Despliega el menú
Ocio y Cultura

El promotor Gay Mercader recuerda medio siglo de grandes conciertos

Su libro de pósters de giras, que salió a finales de 2017 y se ha reeditado, detalla la pléyade estelar de artistas que el catalán ha traído a suelo español.

Gay Mercader con Sting: lo traerá de nuevo este verano a España.
Gay Mercader con Sting: lo traerá de nuevo este verano a España.

Para los aficionados a la música popular de los últimos 50 años, el nombre de Gay Mercader es sinónimo de ‘conseguidor’; se trata del promotor que ha traído a las estrellas más rutilantes del planeta a escenarios españoles. 49 bolos de Sting –este verano llegará al medio centenar–, 53 de Bob Dylan y un montón de noches con los Rolling Stones, Supertramp, AC/DC, Roxy Music, Patti Smith... las historias que acumula Mercader dan para una enciclopedia; decidió aliarse con Satélite K y resumir 47 años de conciertos en un volumen, ‘Gay Mercader-Tour Posters 1971-2017’. Son historias para no dormir, por ser hijas del trasnoche y hermanas de la emoción. Se puede comprar en gaymercader.com e incluye el doble cedé-deuvedé ‘Live in Paris: Breakfast in America’ de Supertramp y un vinilo de 180 Gramos de AC/DC, ‘Best Of Live At Towson State College 1979’, con Bon Scott en la voz.

"Llevo unos 3.400 conciertos como promotor –dice Mercader, desde su casa barcelonesa– y supongo que suena a delirio; a la hora de mirar atrás no quería hacer una biografía, me parecía un coñazo revivir así las cosas. Me sonaba mejor lo de los pósters; no sé por qué razón demencial los guardé todos, desde el primer día. Estos chavales que han armado el libro se ofrecieron a digitalizarlos y enseguida vi cómo hacían las cosas, que eran fans de la música, un poco locos, les fascinaba la evolución de las tipografías y todo eso. Vamos, que nos entendimos pronto".

Mercader sigue activo, aunque ahora marca los tiempos con la pausa que le apetece. "Este verano tendré a Iggy Pop en Mad Cool el primer día, luego a The Cure y en julio traigo otra vez a mi amigo Sting, porque van 49 con él. De Dylan llevo 53. Soy un tipo organizado con el trabajo, y también me cuido, porque en su día me dejé los nervios, eso ya no vuelvo a hacerlo; junto al calendario de trabajo tengo el de masajes y acupunturas, para reconstruir un poco lo que el tiempo y la mala vida destrozaron. No me arrepiento de nada, pero hay que saber parar con algunas cosas. A mí me gusta la música, el rock sin fronteras es mi vida, no tuve hijos y por tanto no tengo nietos que pasear. Hago mis listas en Spotify y ahí caben muchas cosas. ¿Conoces a Tinariwen? Se los recomendé a Keith y le encantaron. ¿Y a Robi Draco? Un gran artista".

Cuando habla de Keith, Mercader se refiere a Richards, el guitarrista de los Rolling Stones, amigo personal. "Sobre Keith hay muchas historias ciertas y tantas otras falsas o exageradas. Lo del cocotero, por ejemplo; no se subió a uno, estaba sentado sobre un tronco de esos que crecen en horizontal junto a la orilla del mar en el Caribe, y se dio un golpe en la cabeza; lo que le causó el problema fue el traqueteo de la lancha que lo llevó luego a tierra firme, que agravó el hematoma.  Todos los años le mando una botella de vino en Navidad; hago lo mismo con Patti (Smith) o Iggy (Pop), me las eligen los hermanos Roca, y Keith me dice siempre que cuando la recibe se alegra muchísimo porque sabe que sigo vivo. Tenemos una genética a prueba de bomba; sus padres son nonagenarios, y yo conservo a mi madre. De los Rolling tengo cariño a muchos conciertos, pero especialmente al primero del Calderón; también recuerdo el de Zaragoza en 2003, por cierto".

Orden y concierto

Sobre el libro, uno de los caballos de batalla era el orden de los recuerdos. Al final, Mercader optó por el alfabético, con apartados especiales para sus artistas de cabecera. "Creo que es un buen resumen del nacimiento y consolidación de la industria musical en España. Un resumen que pesa 3 kilos y 400 gramos, está numerado y firmado; además, la única condición que puse es que no hubiese reediciones. Es un libro a todo trapo con sobrecubierta, lomo y cubierta en relieve a tela, calidades a lo ‘National Geographic’... ojo, los pósters se ven en el estado que están, manchas y rotos incluidos, porque en 47 años me ha pasado de todo, incluyendo 4 ruinas, cambios de oficina, la inundación de un almacén... cuando los veo recuerdo aquellos con los que me fue fatal, o locuras varias con Iggy y Keith, como una fiesta en París que... bueno, esa no la recuerdo completa. Y luego daban conciertos increíbles. Ahora todos vivimos tranquilitos, sin excesos, más preocupados por las alergias que por otras cosas. Yo, por ejemplo, no puedo con las moquetas".

Etiquetas
Comentarios