Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

Un estudio redescubre y pone en valor el papel de Luis de Villava en los Sitios de Zaragoza

El libro de Carlos Ruiz Lapresta sobre el jefe de la artillería durante los combates inicia una colección de la editorial Eas.

'Batería de Puerta del Carmen', famoso grabado de los Sitios realizado por Gálvez y Brambila.
'Batería de Puerta del Carmen', famoso grabado de los Sitios realizado por Gálvez y Brambila.

"Luis Gonzaga de Villava y Aybar era un militar pero, por encima de todo, era un hijo de la Ilustración. Un hombre que creía que el Ejército es la columna vertebral del Estado siempre que actúe dentro de la ley". Así presenta Carlos Ruiz Lapresta la figura histórica de Luis Gonzaga de Villava, hombre clave en la defensa de Zaragoza durante el segundo sitio francés, pero que hasta ahora no había obtenido apenas atención por parte de los historiadores. Ruiz Lapresta, apoyándose en la hoja de servicios del militar, ha sacado a la luz un aluvión de datos que perfilan muy bien su figura. Acaba de publicar un libro que se titula con el nombre del personaje (Editorial Eas) y que se presentó hace unos días en Zaragoza.

Ruiz Lapresta es un veterano investigador, que ha publicado biografías de otros personajes destacados de los Sitios como la madre María Rafols o el ingeniero Antonio Sangenis.

"El jefe de la artillería durante el segundo cerco era muy poco conocido hasta ahora. Aunque me he centrado en su actuación durante la defensa de Zaragoza, he recorrido toda su trayectoria", señala Ruiz Lapresta.

Perteneciente a una familia aragonesa muy encardinada en la judicatura, Luis de Villava nació en Zaragoza en 1751. Estudió en el Real Colegio de Artillería de Segovia y sirvió en el Virreinato de Méjico, exhibiendo sus conocimientos de arquitectura, ingeniería, química y construcción naval. Luego participó en la Guerra contra la Convención Francesa (1793-1795) y fue comandante en Montjuic en 1798.

"Cuando estalló la Guerra de la Independencia era director de la fábrica de pólvora de Murcia. Era un puesto de gran responsabilidad. Acabado el primer sitio de Zaragoza, se formó en aquella región una división, la División Murciana, para socorrer a Zaragoza, y al mando de ella vino Villava a la capital aragonesa. Era coronel de Artillería pero le dieron el mando de una división de infantería".

Enseguida chocó con Palafox. De hecho, cuando llegó a la ciudad tras la segunda batalla de Tudela, escribió una carta a Floridablanca en la que solicitaba ser relevado del cargo por el riesgo que tenía de hallar "ignominia en lugar de honor". Poco de lo que vio le gustó. Del llamado ‘reducto del Pilar’ escribió que "inconquistable lo será solo por su nombre".

"Lo vio mal construido y peor artillado –relata Ruiz Lapresta–. Villava no estaba de acuerdo con el modo en que se había planteado la defensa de la ciudad. Palafox ha pasado a la historia como la figura emblemática de los Sitios, pero también tuvo sus claroscuros. Está claro que era un líder nato pero militarmente cometió errores y Villava, por su formación, detectó rápido los fallos en la defensa".

La medalla que no llegaba

Sus desencuentros también le pasaron factura. "Palafox era un hombre muy reacio a ingenieros y artilleros porque los veía de ideario ilustrado. Acabada la Guerra de la Independencia, se creó una medalla para los defensores de los Sitios, Villava la solicitó y se la denegaron alegando que no había tenido las armas en la mano. Obviamente, era una excusa ridícula, y recurrió hasta que le reconocieron la condición de defensor. Fue en 1815, pocos meses antes de su muerte".

Su biografía también tiene perfiles de aventura. Tras rendirse la ciudad fue hecho prisionero por los franceses. Se escapó, pagando por su libertad, luego fue destinado a Menorca y falleció a los 63 años en Cataluña.

La biografía publicada por Ruiz Lapresta, primera de la colección Zaragoza Histórica de la editorial Eas, se cierra con una reproducción facsímil de ‘Noticias sobre el segundo sitio de Zaragoza’, un opúsculo que publicó Villava en 1811 y en el que marcaba distancias con Palafox.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión