso que nos ayude a evitar la alienación del presente. Mi método es arriesgar, combinar lo balanceado y el atrevimiento.

Usted dejó el conservatorio un tiempo para estudiar Políticas. ¿Le sigue atrayendo el tema?

Como compositor se está algo aislado del mundo, pero como persona trato de estar al tanto de lo que ocurre, y suelo reflexionar siempre sobre lo que me rodea; de ahí la conexión entre música, realidad y poesía en ‘Cran Aux Oeufs’. Es verdad que interrumpí mis actividades musicales a los 18 años; quería saber dónde estaba. Además, nunca busqué tener una técnica perfecta; me importaba más aprender el mejor modo de formular mi trabajo, para así responder a la realidad de un modo musical, no político, lo que supone manejarse con pasión.

A Zaragoza trae el Ensemble, y en otros conciertos de este mes va solo, en dúo o en trío. Se agradece, pero... ¿cuál es la razón?

Pues tiene que ver con una decisión que tomé con este nuevo álbum; quería presentar el mismo repertorio con diferentes lecturas, me ayuda a disfrutarlo más. Con Zaragoza tengo una relación estrecha desde hace tiempo, y en ese contexto de afecto quería presentarlo ahí con el quinteto.

Actuó en Veruela en el verano de 2016. ¿Qué recuerda de esa noche?

Ese recital en solitario en el monasterio fue muy especial para mí; entiendo la connotación religiosa y mística del lugar, pero lo que hace de ese lugar algo único es que está lleno de poesía. Me pasa también con Zaragoza; se combina la huella romana con su posición estratégica en España, los monumentos, la configuración urbanística de la parte antigua, hay tantas estatuas como en una ciudad griega, ha recogido influjos e información de tierras lejanas... una ciudad inspiradora.

Hablando de inspiración, ¿dónde la halla actualmente?

Quiero ser un instrumento de mis propias ambiciones como músico, y para eso debo seguir buscando, asimilando. Con frecuencia vuelvo a una de las ideas que más me han marcado, la del juego. El modo en que juegan los niños es maravilloso, los músicos deben jugar como niños a la hora de interpretar. Eso no choca con la aplicación de elementos teoréticos de la creación e interpretación, como la matemática o el pulso, todo lo que no se nota o es complejo de identificar, como los cambios de dinámica.

Usted conoció una curiosa redimensión de su obra desde la escena de club. ¿Cómo fue aquello, y cómo le sentó? 

Fue sorprendente. Al principio no lo disfruté lo suficiente, pero luego me encantó que se bailase mi música. Cuando grabo trato de ir un poco más allá, no me conformo con siete u ocho cambios de dinámica; me gusta jugar con las capas sonoras. En este nuevo trabajo se une el compositor buscando su esencia, dando forma racional a la instrumentación, y al mismo tiempo se introduce la idea del juego, la sorpresa y la ruptura. Aquel ‘For Amusement Only’ era eso, música para disfrutar, que brota del juego y que es accesible, y tenía que aparecer de nuevo en este disco.  





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo