Despliega el menú
Ocio y Cultura

Fantasía ilustrada para todos los niños

Diez propuestas para el día de Reyes de literatura infantil y juvenil, que pasa por un gran momento

Un paisaje pirenaico de Saúl Irigaray para el cuento 'Chindarana', basado en un cuento indio.
Un paisaje pirenaico de Saúl Irigaray para el cuento 'Chindarana', basado en un cuento indio.
Saúl Irigaray/Garabato Books.

La niñez es la patria esencial del ser humano y también la isla de un sinfín de tesoros. Hay muchas cosas que regalar en Reyes, pero algunos libros parecen insuperables: contienen magia, diversión, juego, plasticidad y criaturas que nos llevan de la mano a un territorio de fantasía y sueño. He aquí algunos.

Fantasía ilustrada para todos los niños

‘Plástico’. Miguel Ángel Pérez Arteaga. Zaragoza Dinámica.

Se subtitula ‘Un cuento para ti que eres ecologista’ y cuenta, con dibujos esquemáticos de gran impacto visual, los peligros de los plásticos y cómo se incorporan a nuestra vida. Pérez Arteaga es un dibujante zaragozano que posee delicadeza y sensibilidad.

Fantasía ilustrada para todos los niños

‘Imagina animales’. Texto de Xosé Ballesteros. Ilustración de Juan Vidaurre. Kalandraka.

Un bestiario insólito que se hace con la unión de dos palabras: metrocol (metro y caracol), el tibulatas (tiburón y abrelatas) o el platafín (plátano y delfín).

‘Jauja. Canciones y juegos del país soñado’. Ilust. de Rebeca Luciani. Titiriteros de Binéfar.

Un cuento con encantamiento de Paco Paricio y Paco Bailo, y con mucho trasfondo melódico e histórico. La Rita halla a un titiritero en la plaza, que le enseña el camino de Jauja, donde habitan muchos músicos: Bob Dylan, Vainica Doble, un tal Labordeta, alcalde aquí, etc. Incluye, claro, CD.

‘Mi barco’. Roberto Innocenti. Kalandraka.

El ilustrador y escritor Roberto Innocenti cuenta, con maravillosos dibujos de línea clara y su inmensa capacidad de sugerencia y detalle, la historia de un barco, a lo largo de medio siglo. Un niño le dice a la hija de la lavandera que un día será capitán. Pasan muchos cosas, incluso la guerra.

‘Villanos’. Clotilde Perrin. Maeva.

Este es un libro para niños que sientan alguna curiosidad por los malos malísimos: el lobo, que se autorretrata así: «Todo el mundo me tiene miedo (…) Adoro la carne buena y fresca»; el ogro y la bruja. El libro, de gran formato, es una caja de sorpresas que guarda un cuento clásico. Mola mucho.

‘Ríos. Un largo viaje por mares, largos y ríos’. Peter Goes. Maeva.

Aún más espectacular que el anterior. En realidad es una historia del mundo (exploradores, aventureros, caudillos, navegantes, soñadores…), de la evolución de los medios de transporte, y es un tratado de costumbres, de seres (como Simbad el Marino) y, claro está, de los ríos más impresionantes del mundo. Es de esos libros gozosos que no acaban nunca.

‘La vida nocturna de los árboles’. Bhajju Shyam, Durga Bai y Ram Sing Urveti. Faktoria K de Libros.

Delicioso, fantástico, envolvente. Nace de la unión de tres de los grandes pintores actuales de la tribu Gond, de la India Central. Las historias son precisas. Vean ‘El pavo real’: «Cuando el pavo real baila, el bosque entero se para a mirar, y los árboles se transforman en plumas de fuego».

‘Chincharana’. Texto y dibujo: Saúl Irigaray. Garabato Books.

Saúl Irigaray adapta un cuento de los indios norteamericanos, escrito en 1902 por Florence Holbrook (1860-1932), maestra y escritora. Irigaray deslumbra con su manera de ver, sentir y pintar el paisaje y los pájaros. Hay versión aragonesa de Chusé R. Usón.

Fantasía ilustrada para todos los niños

‘Las ricas horas de Jacominus Gainsborough’. Rébecca Dautremer. Edelvives.

Es la historia de una criatura amorosa de suave piel blanca que tiene una mancha negra en la oreja izquierda. Conocemos su mundo y a sus amigos, de nombres elegidos con intención. Un accidente le cambia la vida. Dautremer se solaza en la perfección y crea un universo onírico.

‘El mago de Oz’. Adaptación, basada en la novela de L. Frank Baum, de S. Perez. Ilustraciones: Benjamin Lacombe. Edelvives.

Otro trabajo personal de Benjamin Lacombe. Un ciclón lleva a Dorothy, con su perro Totó, al país de Oz. Allí conoce a seres inverosímiles, como el hombre de hojalata que carece de corazón.

Etiquetas
Comentarios